Inicio / Nutrición / La deshidratación afecta al rendimiento y las habilidades cognitivas

La deshidratación afecta al rendimiento y las habilidades cognitivas

Una deshidratación del 2 por ciento es suficiente para afectar al rendimiento y a las habilidades cognitivas como la coordinación viso-motora, la atención y la memoria a corto plazo; en niveles superiores, puede provocar fatiga, somnolencia y riesgo de accidente laboral

La deshidratación afecta al rendimiento y las habilidades cognitivas
EFE/Ricardo Ferro

El agua es el principal nutriente del cuerpo humano y está presente en un 60 por ciento del peso (un 80 por ciento en el caso de los recién nacidos), por lo que es vital mantener la hidratación para evitar efectos nocivos en la salud, ya que puede causar la muerte si tenemos entre un 8 y un 10 por ciento de deshidratación

Más de mil científicos y profesionales de la salud de una veintena de países participan, hoy y mañana, en el I Congreso Internacional y III Nacional de Hidratación que tiene lugar en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid.

En este congreso se debaten más de noventa investigaciones relacionadas con la hidratación, la “cenicienta” de la nutrición, como ha dicho en rueda de prensa el presidente de Coca-Cola España, Marcos de Quinto, organizador del encuentro, ya que la investigación científica es relativamente joven.

Un área de investigación más novedosa es la que se centra en conocer cómo afecta la deshidratación en las funciones cognitivas.

El profesor Luis Serra-Majem, presidente de la Academia Española de Nutrición y Ciencias de la Alimentación, ha explicado que tras ocho horas de sueño podemos perder un 1 o 2 por ciento de líquido y que, si no se repone al despertar, cuando ya nos encontramos en el umbral de sentir sed, puede afectarnos “a la memoria, a la capacidad intelectual, sufrir falta de concentración, cansancio, riesgo de accidentes laborales y dolores de cabeza”.

Serra-Majem, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas, presenta en este encuentro científico una investigación que relaciona la falta de líquido en el organismo con las cefaleas, en especial en aquellas personas que no consumen las recomendaciones de ingesta diaria (2 litros para las mujeres y 2,5 litros para los hombres).

También el agua afecta al estado anímico, sobre todo a los sectores más frágiles: niños y ancianos.

La deshidratación
Asistentes al Congreso de Hidratación explican sus objetivos en rueda de prensa/Foto: organizadores del Congreso

Los ancianos más deprimidos son los que menos beben

El profesor Ángel Gil, presidente de la Sociedad Española de Nutrición y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada, ha destacado uno de los estudios que se debaten en este congreso y que prueba que los ancianos más deprimidos son los que menos beben, mientras que aquellos más hidratados tiene mejor capacidad afectiva y cognitiva.

“Los ancianos empiezan a no sentir la sensación de sed”, ha apuntado Gil, y esa es una señal de alarma. Los mayores deben beber “antes de tener sed porque cuando la tienen la deshidratación ya es intensa”.

Los niños, otro grupo de riesgo de la deshidratación

Los niños son otro grupo de riesgo, en especial si pierden líquido por vómitos y diarreas, aunque en España existe una buena praxis pediátrica que evita situaciones límite.

Pero, en general, las poblaciones no están del todo concienciadas de sus necesidades de hidratación. Deben saber que es aconsejable que de los 2-2,5 litros de líquido diarios un 80 por ciento debe proceder de bebidas y el otro 20 por ciento de los alimentos, en especial las frutas.

El profesor Serra ha señalado que una orina concentrada y oscura es la muestra de que tenemos bajo el nivel de hidratación, mientras que una orina casi transparente es señal de sobrehidratación, que tampoco es aconsejable. “Hay que tomar 200 o 300 mililitros de líquido a la hora u ocho raciones al día”, ha indicado.

Ángel Gil ha señalado que “todas las bebidas hidratan, excepto las alcohólicas”. Refrescos, infusiones, caldos, leche… contribuyen a la hidratación “pero no son indispensables” como lo es el agua.

En caso de actividad física intensa o de enfermedad es conveniente reforzar con bebidas que favorezcan la reposición de electrolitos.

La vicepresidenta y directora de la Salud y Ciencia de Coca-Cola Company, Rhona Applebaum, ha destacado que el apoyo a este tipo de congresos científicos supone un “imperativo empresarial” y ha mencionado el papel de España como “líder en ciencias de la salud”.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies