Inicio / Actualidad / Si quieres ver el eclipse solar, debes proteger tu vista

Si quieres ver el eclipse solar, debes proteger tu vista

Si quieres disfrutar del eclipse solar sin poner en riesgo tu vista, debes seguir las pautas que ofrecen los especialistas. Sobre todo, nunca mires de frente al sol, aunque parezca que no nos molesta por estar oculto

Si quieres ver el eclipse solar, debes proteger tu vista
EFE/HEIN HTET

El Colegio de Ópticos optometristas de la Comunitat Valenciana ha advertido de los daños oculares que puede provocar el eclipse solar de hoy, que será visible parcialmente en algunos puntos de España, pero que en América podrá verse con mucha más nitidez, como en Estados Unidos, que será visible de costa a costa.

Dependiendo de la ubicación, los espectadores podrán experimentar el eclipse durante un máximo de 2 minutos y 40 segundos, y el acontecimiento tardará una hora y media en recorrer el cielo desde la costa del Pacífico, donde comenzará a las 10:15 de la mañana (17:15 GMT), a la del Atlántico, a las 14:45 horas (18:45 GMT).

En Madrid, por ejemplo, este se iniciará a las 20:45 horas, hasta la puesta de sol a las 21:03 horas; en Cáceres empezará también a esa hora y en A Coruña a las 20:43 horas y se podrá presenciar una puesta de sol con el disco solar ligeramente eclipsado por la luna.

Un eclipse solar se produce cuando la Luna oculta al Sol desde la perspectiva de la Tierra, explica a Efe el director del Planetario de Pamplona, Javier Armentia, quien subraya que el oscurecimiento previsto para este eclipse solar en España es “realmente mínimo”.

Eclipse solar, precauciones

La gran luminosidad del sol y la radiación ultravioleta (UV) que genera puede dañar los ojos de forma grave en la retina si no se ponen los recursos adecuados.

Como regla general, los especialistas aconsejan no observar nunca el sol directamente, ni a simple vista, ni con gafas de sol, ni con ningún instrumento, ni con filtros solares que no estén destinados a ese fin.

Según el presidente del Colegio de Ópticos optometristas, Vicente Roda, “siempre es muy arriesgado” para la visión mirar directamente al sol, y también cuando observamos un eclipse, aunque tengamos la sensación de que no nos provoca molestias al estar oculto.

eclipse solar
EFE/Guido Manuilo

Sin embargo, no somos conscientes de que, cuando empieza a brillar de nuevo el sol y la pupila está dilatada, la retina puede sufrir daños de forma temporal o permanente, “en función de la intensidad de luz recibida y del tiempo de exposición”.

Del mismo modo, hay que prestar especial atención a los niños, ya que sus ojos son más sensibles a las radiaciones ultravioletas, y también deben de extremar las precauciones “las personas con problemas de visión, y aquellos que hayan consumido alcohol o drogas, debido a que corren un alto riesgo por la dilatación de las pupilas”.

El experto recomienda, “si aparecen molestias oculares, una mancha en el centro de la mácula o se nubla la visión, acudir inmediatamente a los servicios de urgencias oftalmológicas”.

El Sol emite una gran cantidad de radiación que al atravesar el ojo se concentra en la retina, a la que puede dañar provocando ceguera parcial o total irreversible, así que nunca hay que mirarlo directamente, ni tampoco cuando su fuerte brillo disminuye por un eclipse, ya sea total o parcial como el que se prevé hoy.

“Mirar al Sol siempre es peligroso”, detalla a Efe Sergio Barbero, del Instituto de Óptica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), quien recuerda que el daño puede aparecer desde el primer momento.

“Nunca miramos a pleno sol porque el fuerte brillo de éste nos hace apartar la mirada”, ha añadido. Sin embargo, “el peligro de los eclipses es que, al disminuir el brillo por la oclusión parcial del Sol, nos da la sensación de que la energía que llega sobre nuestra retina no es peligrosa, lo cual no es cierto”.

Por eso, recalca, no hay que observarlo de manera directa y con los ojos desnudos; tampoco con soluciones “caseras”, tipo radiografía o gafas de sol convencionales: “La manera segura es utilizar visores homologados por el estándar internacional IOS 12312-2”.

¿Con qué protegerse?

Ricard Casas, del Instituto de Ciencias del Espacio (IEEC-CSIC) de Barcelona, también insiste en lo mismo: para mirar hoy al cielo hay que usar gafas de eclipse, que no dejan pasar la luz infrarroja ni ultravioleta, y hay que huir de apaños caseros.

Además de las gafas de eclipse, que se pueden adquirir en ópticas y en lugares vinculados a la astronomía -las existencias están agotadas en casi todos los proveedores homologados en EEUU-, los expertos aconsejan, si se usa prismáticos, poner filtros en los objetivos.

Si se emplean telescopios, éstos deben ir provistos de los filtros adecuados de entrada.

Se desaconseja totalmente el uso de gafas normales de sol y remedios “caseros” como las radiografías o películas veladas.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies