Inicio / Enfermedades / Diagnóstico: diabetes, ¿y ahora qué?

Diagnóstico: diabetes, ¿y ahora qué?

Mercedes Maderuelo, gerente de la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), ofrece a EFEsalud una serie de consejos para aquellos que padecen diabetes desde hace poco tiempo y no saben como enfrentarse a la enfermedad

Diagnóstico: diabetes, ¿y ahora qué?
EFE/Juanjo Martín

La diabetes es una patología crónica que exige, además del tratamiento farmacológico, un estilo de vida saludable. En muchos casos, según explica Mercedes Maderuelo, gerente de la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), va a conllevar cambios importantes en los hábitos de vida de quien la padece.

Maderuelo asegura que con un control adecuado de la glucemia mediante la medicación necesaria, una alimentación adecuada, y la práctica de ejercicio físico, se pueden prevenir y retrasar las complicaciones agudas y crónicas de la diabetes.

  • Me han diagnosticado diabetes. ¿Qué debo hacer ahora?

Su control exige la implicación de la persona que padece la patología y de su familia, y una comunicación fluida con el equipo de profesionales sanitarios que trata al paciente.

Pero sólo es la persona con diabetes la que puede mantener su control durante las 24 horas del día, lo que supone seguir correctamente el tratamiento, realizar los controles de glucemia indicados, seguir las pautas de alimentación prescritos, hacer el ejercicio físico adecuado y saber detectar y tratar algunas complicaciones agudas de esta patología, como las hipoglucemias.

  •  ¿Cómo controlo mi azúcar?

Para que una persona con diabetes vigile sus propios niveles de glucemia debe conocer bien las características de la enfermedad, el tratamiento médico que sigue y llevar una vida saludable (alimentación sana y ejercicio físico).

  • Ante una subida o bajada repentina de azúcar. ¿Qué puedo hacer yo o los que están cerca de mí?

Ante una situación en la que se produzca una hipoglucemia (bajada de niveles de azúcar en sangre), si la persona está consciente, suele solucionarse ingiriendo glucosa o hidratos de carbono rápidos.

En casos más graves puede ser necesario utilizar glucagón, suero con glucosa o incluso el traslado a un centro sanitario. El glucagón es una hormona que se debe inyectar vía intramuscular o subcutánea, y moviliza el azúcar que está almacenado en el hígado, permitiendo así corregir la hipoglucemia.

Por otro lado, cuando la glucemia en sangre es demasiado alta se denomina hiperglucemia, pudiendo decirse que aparece con niveles por encima de 300 mg/dl aproximadamente. La principal medida preventiva en estas situaciones es un correcto control metabólico.

  • ¿Cómo va a afectar la enfermedad a mi calidad de vida? ¿Podré hacer lo mismo que hacía antes?

La persona con diabetes debe verse y hacerse ver como una persona que puede llevar una vida personal, social y familiar absolutamente normal.  La diabetes no debe verse como una enfermedad invalidante, porque no lo es, sino como una situación que acompañará a la persona durante muchos años y que, por lo tanto, hay que conocer para saber manejarla.

  • ¿Puede afectar a mi trabajo?

Es cierto que la diabetes puede condicionar al trabajador, pero sólo a nivel de adaptación de horarios, a pesar de ello, diabetes y trabajo no están reñidos.

El trabajador puede convivir perfectamente con una correcta organización horaria en comidas, administración de insulina y realización de controles.

  • ¿Puedo practicar deporte?

En el caso de personas con diabetes, el ejercicio acelera la pérdida de peso y mejora el control glucémico, pero debe ser combinado con una alimentación saludable adecuada y ajustado a las capacidades del individuo.

La actividad más recomendable es caminar, nadar o tan sólo subir escaleras.

  •  ¿Qué cuidados debo tener en mi día a día?

Aplicar medidas sencillas del día a día,  como no fumar, mantener un peso adecuado, tomar la medicación recomendada por el médico y hacer un control de salud al menos una vez al año, son cosas que podemos hacer para mantener una vida normal.

