Inicio / Enfermedades / Dr. Macaya: “El estent coronario es ‘superseguro’ para los pacientes cardíacos”

Dr. Macaya: “El estent coronario es ‘superseguro’ para los pacientes cardíacos”

El doctor Carlos Macaya Miguel, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, puntualiza, en una entrevista concedida a EFEsalud, algunas afirmaciones periodísticas que relacionan el implante de estent coronario con un mayor índice de infartos y mortalidad cardiovascular tras el alta hospitalaria: “Todos los estents coronarios que implantamos son superseguros para los pacientes, tanto o más que el sistema de baipás que usan los cirujanos cardiotorácicos”, asegura sin ambages

La polémica ha surgido por un reportaje de la BBC emitido el pasado 9 de diciembre en el informativo “Newsnight” de la televisión pública británica.

Según la investigación periodística, se habrían mantenido ocultas, a sabiendas, ciertas conclusiones empíricas del ensayo clínico Excel. El estudio trataba de establecer “qué era lo mejor para un paciente infartado”, es decir, la conveniencia de utilizar estent o baipás, uno u otro, en personas que sufren un infarto agudo de miocardio o ataque cardíaco por alguna obstrucción en el tronco de la arteria coronaria izquierda de su corazón.

En concreto, “un análisis sobre un grupo de pacientes que representan aproximadamente el 5 % del total; pacientes que tienen problemas cardíacos o lesiones en el segmento más crítico de todo el árbol coronario”, apunta el galeno.

Los datos no publicados por los responsables del ensayo Excel, según fuentes de la investigación, indicarían que estos pacientes tienen un 80 % más de posibilidades de volver a tener otro infarto a la vez que son más susceptibles de registrar una mayor mortalidad que aquellos otros que son intervenidos a corazón abierto con la técnica de baipás.

En opinión del doctor Carlos Macaya, especialista en intervencionismo cardíaco, estos datos, que ahora salen a la luz con un destello propio, no fueron entonces relevantes para los analistas del ensayo Excel:

estent coronario
Detalle de la publicación digital del reportaje Newsnight de la BBC

“Entiendo que estos datos no se ocultaron a propósito, como sugiere el reportaje; si acaso, se debieron reflejar por escrito las observaciones pertinentes o, alternativamente, se incluyeran valoraciones de todos los hallazgos encontrados, aunque no fueran relevantes, con el fin de evitar este tipo de equívocos o especulaciones”, dice.

“No podemos obviar que el estudio Excel se hizo por consenso y de forma paritaria entre cirujanos y cardiólogos intervencionistas. No solo eso, los resultados se valoraron de forma conjunta y se ratificaron de mutuo acuerdo entre los dos grupos de especialistas cardiológicos”, subraya.

El ensayo Excel, que comenzó en 2010 y finalizó en 2016, y en el que participaron alrededor de 2.000 pacientes de un centenar de hospitales de muchos países, como el Clínico San Carlos, dividió a este tipo de pacientes cardiológicos en dos ; ambos susceptibles de recibir indistintamente tanto la técnica intervencionista con estent como un baipás desde la cirugía.

No se tuvieron en cuenta a los que eran candidatos evidentes al estent o al baipás, sin duda alguna… “Nada de negros y nada de blancos. Solo elegimos a pacientes en zona de grises”. El azar hizo el resto. Una vez dados de alta, a los pacientes se les hizo un seguimiento de entre tres a cinco años para observar su evolución postoperatoria y la adaptación de su estent o baipás en el corazón a sus respectivas rutinas diarias.

Un ejemplo claro de paciente que no podría haber entrado en el estudio Excel: el caso del Rey Emérito Juan Carlos I de España

Se le practicó un triple baipás aortocoronario. Permaneció ocho días hospitalizado. La cicatrización de las heridas -se seccionó su esternón por la mitad, deteniendo el músculo cardíaco y haciendo que la sangre circulara por una máquina extracorpórea- suele durar cerca de un mes o mes y medio.

Con el baipás (bypass, en inglés) se crea una derivación que puentea un tramo obstruido o dañado de la arteria, donde el flujo sanguíneo está obstaculizado. Se utiliza un injerto autólogo de otro vaso sanguíneo -arteria o vena del propio paciente- con el fin de evitar rechazos.

estent coronarioLos dimes y diretes periodísticos o académicos en torno al estent

Los resultados del ensayo Excel se publicaron, incluso, en la prestigiosa New England Journal of Medicine: “En la práctica, apenas había diferencias entre ambas técnicas”, destaca el también catedrático de Medicina de la Universidad Complutense (UCM) y presidente de la Fundación Española del Corazón, entre otros cargos de relevancia médica.

De hecho, la controversia manifestada, de carácter científico y académico, “gira en torno a la definición práctica del concepto infarto o ataque cardíaco y a las causas de la mortalidad”, señala el cardiólogo intervencionista.

