Inicio / Estética / Criolipólisis: frío contra la grasa localizada

Criolipólisis: frío contra la grasa localizada

No es un plan de adelgazamiento, ni un sustituto de la liposucción, la criolipólisis ataca al michelín, la bola de debajo del ombligo o el sobrante de la cara interna de los muslos y lo hace sólo con frío. No hay que tener sobrepeso para que te estorbe la grasa localizada

Criolipólisis: frío contra la grasa localizada
EFE/MADRID/Juanjo Martín

La criolipólisis es un procedimiento no invasivo, realizado por el dermatólogo, que elimina grasa muy localizada mediante la aplicación de frío. No existe contraindicación alguna, el paciente no requiere anestesia y tras la sesión, que dura entre media hora y dos horas, puede incorporarse a su vida habitual.

La criolipólisis está destinada a gente delgada con grasa localizada. No tiene nada que ver con grandes remodelaciones corporales.

“No es el procedimiento alternativo a la liposucción. Está indicado para personas relativamente delgadas con lipodistrofias no pronunciadas pero sí muy definidas. Es óptimo para reducir acúmulos de grasa muy localizados”, asegura el doctor Julio Millán Mateo, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora y director del Instituto de Cirugía Estética del Doctor Millán de la Clínica Ruber.

Los adipocitos, eliminan su capa de grasa gradualmente y se produce una reducción importante en el grosor, el volumen. En métodos no invasivos, como éste, no es sencillo cuantificar cuáles serán los resultados; la pérdida de volumen ronda el 30 %.

“Las células grasas son vulnerables y expuestas al frío, preciso y controlado con un aplicador, se produce un proceso de muerte natural, no de eliminación, de la grasa que sale de los adipocitos. En este momento no podemos afirmar categóricamente, por el poco tiempo que lleva esta técnica, que esa grasa no vuelva a aparecer”, afirma el doctor.

Máquina de criolipólisis. Foto cedida por la Clínica Ruber

El procedimiento es indoloro; puede producir un enrojecimiento moderado del área o algún pequeño hematoma localizado. “En algunos casos puede surgir un ligero hormigueo y sensación de que se duerme la zona y estos síntomas puede durar desde una semana a dos meses”, comenta el doctor Millán.

Los resultados se ven desde el primer momento, no hay que esperar meses para comprobarlos. No requiere mantenimiento alguno más allá de la habitual crema hidratante.

Sí es conveniente visitar de nuevo al médico, bien a los dos o a los cuatro meses según cada caso, por si fuera necesario repetir el procedimiento.

Igual demanda en mujeres que en hombres

Marga tiene 36 años y ha recibido dos sesiones en la tripa, la cadera y en los flancos, la parte de encima de los glúteos que tanto protagonismo toman por encima de la cinturilla del pantalón. “Yo hago deporte pero tenía algo de grasa muy localizada y me da miedo el quirófano. Estoy encantada con los resultados”.

Marga ya se lo notó en la primera sesión y mejoró en las siguientes semanas. “No he adelgazado como para que se me caigan los pantalones pero he perdido las formas feas, lo que necesitaba”.

No existen cifras oficiales sobre el uso de esta nueva técnica pero la demanda de este servicio se reparte al 50% ente hombres y mujeres; ellos centran su demanda en la pérdida de abdomen. En el caso de otro tipo de intervenciones, las médico-estéticas la cifra es distinta.

“La crisis influye en el sector masculino. Con respecto a cifras generales de intervenciones de cirugía estética sí ha disminuido la demanda en hombres hasta un 18%”, afirma el doctor Millán.

 

(No Ratings Yet)
Cargando…