Además, implicar a la familia en el tratamiento de la enfermedad; apoyarse en los profesionales de la salud que pueden ayudar dando información y consejos o participar en las asociaciones de personas con diabetes  pueden ayudarnos a tener  más conocimiento sobre la enfermedad.

  • ¿Cuáles son los alimentos permitidos y prohibidos?

No podemos hablar específicamente de alimentos permitidos y prohibidos, tendríamos que hablar de alimentos aconsejados para un consumo frecuente, un consumo moderado y ocasional, o alimentos consumidos de forma esporádica o en pequeñas cantidades. Según esta clasificación, serían los siguientes:

ALIMENTOS ACONSEJADOS PARA UN CONSUMO FRECUENTE

1) Leche y lácteos, como leche semi o desnatada, pero en especial se recomienda consumir con mayor frecuencia yogures y otros derivados lácteos poco grasos, no azucarados.

2) Carnes, pescados, huevos y derivados.

3) Cereales y patatas: patata (fécula), arroz, pastas alimenticias y en cuanto a otros cereales, es mejor tomar los integrales, combinarlos siempre con verduras.

4) Legumbres.  Se recomienda combinar sólo con patata o arroz y verduras.

5) Verduras y hortalizas: todas, preferiblemente una ración diaria en crudo (ensalada).

6) Frutas: frescas a ser posible con piel y bien lavadas, batidas, cocidas y al horno sin azúcar, salvo las indicadas en “alimentos limitados”.

7) Bebida: agua, caldos desgrasados, infusiones, zumos naturales y licuados de frutas sin azúcar.

8) Grasas: aceites de oliva y semillas (girasol, maíz y soja), mantequilla, margarinas vegetales, mejor en crudo y frutos secos.

ALIMENTOS DE CONSUMO MODERADO Y OCASIONAL

1) Postres caseros elaborados con edulcorantes sin calorías que resistan la cocción como el sorbitol, que se extrae del maíz (los hay en polvo, granulado o líquido).

2) Carnes semigrasas, hígado, jamón y fiambres de pollo o pavo, jamón especial bajo en grasa y en menos proporción otros embutidos.

3) Cereales: pan blanco, galletas tipo maría.

4) Bebidas: zumos comerciales sin azucarar, café, descafeinado, leche con malta o achicoria, bebidas light.

5) Otros productos: mayonesa, bechamel (mejor con leche semi o desnatada).

 ALIMENTOS DE CONSUMO ESPORÁDICO O EN PEQUEÑAS CANTIDADES

1) Limitar los más grasos y evitar todos aquellos que llevan azúcar, mermeladas, y los que están enriquecidos o lleven nata.

2) Productos de charcutería y vísceras, pescados en conserva, salazón o ahumados.

3) Pastelería y bollería convencionales.

4) Aquellas legumbres que se cocinan con ingredientes grasos de origen animal (chorizo, morcilla o tocino). Se podrán tomar más veces si se cocinan sin los ingredientes de origen graso, sustituyéndolos por verduras.

5) Fruta en almíbar, frutas secas, confitadas y escarchadas.

6) Zumos azucarados, bebidas refrescantes con azúcar (cola, tónica, bitter), batidos lácteos azucarados y bebidas alcohólicas.

7) Nata, manteca, tocino y sebos.

8) Otros como el chocolate y el chocolate en polvo, la miel y las mermeladas convencionales, gelatinas de grutas (por llevar azúcar).

9) Evitar azúcar común o sacarosa.

  • ¿Hay algún tipo de cuidado higiénico específico que deba seguir un paciente con diabetes?

Destacaríamos la higiene bucodental y el cuidado de la piel.

Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de caries dental, posiblemente como consecuencia directa de la hiperglucemia. En otras ocasiones se ven afectadas las encías o los tejidos que rodean al diente produciendo gingivitis y periodontitis.

En cuanto a la piel, puede verse sometida a efectos de la hiperglucemia, resistencia a la insulina y las anomalías vasculares que producen un aumento de la sequedad y disminución de las defensas de la misma, por lo que siempre debe mantener la piel limpia y seca. El baño diario, la hidratación y la protección solar son las medidas fundamentales para el cuidado de la piel.

 

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…