“Comprendo que no se tuvieran en cuenta aquellos microinfartos propios de este tipo de pacientes o infartos irrelevantes que no modifican el pronóstico -pequeñas elevaciones de los biomarcadores de las troponinas cardíacas-. En el estudio Excel se decidió valorar aquellos infartos que sí modificaran el pronóstico del paciente“.

“En relación a la mortalidad, no descrita en este caso como relevante en el estudio Excel, hay que recordar que estos pacientes pueden fallecer, como es de esperar, por la evolución de su propia enfermedad cardiovascular o por otras causas y comorbilidades, puesto que suelen ser personas de edad avanzada”, plantea.

“Por lo tanto, cuando se compararon las muertes por causa cardiovascular entre los pacientes con estent y los pacientes con baipás se comprobó que no hubo diferencias significativas. Solo el azar, una vez más, hizo mella inexplicable en los pacientes con estent… y aún así, el número de muertes en ambos grupo fue realmente mínimo”, valora el Dr. Carlos Macaya.

Cualquier especialista cardiovascular, cirujano o intervencionista, sabe “perfectamente” que tanto un estent como un baipás pueden ser insuficientes y fallar, ya sea durante la operación con catéter o en el quirófano, ya sea durante la recuperación del paciente cardiológico en su hogar.

“Criticar sin argumentos serios unos resultados analizados, contrastados, consensuados y publicados es como poner en duda la importancia de la penicilina por su posibles efectos secundarios, como una conmoción o shock anafiláctico (reacción alérgica grave a un medicamento) o cualquier proceso alérgico que sufren algunos enfermos sin mayores consecuencias.

estent coronario
Estent coronario en manos del Dr. Macaya. EFE/GRB

El estent, una técnica exitosa, aunque no perfecta, como el baipás

La llave maestra de las cerraduras arteriales, el estent, se expande contra las paredes internas de la arteria con la presión de un balón hinchable. Ambos dispositivos se manejan mediante un catéter, un tubo muy fino y flexible que se introduce a través de la arteria femoral, a la altura de la ingle, o a través de la arteria radial, a la altura de la muñeca.

“Los cardiólogos intervencionistas llevamos nuestro instrumental hemodinámico hasta el punto ocluido, normalmente por placas de colesterol, y operamos viendo el músculo cardíaco y las arterias en una pantalla, sin ocasionar daños internos o externos, salvo una sutil incisión en la zona de entrada del catéter al cuerpo humano”, explica.

Con esta técnica, denominada angioplastia, se desatascan cada años las arterias coronarias de de miles de personas en todo el mundo, sin abrir de par en par el pecho de los pacientes… “Y son millones y millones de personas las que viven la vida gracias a los estents”, casi grita de orgullo el doctor Macaya.

En la actualidad, alrededor de un 90 % de los pacientes que padecen enfermedad coronaria, la más prevalente en los países económicamente avanzados, y que conlleva mayores índices de mortalidad, son tratados mediante angioplastia con estent y balón.

“La angioplastia coronaria salva muchísimas vidas cada año y demuestra día a día su solvencia técnica, mínimamente invasiva, y su eficacia recuperadora. Los pacientes se marchan a casa al día siguiente de la operación. El estent es un valor seguro de la cardiología”, expone el doctor Macaya.

Con el intervencionismo se solucionan, también, las arritmias cardíacas por medio de desfibriladores diminutos o crioablación, se taponan agujeros congénitos entre las cavidades auriculares o ventriculares; y solventan patologías muy graves de las válvulas tricúspide, pulmonar, aórtica y mitral.

estent coronario

En un comunicado público, la Sociedad Española de Cardiología (SEC), a través de la Asociación de Cardiología Intervencionista (ACI), pone de manifiesto que los estents coronarios han mejorado “drásticamente” el pronóstico de los pacientes con enfermedad coronaria, siendo uno de los grandes avances en la historia de la Medicina.

Además, resalta la SEC en su mensaje al conjunto de la sociedad y en especial a los pacientes cardiovasculares,  la mortalidad en 2018 del procedimiento ICP -intervencionismo coronario percutáneo- fue del 0,36 % de los casos. En el tratamiento del tronco principal de la coronaria, donde incide el reportaje de Newsnight, se opta siempre “por la mejor opción para cada paciente”, sin ningún tipo de preferencia técnica predeterminada, estent o baipás.

“Ambas estrategias son complementarias y conviven en los hospitales aunando esfuerzos técnicos y humanos. Los cirujanos cardiotorácicos y los cardiólogos intervencionistas solo buscamos lo mejor para el paciente cardiológico, con la tecnología más avanzada, para que cada uno de ellos logre una larga esperanza de vida con la mejor calidad posible en sus quehaceres del día a día”, concluye el doctor Carlos Macaya Miguel, colaborador habitual de EFEsalud.

(2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…