Inicio / Desayunos de salud / Control y cuidado de la diabetes para una vida normal

Control y cuidado de la diabetes para una vida normal

Las doctoras Sara Artola y Marta Castro analizan en EFEsalud la diabetes, con especial atención a sus efectos en los pacientes ancianos. Inauguramos con ellas “Desayunos de salud”, un ciclo de debates con el objetivo de mejorar el conocimiento de la sociedad sobre las enfermedades y aumentar su bienestar

EFEsalud inicia los debates “Desayunos de salud. Conocimiento y bienestar”, que cuentan con la colaboración de la compañía farmacéutica Novartis, profundizando en una enfermedad crónica que afecta, aproximadamente, a unas cuatro millones de personas en España, entre el 12 y el 14 por ciento de la población. En el mundo hay unos 360 millones de diabéticos.

La diabetes es la elevación de los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre por encima de los límites médicos correctos como consecuencia del déficit de insulina. Hay dos clases de diabetes, Tipo 1 y Tipo 2.

La diabetes Tipo 1 se identifica con aquella que necesita insulina, y afecta a niños y jóvenes; aparece de manera abrupta y rápida, y se asocia a síntomas como beber mucho, orinar con frecuencia y perder peso. Supone el 10 por ciento del total de casos de diabetes.

La diabetes Tipo 2 se vincula a una mayor edad, los 30 o 35 años, e irrumpe en la década en la que se cumplen los 60 años; es más silente, con muy pocos síntomas,  se descubre en muchas ocasiones de forma casual y puede permanecer ignorada años. Representa el 90 por ciento de los casos de esta enfermedad.

La mitad de los pacientes con diabetes Tipo 2 tienen más de 65 años; y más de un tercio de los españoles mayores de 75 años padece esta tipología.

Cuidado de la diabetes
Las doctoras Artola y Castro con el moderador del debate y responsable de EFEsalud, Javier Tovar/EFE/ZIPI

En este primer debate de “Desayunos de salud” nos centramos en la diabetes y su prevalencia en los ancianos.

Y lo hacemos desde el conocimiento y la experiencia de la doctora Sara Artola, médico de Atención Primaria y miembro del Grupo de Estudios de la Diabetes en Atención Primaria de la Salud; y la doctora Marta Castro, geriatra del Hospital Universitario de Getafe.

El cuidado de la diabetes

  • Doctora Artola, ¿cómo afecta la diabetes a la calidad de vida?

Mantener niveles elevados de azúcar en sangre produce daños silenciosos en muchos tejidos, corazón, cerebro, riñón, vista (retina) y en general al árbol vascular y las arterias. Por eso hay que diagnosticarla lo antes posible y retrasar estas complicaciones, estas malas compañías de la diabetes.

  • ¿Es un grave problema de salud a nivel mundial?

Es un problema grave que tradicionalmente se asocia a los países desarrollados, pero también es una epidemia en el sudeste asiático, el centro de África o en Latinoamérica; las autoridades sanitarias han alertado para investigar y reeducar los estilos de vida de las personas con el objetivo de evitar un crecimiento exponencial.

  •  ¿Se puede prevenir?

La tipo 2, que afecta al 90 por ciento de la población diabética, de edad adulta, se puede prevenir mejorando los estilos de vida, la alimentación y la actividad física.

Uno de los problemas de la diabetes tipo 2 es la resistencia a la insulina. En modelos socioeconómicos de más abundancia, con dietas hipercalóricas e hidratos de carbono, se desarrolla una mayor predisposición a la obesidad y el sobrepeso.

Conviene resaltar que el primer cuidado es el peso, y sobre todo la cintura, la medida del perímetro abdominal en el caso de las mujeres no debe pasar de 88 centímetros y en los hombres de 102; aunque otros baremos hablan de 80 centímetros para la cintura de las mujeres y 95 para hombres. Este dato es más relevante que el Indice de Masa Corporal.

  •  Doctora Artola, ¿cómo se trata la diabetes?

El cuidado de la diabetes Es un abordaje multifactorial, primero los estilos de vida y la modificación de las pautas inadecuadas, con actividad física, unos 150 minutos a la semana, de paseo ligero, digamos que sin ver escaparates, con agilidad.

Un paseo útil, no una actividad doméstica o las tareas del hogar,  que consumen energía aparente pero sin utilidad; esto es clave, junto a una alimentación de estilo mediterráneo, equilibrada,  está demostrado en ensayos clínicos e incluso en uno reciente, publicado en enero y realizado en España, que demuestra que una dieta enriquecida con aceite de oliva y frutos secos, tomados de manera razonable, puede prevenir no solo el desarrollo de diabetes, sino el de las complicaciones vasculares.

Además puede necesitarse un medicamento o dos, o tres tipos de pastillas que se complementen. Y recurrir a la insulina cuando sea necesario para mantener el nivel de glucosa en sangre.

Este abordaje multifactorial debe estructurarse en torno a la atención primaria, ya que es una enfermedad frecuente con una alta esperanza de vida; no pueden ir todos los pacientes a las consultas especializadas.

  •  Estamos ante una enfermedad crónica.

Es una enfermedad crónica, no se cura, se controla, pero si se controla bien, sabemos que se pueden retrasar las complicaciones, o incluso evitarlas. Esto es lo que hay que tener claro y retrasarlo 10 o 15 años.

