Inicio / EFE Salud recomienda / El estrés, titular indiscutible del
Barça-Real Madrid

El estrés, titular indiscutible del
Barça-Real Madrid

Vuelve el clásico después de la Liga de Campeones y vuelve la pasión desenfrenada: el Madrid a ocho puntos y con el vestuario en ebullición. El Barça con la defensa diezmada. Puyol lesionado… ¿jugará Piqué? La prensa, con el dedo en la llaga. Y los aficionados, con el corazón en un puño

El estrés, titular indiscutible del <br> Barça-Real Madrid
Pedrito y Ramos forcejean por un balón en el partido de vuelta de la Supercopa. EFE/ Alberto Martín

Özil o Modric y ¿Kaká?… Mou a lo suyo, no le preocupa nada ni le afecta nada. Ramos zanja el tema con abdominales al aire. Puyol, con una lesión en el codo, quiere -“yo nunca doy mi brazo a torcer”, anunció en Twitter- pero no puede. Tito sin defensa, de relumbrón. Piqué es más que una duda… y Ronaldo afila las botas, al Ajax le hizo un trío. Medio mundo contra el otro medio, o casi.

Con este panorama, los médicos preparan el maletín y las ambulancias. El corazón sabe de emociones y no de razones, y un partido de alto voltaje genera un incremento de estados de ansiedad, de dolores torácicos,  de insuficiencias cardíacas y, lo que es más peligroso, de casos de infarto agudo de miocardio (IAM).

Todo depende de la magnitud del estrés. “En un terremoto o en una desgracia familiar grave se registran picos muy elevados”; en acontecimientos deportivos, en cambio, el aumento de casos nuevos no es relevante, pero “hay una relación directa entre el estrés, las situaciones de estrés y el incremento de los casos de infarto”.

El doctor José Ramón González Juanatey, jefe del servicio de Cardiología en el Hospital Clínico Universitario de Santiago, advierte de que “presenciar un partido de fútbol ‘top ten’ facilita el estrés físico y emocional, desencadenantes reconocidos del infarto de miocardio”.

  • En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, los servicios de emergencias, SAMUR y SUMMA, atendieron 33 casos de patologías cardiovasculares y 32 casos de dolor torácico, respectivamente, durante toda la jornada del partido de vuelta de la Supercopa celebrado en Madrid en agosto pasado.
  • Se da la circunstancia, y sin que puede relacionarse el partido con las emergencias sanitarias, que durante los noventa minutos, el SAMUR, especializado en urgencias en la calle, no atendió a nadie con patologías cardiovasculares.
  • En cambio, el SUMMA-112, que cubre las emergencias domiciliarias, asistió a cinco pacientes con dolor torácico durante el encuentro, que ganó el Madrid por la mínima, y a otros tantos en las dos horas previas al pitido del árbitro en el Santiago Bernabéu.
  • En Cataluña, un día en el que los culés se acordaron del valor doble de los goles, el Servicio de Emergencias Médicas (SEM) tuvo que auxiliar a 52 personas por motivos similares: 18 de ellas por crisis de ansiedad, 13 por dolor torácico, 4 por insuficiencia cardíaca y un infarto agudo de miocardio.

Estrés versus corazón

La enfermedad de la ateroesclerosis en las coronarias “está ahí”, rondando el área grande del corazón, y si el aficionado no es capaz de manejar el estrés es mejor que abandone el estadio, apague la televisión, la radio, el móvil o la tableta, ya que “el riesgo de infarto aumenta de forma muy significativa”, aconseja González Juanatey.

El principal responsable del infarto es un ‘mediador’ llamado catecolamina, fundamentalmente adrenalina, y que de inicio juega en la defensa de tu equipo cardíaco.

La catecolamina aumenta de forma brusca la frecuencia cardíaca o la presión arterial para controlar el estrés; pero, a su vez, provoca el desconcierto de tu propia retaguardia y consigue que la sangre obstruya una arteria coronaria. Se forma un coágulo en el corazón y, al final, el estrés no controlado te mete un gol por toda la escuadra.

Evitar estas situaciones o prepararse para no tener una respuesta desmesurada o descontrolada a esa situación de estrés, es lo más aconsejable para el doctor González Juanatey, que también es presidente electo de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

“Si el seguidor tiene una enfermedad cardiovascular o ha tenido un infarto que se tome bien la medicación antes del partido -alerta- y si tiene un riesgo cardiovascular,  como un paciente diabético, es conveniente que también se tome la medicación, sobre todo para la presión arterial”

Y es precisamente en nuestra manera de vivir, donde podemos atajar el ataque cardíaco y la muerte súbita, ya que “alrededor del 20% de las personas que sufre un infarto, informa González Juanatey, muere durante las dos primeras horas sin llegar al sistema sanitario”.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) son convincentes. El infarto de miocardio dejó sin corazón a 18.684 personas en España durante el 2010, un año en el que 70.000 ciudadanos necesitaron la ayuda de los servicios médicos para sobrevivir al habilidoso y temible IAM. Se estima que un 40% de los infartos sobrevienen por causas genéticas y el 60% restante por el modo de vida.

Prevenir para ganar al infarto por goleada

El dolor en el pecho cuando las megaestrellas de Mou y Tito saltan al campo no solo es un indicio de emoción, quizá sea, también, un aviso del corazón.

Si además te duele la mandíbula o el cuello cuando Messi se adentra en área y Casillas abre manoplas; y la espalda o el brazo izquierdo -a veces el derecho- y todavía no has celebrado los goles de Ronaldo, llama al 112, cada minuto del partido es vital en el resultado.

La doctora Araceli Boraíta, cardióloga del Consejo Superior de Deportes (CSD), confirma la estrategia: “si te asedia una arritmia es necesario que te practiquen una desfibrilación precoz”.

“Todo hay que hacerlo como mucho en diez minutos, aunque lo ideal serían cuatro minutos, para que el músculo cardíaco no resulte lesionado”.

Dejar atrás la vida sedentaria y hacer ejercicio, como caminar una hora, vigilar la hipertensión y la diabetes, olvidar el tabaco, comer una dieta rica en frutas y verduras para alcanzar un peso ideal y disminuir el colesterol, reduciría hasta un 80% el riesgo de infarto.

El corazón, tu corazón, te lo agradecerá con cincuenta o cien latidos por minuto, el  ritmo cardíaco normal, y de esta manera podrás compartir instantes de pasión con otros millones de corazones merengues o blaugranas… y los del “Atleti”, ¿han preparado el suyo para aguantar el estrés del liderato?

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies