Inicio / Enfermedades / Diabetes en niños y adolescentes: la tecnología ayuda a controlarla

Diabetes en niños y adolescentes: la tecnología ayuda a controlarla

La tecnología al servicio del paciente es uno de los avances para controlar la diabetes. Pero lo es todavía más si beneficia a un colectivo especialmente vulnerable, el de los niños y los adolescentes. Bombas de insulina, parches inteligentes y aplicaciones para móviles están al alcance de la mano

Diabetes en niños y adolescentes: la tecnología ayuda a controlarla
Foto cedida por el Grupo Quirón

Ante el Día Mundial de la de la Diabetes, el 14 de noviembre, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) hace un llamamiento para prevenir la obesidad, la principal causa de que cada vez haya más casos de diabetes tipo 2, la llamada diabetes del adulto, en niños y adolescentes.

“Hace años la diabetes tipo 2 era la de las personas mayores y la diabetes tipo 1, la infantil. Pero ahora está cambiando y hay adolescentes de 12, 13, 14 años…que tienen la tipo 2 provocada por la obesidad, es un panorama radicalmente nuevo incluso para los pediatras”, indica a EFEsalud el doctor Manuel Gargallo, coordinador del Área de Diabetes de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

En la diabetes tipo I el páncreas no produce insulina (la hormona que ayuda a la glucosa a entrar en las células) y el paciente debe inyectársela de forma regular. Predomina en niños y jóvenes.

En la diabetes tipo 2, la más común en la población, el páncreas o no produce insulina o si la produce el cuerpo no la utiliza adecuadamente. Es la llamada diabetes del adulto.

Los parches inteligentes contra la diabetes

Ante este panorama, los niños y jóvenes que sufren diabetes en cualquiera de sus tipos disponen, al igual que los adultos, de nuevos dispositivos tecnológicos que les ayuda a controlar la enfermedad.

El parche inteligente se adhiere a la piel y facilita la medición del nivel de glucosa en sangre en diferentes momentos del día, lo que permite adaptar las dosis de insulina gracias a un lector inhalámbrico que guarda esos valores creando el perfil del paciente.

Además, existen aplicaciones para móvil que hacen esa lectura de la glucosa que recoge el parche, una herramienta de fácil manejo para cualquier adolescente y de utilidad para padres y especialistas al poder acceder a la nube de datos.

“Los pacientes de diabetes tipo 1, en especial, con más riesgo de hipoglucemia, son los que más se benefician de este tipo de herramientas”, comenta el especialista en endocrinología del Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid.

Este nuevo dispositivo de control, que se cambia cada quince días, evita que los pacientes tengan que pincharse en el dedo varias veces al día para conocer su nivel de glucosa. Además, es posible el control telemático, a distancia.

El parche inteligente todavía no está financiado por igual en los servicios públicos de salud de las distintas comunidades autónomas.

“Es un coste permanente, todo el año, toda la vida. Supone un gasto de unos 120 euros al mes”, señala el representante de la SEEN quien asegura que uno de los retos de esta sociedad científica es conseguir que estos sistemas de control cuenten con financiación publica.

La bomba de insulina

Niños y adolescentes es también el grupo que más se beneficia de la bomba de insulina, un dispositivo que ha evolucionado hasta presentarse como un dispositivo más pequeños y manejable.

La bomba de insulina cuenta con sensores que emiten una alarma en función de niveles altos o bajos de insulina con el fin de adaptar la dosis adecuada.

diabetes bomba de insulina
Fotografía de un sistema de transmisión inalámbrica de los valores de glucosa, que consta de un medidor y de una bomba de insulina/Nacho Gallego

“Lo llaman páncreas artificial, pero me parece un término abusivo, lo cierto es que son sistemas inteligentes capaces de modificar la dosis de insulina en función de la glucosa del paciente”, apunta el doctor Manuel Gargallo.

“La diabetes en niños y adolescentes es más inestable, el factor de crecimiento desestabiliza la glucosa, también si hacen deporte o no…y todo esa flexibilidad la aporta la bomba de insulina por vía subcutánea”, señala el endocrinólogo.

Pero no deja de ser un uso minoritario porque “también exige una serie de adiestramiento, de control y de concienciación del paciente que no en todos los casos se cumple”, puntualiza.

Por eso el sistema más extendido es el de las plumas de insulina para pincharse en el dedo varias veces al día y controlar los niveles de glucosa, un sistema que, como hemos dicho antes, se empieza a sustituir por el parche.

diabetes
Muestras de sangre para conocer los niveles de azúcar/EFE/Miguel Menéndez V.

El manejo

Los niños son controlados por sus padres y es relativamente fácil cumplir los requisitos que exige la diabetes.

La complicación va unida al crecimiento y sobre todo a la pubertad y a la revolución hormonal. La llegada de la adolescencia también va unida a la “rebeldía propia de la edad” y a convertirse en personas con más autonomía.

Y si eso supone un cambio en los estilos de vida puede repercutir en la enfermedad y en su control. Fumar, por ejemplo, afecta negativamente a la salud cardiovascular de todas las personas, pero especialmente si padecen diabetes.

Especial atención a los casos de niños y adolescentes con diabetes tipo 2 ya que tienen más complicaciones que en el adultos y evoluciona de una forma más agresiva.

Por esa razón la principal arma contra la diabetes 2 en niños es la prevención. Tomar precauciones contra la obesidad ayudará a que no se desarrolle la diabetes de ese tipo, otro de los retos que la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición quiere hacer llegar a la sociedad.

(No Ratings Yet)
Cargando…