Inicio / Enfermedades / Diálisis peritoneal: una alternativa a la hemodiálisis

Diálisis peritoneal: una alternativa a la hemodiálisis

Más de cuatro millones de personas en España padecen insuficiencia renal crónica y unas 55.000 necesitan un tratamiento renal sustitutivo para poder vivir. La diálisis peritoneal es uno de estos tratamientos y se presenta como una alternativa a la tradicional hemodiálisis, especialmente para personas que aún están activas laboralmente; 9 de marzo, Día Mundial del Riñón

Otras noticias

Diálisis peritoneal: una alternativa a la hemodiálisis
Foto Clínica Cemtro.

Frente a la hemodiálisis que obliga ir al hospital varios días a la semana, la  peritoneal se lleva a cabo en casa del paciente y le deja más libre para sus ocupaciones, sostiene el doctor Vicente Paraíso, Jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Universitario de Henares, para quien esta opción “no es ni mejor ni peor” que la hemodiálisis y está indicado para pacientes muy metódicos que sean capaces de operar con mucha higiene.

La limpieza, señala, es fundamental porque sino puede haber riesgo de peritonitis. Es el propio paciente quien tiene que manipular el catéter de salida que se le implanta en el abdomen, bien para colocarse las bolsas de solución de diálisis o bien para conectarse a una máquina cicladora que drena la solución utilizada e introduce la nueva solución de diálisis en la cavidad del peritoneo.

En esta técnica se utiliza como filtro la membrana natural peritoneal. Para que la depuración de la sangre pueda llevarse a cabo, se introduce a través del catéter (tubo) un líquido especial (líquido de diálisis) que se recambia periódicamente.

En la hemodiálisis se utiliza la sangre del paciente, haciéndola pasar a través de un filtro artificial en el exterior y es en este filtro donde se realiza la función depurativa y normalizadora del líquido y composición de la sangre. Es una técnica que se realiza fundamentalmente en unidades hospitalarias o en centros de diálisis.

En España hay un 12 por ciento de enfermos renales con este tratamiento, aunque, según el especialista “va en aumento” , pero estos porcentajes quedan muy lejos de países como, por ejemplo, México, con un 80%; o el Reino Unido y Canadá donde también es una práctica mas extendida.

El mayor miedo del paciente que se decanta por esta vía es que asume toda la responsabilidad y está solo en casa, apunta Verónica Sánchez, enfermera también en el Hospital de Henares.

Especialmente les asusta la posibilidad de infección, ya que se requiere una sepsis absoluta para manipular el catéter, que a veces, subraya, da problemas, porque se coloca de manera que no drena.

También, refiere, les da miedo el cambio de imagen corporal, especialmente entre los jóvenes, ya que hay que llevar el catéter de forma continua en la parte lateral del abdomen, al nivel del ombligo.

Diálisis peritoneal
Diálisis peritoneal

En su unidad tiene 27 pacientes que utilizan este tratamiento, una opción que considera bastante desconocida, y coincide con el doctor en que es una buena alternativa para gente joven que trabaja; “es muy cómoda porque este procedimiento se adapta a su vida y no es como la hemodiálisis que tienes que adaptar tu vida al tratamiento”.

Aunque también hay personas mayores que aprenden la técnica.Se adaptan muy bien y “en el momento que les dices que van a ser más libres y no tienen que estar todo el día en el centro hospitalario se animan”.

Diálisis peritoneal: la experiencia de un jubilado

José Luis Rodríguez, un jubilado que ha impartido clases en la Universidad durante 50 años, es uno de los 27 pacientes que no ha dudado en optar por la diálisis peritoneal.

Según relata a EFEsalud le diagnosticaron insuficiencia renal hace unos cinco años y llevaba tres con las bolsas de diálisis peritoneal hasta que hace unos meses las ha cambiado por la máquina cicladora, a la que se conecta por la noche mientras duerme y durante el día no necesita hacer nada más.

“Cuando uno se ve abocado a una situación límite, hay que tomar una decisión, en mi caso este tratamiento era el más oportuno y me permite seguir una vida prácticamente normal, con algún inconveniente menor. Además la hemodiálisis me daba pánico”.

España, alta prevalencia

Según la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.), España es uno de los países europeos con mayor prevalencia de la Enfermedad Renal Crónica (ERC), sólo superado por Grecia, Francia, Bélgica y Portugal. Algo más de 4 millones de personas padecen esta dolencia, de las cuales algo más de 55.000 están en Tratamiento Renal Sustitutivo (hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante), con un impacto mucho mayor en hombres que en mujeres.

Más de la mitad (52%) están con un trasplante renal que funciona; el resto precisa de diálisis. La mortalidad se ha venido situando por encima del 8% en la última década, y se estima que la atención de estas patologías del riñón representa alrededor del 3% del gasto sanitario total en España.

De acuerdo con la S.E.N., la prevalencia no deja de crecer en España y cada año unas 6.000 personas con insuficiencia renal avanzan en el deterioro causado por su enfermedad hasta necesitar hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante renal.

El aumento de la incidencia se relaciona con el envejecimiento de la población (el 40% de los mayores de 80 años sufren esta enfermedad frente al 22% de los mayores de 64 años), pero también con hábitos de vida poco saludables y factores de riesgo como la obesidad.

 

Diálisis peritoneal
EFE/IVÁN MEJÍA

Cuidado con la obesidad

El Día Mundial del Riñón de 2017, 9 de marzo, está dedicado precisamente a la obesidad,  por su incidencia sobre la dolencia renal.

La obesidad, explica la (S.E.N.) puede causar Enfermedad Renal Crónica de varias formas. Por un lado, puede contribuir indirectamente, induciendo o empeorando la diabetes y la hipertensión, ambas enfermedades son bien conocidas como factores de riesgo.

Por otro lado, la obesidad podría también causar daño renal directamente, poniendo una carga indebidamente alta sobre los riñones (al fin y al cabo un cuerpo más grande necesita mayor función renal) y también causando cambios metabólicos dañinos como inflamación y oxidación.

Las personas afectadas por obesidad, tienen un 83% más de riesgo de padecer ERC  comparados con aquellas que tienen un peso saludable.

Diálisis peritoneal

De ahí que la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N) quiera aprovechar la celebración de este Día Mundial del Riñón para concienciar a la población de la necesidad de llevar una vida activa y una dieta “renal saludable”.

Con ese motivo, ha convocado a través de redes sociales un concurso de selfies bajo el título #Muevetuspies, con el que quiere sensibilizar a la población de la importancia de dedicar una hora de actividad física diaria, así como de una serie de hábitos alimenticios favorables para la salud de los riñones, como beber agua en cantidad suficiente (de 4 a 6 vasos diarios), moderar el consumo de bebidas alcohólicas y gaseosas, tomar diariamente varias raciones de fruta y verdura, no abusar de la sal en la dieta o evitar en lo posible los alimentos procesados, además de tener precaución en el uso de determinados medicamentos que pueden dañar la función renal.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies