Inicio / Blog Salud y Prevención / ¿Cuándo llevar a tu hijo a urgencias?

¿Cuándo llevar a tu hijo a urgencias?

Como padre, seguro que llevas a tu hijo a Urgencia Pediátrica sin pensarlo si hay un golpe, una hemorragia o una quemadura. Pero también existen otros que requieren atención inmediata y que quizá no conozcas. Te los contamos en este decálogo.

¿Cuándo llevar a tu hijo a urgencias?

Si un niño sufre una quemadura importante, una hemorragia, una convulsión o padece una pérdida de conciencia, los padres acudirán sin pensarlo a una Urgencia Pediátrica; sin embargo, existen otros síntomas que pueden parecer menos graves, pero que requieren atención inmediata.

 1. Recién nacido enfermo

Si tu bebé tiene menos de un mes, cualquier problema puede ser importante. La recomendación es acudir a Urgencias.

2. Somnolencia grave

Son síntomas que deben preocuparnos que el niño comience a parpadear, no sonría, no juegue, esté débil para llorar o sea difícil despertarlo.

3. Dolor intenso

Puede ser una señal de enfermedad que el niño llore al ser movido o que sienta dolor al tocarle. El llanto constante o la incapacidad de dormir pueden ser síntomas de dolor intenso o de otra patología que requiere la atención del pediatra.

4. No puede caminar

Si un niño aprende a caminar y luego deja de hacerlo, es probable que tenga una alteración o enfermedad neurológica o muscular que deba ser considerada de inmediato.

5. Dolor abdominal

Según la edad, solo lo detectaremos mediante el llanto o un estado de inquietud. En la mayoría de los casos, pero sobre todo cuando son niños más mayores, pueden sentir dolor a la palpación abdominal. En este caso se debe acudir a Urgencias.

6. Problemas para respirar

La valoración de la respiración debe hacerse cuando el niño esté tranquilo, habiendo eliminado los mocos de la nariz mediante lavado y esté sin tos. Si se observan problemas para respirar, con respiración rápida o hundimiento de las costillas,  cambios de color en la piel o las mucosas, debe ser valorado lo antes posible.

7. Deshidratación

Suele ocurrir después de vómitos o diarreas. Entre sus síntomas de sospecha están la disminución de orina, la boca seca, irritabilidad o, si es un lactante, la depresión de su fontanela (punto blando entre los huesos del cráneo del bebé). Ante cualquiera de estos señales es necesaria la rehidratación, ya sea oral o con líquidos intravenosos.

8. Abombamiento de la fontanela

Si la fontanela anterior se encuentra tensa y abombada sugiere que hay un aumento de la presión intracraneal. Es necesaria una valoración para detectar la causa, que puede residir en intoxicación, infección del sistema nervioso central o proceso expansivo cerebral.

9. Rigidez del cuello

Este es un signo que puede hacer sospechar de un cuadro de meningitis. En estos casos, el niño es incapaz de llevar la cabeza hacia adelante o que su barbilla toque el esternón. Además, puede ser que al hacer esta maniobra el niño flexione las rodillas.

10. Fiebre

Existe una cantidad importante de patologías que cursan con fiebre. En mucho de los casos son procesos infecciosos banales, pero también pueden ser el signo de una enfermedad grave. Es importante valorar el estado del niño cuando se reduce la temperatura corporal con antitérmicos. Así, siempre que se acompañe de otros síntomas, requiere de una valoración médica urgente.

 

¿Tienes dudas? Plantéalas en los comentarios y te responderemos gustosamente.

Texto elaborado a partir de informaciones del Dr. Fernando CabañasJefe del Servicio de Pediatría de Hospital Quirón San José y Urgencias Hospital Quirón San José 

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso, sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies