Inicio / Actualidad / Director de la OMS: “Europa se ha convertido en el epicentro de la pandemia”

Director de la OMS: “Europa se ha convertido en el epicentro de la pandemia”

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó hoy que Europa “se ha convertido en el epicentro de la pandemia” de COVID-19, cuando la cifra de fallecidos por el coronavirus ha superado la barrera de los 5.000 a nivel mundial. En Estados Unidos, Trump ha declarado emergencia nacional, y en Italia siguen aumentando los casos

coronavirus Wuhan
El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha dirigido la reunión/EFE/EPA/Jean-Christophe Bott

El médico etíope sostuvo en una rueda de prensa en Ginebra que “el número de casos y muertes reportados diariamente en Europa supera al del resto del mundo, con excepción de China” y que incluso “es mayor que el que tenía este último país “en su momento más álgido de la epidemia”.

El total de casos de COVID-19 supera los 132.000 y los países afectados son 123, subrayó Tedros.

Insistió, como lo ha hecho desde la aparición del coronavirus, en que la situación que hoy se vive en Europa puede repetirse en cualquier otro país o región del mundo.

Por esa razón, continuó, los países no deben concentrarse en medidas aisladas -sea diagnosticar casos, hacer el seguimiento de los allegados o imponer medidas de distanciamiento social-, sino “hacer todo a la vez”, incluyendo el aislamiento de la personas contaminadas, la puesta en cuarentena de sus contactos cercanos y el tratamiento de los casos severos.

Puso el ejemplo de Corea del Sur, Singapur y de la propia China, donde, además de ese conjunto de medidas, hubo “una importante movilización social que permitió salvar muchas vidas”.

“Cada establecimiento de salud debe estar preparado para recibir numerosos pacientes y prestarles atención al mismo tiempo que garantiza la protección de sus trabajadores”, comentó.

A la pregunta de cuándo se estima que se alcanzará el pico de contagios en el mundo, la jefa de la unidad de enfermedades emergentes de la OMS, María Van Kerkhove, dijo que esto no se puede predecir, pero que “hay que prepararse para cualquier escenario”.

No obstante, aclaró que la trayectoria de la epidemia en cada lugar depende de las acciones que lleven a cabo, como en el caso de China, donde se tomaron medidas agresivas que parecen haber permitido que se supere lo peor.

Van Kerkhove puntualizó que puede haber un efecto rebote y que los casos vuelvan a aumentar, por lo cual “hay que estar muy atentos a cualquier caso que pueda aparecer de repente”, mientras que en otros países “todo depende de cómo reaccionan a sus primeros casos”.

En la misma conferencia de prensa, Tedros presentó un nuevo fondo de solidaridad que espera atraer donaciones del sector privado, entidades filantrópicas e individuos, ya que hasta ahora la financiación de la acción de la OMS ha sido posible sobre todo gracias a las aportaciones de los Estados.

La OMS ha movilizado una gigantesca cantidad de equipos de protección para el personal de sanidad que está en la línea de frente del coronavirus en numerosos países, sea para responder a la presencia del virus o para que estén preparados por si llegase.

Así, la organización ha distribuido 89 millones de máscaras, 30 millones de batas, 76 millones de guantes, 30 millones de gafas de protección.

Emergencia Nacional en Estados Unidos

El presidente estadounidense, Donald Trump, declaró este viernes emergencia nacional debido al coronavirus, una medida que permitirá desbloquear hasta 50.000 millones de dólares en fondos federales para ayudar a los estados y localidades de EE.UU. a combatir la enfermedad.

“Para dar rienda suelta al poder del Gobierno federal, hoy declaro una emergencia nacional”, dijo Trump durante una rueda de prensa en la rosaleda de la Casa Blanca.

Trump también anunció una alianza con el sector privado para aumentar la disponibilidad de las pruebas médicas para detectar el coronavirus, cuya escasez en todo el país ha sido una de las mayores fuentes de críticas a la respuesta de la Casa Blanca.

El presidente calculó que Estados Unidos tendrá “1,4 millones de tests disponibles la semana que viene y 5 millones en el plazo de un mes”, aunque dudó de que tantas pruebas puedan ser “necesarias”.

Anunció que Google “está ayudando a desarrollar una página web” oficial en la que los estadounidenses “podrán tomar la decisión de si deben hacerse un test”, y si se da la circunstancia, dirigirles hacia el “lugar adecuado” para hacérselo.

También aseguró que está trabajando para “que haya pruebas que se pueden hacer desde el automóvil disponibles en lugares con un impacto crítico” del coronavirus, una medida que ya se ha implementado en Corea del Sur.

Sin embargo, insistió en que no quiere que “todo el mundo se haga el test”, por considerarlo algo “totalmente innecesario”, ya que, dijo, “esto es algo que pasará”.

“Las próximas ocho semanas serán cruciales”, subrayó el mandatario.

Agregó que ha ordenado dar más flexibilidad al secretario de Salud, Alex Azar, para modificar algunas reglas en cuanto a las aplicaciones de salud a distancia y para dar la “máxima flexibilidad” a los trabajadores sanitarios que atienden a pacientes con coronavirus.

La declaración de emergencia nacional de Trump se basa en la Ley Stafford de 1988, que permite a la Agencia Federal de Gestión de Emergencias de EE.UU. (FEMA, en inglés) ayudar a los Gobiernos estatales y locales en caso de una “catástrofe”.

FEMA controla más de 40.000 millones de dólares en fondos federales aprobados por el Congreso para el alivio de desastres, que a partir de ahora podrían destinarse a ayudar a algunos de los estados más afectados, como Washington, Nueva York o California.

Alrededor de la mitad de los estados del país se han declarado ya también en emergencia, algo que les ha permitido movilizar recursos más rápidamente, ordenar en algunos casos el cierre de escuelas públicas y evitar que se disparen los precios de productos imprescindibles, como las mascarillas y los guantes.

Estados Unidos ha detectado al menos 1.629 casos de coronavirus hasta ahora, y al menos 41 personas han muerto en el país por la enfermedad, según los últimos datos de los gubernamentales Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Italia, más de 1.200 fallecidos

Los fallecidos en Italia por el coronavirus alcanzaron hoy los 1.266, lo que supone un incremento de 250 en las últimas veinticuatro horas, informó el jefe de Protección Civil, Angelo Borrelli.

El número de enfermos actualmente es de 14.955, 2.116 más en comparación con los datos del jueves, y las personas curadas ascienden a 1.439, 181 más en veinticuatro horas.

La cifra de contagios totales desde la detección del brote a finales de febrero es de 17.660, contando los enfermos, los fallecidos y los curados en Italia, el país europeo más afectado.

La región más castigada es Lombardía (norte), con 9.820 contagios totales y 890 fallecidos, 146 más que el jueves.

El presidente del Instituto Superior de Sanidad, Silvio Busaferro, explicó en una rueda de prensa en Roma que de los fallecidos alrededor del 25 % son mujeres.

La gran mayoría de los muertos son hombres, de edades superiores a los 80 años y con patologías crónicas.

El 46 % tiene tres o más patologías, apuntó, al tiempo que indicó que los síntomas que presentaban era disnea y fiebre.

Busaferro destacó que “la parte más difícil de gestionar es el pico de transmisiones, el número de pacientes que necesitan asistencia hospitalaria” y que Italia trabaja para reducirlo porque, de lo contrario, los hospitales corren el riesgo de colapsar.

En este sentido, hizo un llamamiento a los italianos para que donen sangre, necesaria para curar a los enfermos más graves de esta emergencia.

También se refirió al equipo de nueve expertos investigadores y médicos chinos que ha combatido la propagación del coronavirus en la ciudad de Wuhan, foco del brote, que ha llegado a Italia para ayudar al país a superar esta pandemia.

“El único modo que tenemos de luchar contra el virus es compartiendo las experiencias, lo aprendido, y aplicarlo a las otras crisis. La llegada de estos expertos chinos creo que es la ocasión de conocer su experiencia y que pueda ser aplicada” a Italia, subrayó.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…