Si la diabetes viene acompañada de hipertensión, colesterol, complicaciones cardíacas o renales, se necesitan otros tratamientos acompañantes. Y esto puede constituir un arsenal terapéutico de muchos medicamentos que hay que llevar lo mejor posible.

  •  ¿Cómo está la investigación? 

Hay 360 millones de afectados en el mundo, en España un 14 por ciento. La inversión en investigación es muy importante. No sabemos que deparará el destino, el abordaje de la 1 es distinto de la 2, hay tratamientos en fases iniciales en la 1. Y contamos con la insulina, que es insustituible, y permite una vida normal.

Se quiere conseguir que con los nuevos dispositivos se logre una calidad de vida muy razonable, prácticamente de vida normal, aunque hace falta más autocontrol, más orden o más precaución con los horarios, esto no es evitable.

La diabetes en los pacientes ancianos

  • Doctora Castro, hay un Documento de Consenso en el tratamiento del paciente anciano diabético avalado por destacadas Sociedades médicas que aporta medidas para tratar la  enfermedad en este sector de la población. ¿Cómo se aborda la diabetes tipo 2 en las personas mayores?

La idea fundamental del Documento de Consenso es abordar de manera específica la diabetes en el anciano porque es diferente al resto de la población afectada.

Y es diferente porque su prevalencia es más alta y el origen y las alteraciones también son diferentes.

Cuidado de la diabetes

En el anciano hay resistencia a la insulina, que es el vehículo que permite que la glucosa llegue a la célula y ésta tenga la energía necesaria para hacer su función, y esa célula se resiste a la insulina. Esta es la clave en el anciano.

Lo frecuente es no tener síntomas en la diabetes Tipo 2. Y en los ancianos tampoco;  su manifestación es casual, por un reconocimiento médico, un deterioro funcional o la perdida de autonomía.

A veces los ancianos llegan a la consulta y dice la hija “no se que le pasa a mi padre, es que camina peor, está más apagado, está más cansado”; entonces investigas y descubres la diabetes, que puede existir desde hace años.

Los fines también son distintos, a los 50 años tratas de evitar complicaciones a los 70. El propósito en el anciano es alargar su vida, y sobre todo que tenga una excelente calidad de vida, y a veces no hay que ser tan estricto. Pensar más en el corto plazo y evitar que se haga dependiente o discapacitado.

  •  ¿Cómo afecta la diabetes a un paciente anciano?

La diabetes se asocia al deterioro cognitivo y a la depresión; y también nos preocupan mucho las caídas de los mayores por sus graves consecuencias.

La obesidad tiene importancia distinta si el paciente es joven o anciano. El anciano puede parecer gordito, pero si pierde masa muscular, es peor que estar gordito, y tiene peores resultados para su salud.

Es preferible no ser muy restrictivo con las dietas y, a veces, adelgazarles no es la mejor estrategia en el caso de los ancianos.

En cuanto al ejercicio, hay personas centenarias que lo hacen, es un mito que no puedan; ejercicio físico de resistencia que incrementa su masa muscular.

  •  ¿Las personas mayores tienen más problemas para administrar bien su medicación? 

Las personas mayores son los mejores cumplidores de los tratamientos farmacológicos. Y los que mejor usan las urgencias, siempre de manera justificada.

El principal problema de los pacientes ancianos diabéticos es la hipoglucemia, la bajada de azúcar. Necesitan una dieta regular con las dosis de insulina. Esto aparece en ancianos con demencia, riesgo de bajada de azúcar.

  • Doctora Castro, ¿qué espera del Documento de Consenso? 

Espero que a los ancianos diabéticos se les atienda como se merecen, no como adultos mayores, sino acorde con sus especifidades.

Pretendemos que reciban una atención sanitaria de calidad, adecuada para ellos. Es pronto para ver resultados, pero el documento viene a resolver lagunas que existían.

Diagnóstico: Diabetes

Las doctoras Artola y Castro explican, desde su experiencia con pacientes, qué significa para ellos un diagnóstico de diabetes y como se vive tener esta enfermedad.

Doctora Artola.– La palabra diabetes sigue siendo un término que el propio paciente trata de evitar. No es un diagnóstico que se incorpore fácilmente, es muy habitual que se asimile con el azúcar y se trate de banalizar durante años, sobre todo si no se llega al nivel de necesitar la insulina.

Doctora Castro.– Hay pacientes que dicen tener el azúcar alto pero niegan ser diabéticos. Tratar bien la diabetes es controlar el peso, la hipertención, no fumar, hacer ejercicio, todo ello puede resultar más beneficioso que bajar las cifras de azúcar.

En cuanto al temor del paciente a esta enfermedad, está muy por debajo de las enfermedades oncológicas o el alzhéimer. La diabetes tiene tratamiento y si se controla se vive la misma edad que sin ella, y cada vez con una mejor calidad de vida.

El cuidado de la diabetes
Inauguración de los debates “Desayunos de salud”. De izquierda a derecha, Esther Espinosa, del departamento de Comunicación de Novartis; Montserrat Tarrés, directora de Comunicación de Novartis; las doctoras Castro y Artola; y Elena Palomino, responsable de Comunicación del Hospital de Getafe/EFE/ZIPI

Los debates Desayunos de salud. Conocimiento y bienestar, que cuentan con la colaboración de  Novartis,   tendrán su segunda edición en abril, con el objetivo de analizar otra enfermedad y aportar información para mejorar el bienestar social.

.-Efesalud

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies