Inicio / Blog Salud y Prevención / Cáncer: una enfermedad de los hábitos personales y del estilo de vida

Cáncer: una enfermedad de los hábitos personales y del estilo de vida

Más del 80% de los tumores están relacionados con el estilo de vida y los hábitos personales. Está en nuestra mano evitar factores que promueven el cáncer: fumar, beber mucho alcohol, vivir en ciudades contaminadas, o tomar el sol de manera imprudente

Cáncer: una enfermedad de los hábitos personales y del estilo de vida
Foto: Grupo Hospitalario Quirón

Aproximadamente en el 5% de los cánceres existe un componente familiar hereditario y la exposición a agentes tóxicos en el trabajo puede estar detrás de un 10% del total.

El resto, del 80 al 90%, estaría relacionado con el estilo de vida. Se cree que la incidencia del cáncer se reduciría entre un 30 y un 40% para una misma persona si viviera en plena naturaleza en lugar de en una ciudad con polución, porque conseguiría protección frente a muchos factores negativos (aunque sufriría déficits en muchos otros aspectos también importantes, por lo que los riesgos no son tan relevantes como pueden parecer a primera vista).

Prevención: evitar los factores de riesgo, una inversión de futuro

Los hábitos personales representan el porcentaje más alto en la frecuencia de aparición de cáncer (entre todos pueden representar el 50% de los factores relacionados con la aparición del cáncer). Los más frecuentes son:

  • La exposición a la radiación solar: uno de cada tres nuevos tumores que se diagnostican son cáncer de piel. La exposición a los rayos ultravioleta solares es un factor de cáncer de piel y melanoma, por lo que se recomienda limitar la exposición al sol y usar factores de protección elevados.
  • Humo y polución: El humo producido por la combustión de material orgánico es cancerígeno, y la contaminación más importante se produce por el hábito de fumar y por la utilización del carbón en la cocción de alimentos y en la calefacción. Además, en las ciudades se une la concentración de partículas y agentes tóxicos de origen industrial, que aumentan los efectos de los carcinógenos. Se estima que cuando la concentración de este tipo de partículas en el aire aumenta un 1% el riesgo de cáncer de pulmón aumenta un 14%.
  • Tabaco: El humo del cigarrillo que se consume sin aspirar tiene 4 veces más componentes carcinógenos que el inhalado y los no fumadores que conviven en el mismo recinto están igualmente expuestos a estos carcinógenos.
  • Comida: Los alimentos carbonizados (a la parrilla, tostados) contienen productos cancerígenos conocidos como hidrocarburos aromáticos policíclicos. Es importante mejorar las condiciones de cocción de los alimentos para conservarlas propiedades nutritivas y eliminar la aparición de tóxicos (por ejemplo, marinar en limón el pollo antes de la parrilla). Además, la cocción y posterior enfriamiento lento de comidas que mezclan vegetales y carnes (guisos y potajes) genera la aparición de nitrosaminas, que son carcinógenas. Los datos epidemiológicos sugieren que la instauración doméstica del frigorífico ha contribuido a la desaparición paulatina del cáncer de estómago en occidente.
  • El consumo de alcohol: produce cáncer hepático, sobre todo cuando hay hepatitis y cirrosis, y representa un agente carcinógeno de primer orden en el cáncer orofaríngeo y esofágico.

Detección precoz: una responsabilidad de todos

La difusión de información de salud, la proliferación de campañas de prevención y la generalización de los programas de cribado y de medicina preventiva están repercutiendo de manera importante en la salud de la población. Así, los programas de cribado han mejorado de manera importante el pronóstico del cáncer que, a pesar de su incidencia, han visto cómo crece su supervivencia y se reduce la mortalidad.

Recuerda: las mujeres deben realizarse una citología al año y, a partir de los 40 años deben participar en programas de cribado de cáncer de mama. Los hombres, a su vez, deben participar en cribados de cáncer de próstata a partir de los 40 años y colorrectal, a partir de los 50 años.

Conscientes de la importancia que tiene en una enfermedad como el cáncer la consulta de segunda opinión, los profesionales de la Plataforma de Oncología del Hospital Quirón Torrevieja se ofrecen desinteresadamente a atender a tantos pacientes como lo requieran durante la semana del 18 al 22 de febrero en las instalaciones del hospital (para más información: 966 92 57 33)

Dr.  Antonio Brugarolas. Director de la Plataforma de Oncología del Hospital Quirón Torrevieja (Alicante)

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies