Inicio / Mujer e infancia / Cuatro de cada diez niños hospitalizados sienten dolor a diario

Cuatro de cada diez niños hospitalizados sienten dolor a diario

Hospitalizar a un niño es un hecho triste, pero si el menor sufre, además, algún tipo de dolor, la estancia en el centro sanitario puede provocar reacciones muy estresantes en el propio paciente y en el entorno familiar

Cuatro de cada diez niños hospitalizados sienten dolor a diario
Un payaso entretiene a un niño en una unidad de oncología hospitalaria. EFE/ Tatyana Zenkovich

Esto le sucede a cuatro de cada diez niños hospitalizados, que sienten dolor a diario. Solo la mitad de ellos han sido informados sobre tal posibilidad y esta circunstancia les proporciona tranquilidad y amortigua su sufrimiento.

Estas son algunas de las conclusiones del “Estudio sobre el dolor en niños hospitalizados”, de la Fundación Antena 3 y la Fundación Grünenthal, realizado por TNS Demoscopia entre niños de 7 a 12 años ingresados en centros hospitalarios públicos de toda España y sus cuidadores y acompañantes.

El estudio revela que tres de cada cinco niños han sido ya hospitalizados en alguna ocasión anterior.

Este dato, según ha destacado el representante de Demoscopia, Jorge Clemente, es importante puesto que las actitudes de unos y otros son cualitativamente distintas, ya que los niños de primer ingreso sienten más el miedo y la ansiedad.

Un niño informado reacciona mejor al dolor

La madre es la principal acompañante durante la hospitalización (69 %), por encima del padre (20 %) y los abuelos (5 %). La presencia del padre se incrementa algo (23 %) cuando se trata del primer ingreso, según el estudio, en el que han colaborado 20 hospitales.

Apenas un 41 % de los niños manifiestan haber sido informados con detalle cuando entraron en el centro, a un 37 % les contaron “solo algunas cosas” y a un 20 % “no les contaron nada” sobre el tratamiento que iban a recibir.

Clemente ha resaltado la incidencia que tiene la información en las actitudes y en cómo los pequeños afrontan su hospitalización.

“Los niños necesitan ser informados aunque se les diga que van a sentir un poco de dolor o nada”, ha señalado.

La inyección, sinónimo de dolor

En cuanto a los dolores sufridos durante su estancia hospitalaria, habitualmente son poco intensos pero en alguna ocasión han llegado a ser bastante fuertes (6,5 de media en una escala de 0 a 10), ha explicado Francisco Reinoso, coordinador de la Unidad del Dolor Infantil del Hospital de La Paz (Madrid).

Los pinchazos son la forma más frecuente en la que los niños interpretan su dolor.

“Como si me pincharan muy fuerte con algo grande y pesado” es una de las expresiones que más se repiten cuando se le pide al niño que lo describa.

¿Y su reacción? “Reaccionan como niños que son”, ha señalado el doctor Reinoso:

  • La mayoría de los casos llaman a sus padres o piden ayuda (21,2 %).
  • Un 16,9 % lloran o gritan.

Las inyecciones (pinchazos, punciones…) son las prácticas hospitalarias que despiertan más miedo entre los pequeños (35 %) y las reacciones instintivas son las habituales, como sudor de manos (31 %), dolor de tripa (31 %) y estados nerviosos (16 %).

El principal recurso que los niños utilizan frente al dolor es distraerse, incluso intentan dormir, pero también piden ayuda y se relajan.

“Los niños tienen estrategias para enfrentarse al dolor que no sabemos si son naturales o aprendidas“, ha explicado la psicóloga Julia Vida, experta en dolor crónico.

Cuatro de cada cinco niños asegura que siente menos dolor cuando están realizando alguna actividad que les distrae.

A este respecto, la psicóloga ha señalado que parte del dolor es una percepción que no tiene que ver con el daño físico y ha destacado la ayuda que supone para el niño hacer que se distraiga.

El dolor del hijo tiene una carga afectiva “bastante importante” para los padres y madres, que sienten tristeza (37 %), nerviosismo (27 %) y miedo (26 %), si bien la mayoría (56 %) procura tranquilizarle y llamar a la enfermera (55 %).

El estudio pone de relieve:

  • Más del 60 % de los niños se siente “algo o muy preocupado” cuando tiene dolor.
  • Casi la mitad (48 %) se siente “algo o muy triste”.
  • Un 40 % siente “algo de miedo”.
  • Se sienten anímicamente bien durante la hospitalización (70 %).
  • La gran mayoría (95 %) se consideran bien tratados y atendidos.
  • Lo que no es óbice para que también el 90 % esté deseando poder irse a casa cuanto antes y volver a su vida “normal”.

Las conclusiones del trabajo se van a plasmar en folletos orientativos e informativos para ayudar a los niños hospitalizados, una guía dirigida a los padres y cuidadores y otra para los profesionales sanitarios.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies