Inicio / Actualidad / Un 10 por ciento de los conductores reconocen ser altamente agresivos

Un 10 por ciento de los conductores reconocen ser altamente agresivos

El perfil del conductor agresivo que ha sufrido un accidente es: hombre, de unos 32 años, con pareja y estudios medios, y pierde más puntos del carné que la media. Su agresividad se vuelca más contra mujeres y conductores noveles. Los hombres son significativamente más violentos al volante. Conducir de forma agresiva multiplica por 10 el riesgo de sufrir un accidente. Una encuesta a 1.700 conductores españoles recoge una agresividad alta y sorprendente en la conducción

Un 10 por ciento de los conductores reconocen ser altamente agresivos
EPA/JULIAN STRATENSCHULTE

Millones de españoles admiten que conducen sus automoviles con la agresividad y la riña a flor de piel. Así lo demuestra el estudio “Influencia de la agresividad en los accidentes de tráfico”, de la Fundación Linea Directa. El censo de conductores en España arroja un promedio de casi 26 millones y medio. El estudio se ha realizado para conocer el perfil del conductor agresivo y la relación entre conducción agresiva y accidentalidad,  en el marco del Plan Estratégico de la Dirección General de Tráfico (DGT) 2011-2020, y en plena época de grandes desplazamientos por el periodo vacacional.

Se estima que en verano habrá más de 90 millones de desplazamientos en coche y que cada conductor recorrerá de media unos 1.000 kilómetros.

Estas son las principales conclusiones

  • En España, hay 2,8 millones de conductores con alta agresividad. Además, casi 300.000 automovilistas se han visto implicados en accidentes con víctimas en los últimos cinco años.
  • 2,6 millones de conductores reconocen que se han peleado por una cuestión de tráfico o que podrían llegar a hacerlo.
  • 3,2 millones de conductores han retado a otro conductor a salir del coche.
  • 105.000 “violentos viales”, conductores de alta agresividad, que han causado un accidente por una discusión de tráfico, circulan por las carreteras.
  • Conducir de forma agresiva multiplica por 10 el riesgo de sufrir un accidente con víctimas y por 30 el de tener un siniestro con heridos graves.
  • El perfil del conductor agresivo que ha sufrido un accidente: hombre joven, de unos 32 años, con pareja y estudio medios que pierde más puntos del carné que la media. Estos conductores reaccionan con muchas más agresividad contra mujeres y conductores noveles.

Otras claves del estudio

  • Las circunstancias que agravan o desencadenan episodios de agresividad son: frustración (sentirse ofendidos o amenazados por una maniobra de otro coche); imitación (piques y rivalidades entre conductores); refuerzo (ser jaleado por otros ocupantes); género (los hombres son significativamente más violentos);  reciprocidad (“ojo por ojo”); estrés (por ejemplo, el calor); rumiación (atención excesiva al propio malestar); intención (sin intención de afrenta, baja la agresividad); y catarsis (descargar la ira al máximo para relajarnos).
  • Los principales efectos de la agresividad al volante son tres: sensación de poder e invulnerabilidad; pérdida de concentración; y tendencia a conductas irresponsables y arriesgadas, lo que deriva en mayor velocidad, más infracciones y más distracciones.
  • Al analizar las diferentes conductas de riesgo de accidente determinadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), relacionadas con la agresividad, se mencionan las infracciones por saltarse semáforos o stops; el exceso de velocidad; las distracciones; no usar casco o cinturón de seguridad; y la alcoholemia.

¿Qué aspectos biológicos causan agresividad?

Hormonas: la testosterona es más alta en criminales violentos, aunque se desconoce si es causa o consecuencia.

Cerebro: el impulso agresiva viene de la amígdala, el hipocampo, el tálamo y el cerebro medio, y ha de ser controlado por el córtex prefrontal.

conducción
En la conducción hay que evitar las distracciones.

Neurotransmisores: la serotonina. Un índice alto reduce el deseo de comida, agua, sexo, drogas o agresividad.

Herencia genética: explica el 50 por ciento de la conducta agresiva.

¿Cómo se manifiesta la agresividad en la conducción?

Expresión verbal: insultar a otros usuarios de la vía; gritar a otros conductores; desafiar con frases a modo de reto.

Expresión física: gestos con el dedo o el puño; miradas de desprecio; agresiones físicas.

Uso del vehículo: conducir muy cerca de otro vehículo y acosar; adelantar bruscamente o con riesgo; bloquear a otro conductor.

¿Por qué somos agresivos en el coche?

Como causas externas, un 20 por ciento considera el estrés; un 15 % la actitud de los otros conductores, y un 12 por ciento, los atascos.

Y como causas propias del conductor, un 41 por ciento el anonimato; un 27 % la velocidad; y un 8 por ciento el egoismo.

¿Dónde se produce más conducción agresiva?

La mayoría de los encuestados coincide en situar la respuesta en ciudad, principalmente yendo a trabajar y en un atasco.

La agresividad aumenta si el conductor va acompañado de amigos o solo; y disminuye si va con hijos, pareja o compañeros de trabajo.

¿Qué medidas adoptaría para disminuir la agresividad al volante?

Quitar puntos, aun sin infracción concreta (56 por ciento); formación en autoescuelas (46 %); inmovilizar el coche (41 %); charlar con las víctimas (40 %); multar los insultos o el claxon (38 %); y terapias (36 por ciento).

No a la agresividad al volante

amaxofobia
EFE/Dominique Leppin

Francisco Valencia, director general de la Fundación Línea Directa: “Debemos acabar con la agresividad al volante no solo por una obvia cuestión de civismo, sino, sobre todo, porque la irascibilidad es una mala  compañera de viaje que, cada año, está presente en miles de accidentes en España; ningún atasco ni maniobra debe comprometer nuestra seguridad ni la de quienes nos rodean”.

Recomendaciones

Antes de la conducción: Preparación del viaje; avise si llega tarde; si tiene una discusión fuerte, evite coger el coche; si va a hacer un viaje largo, descanse lo suficiente; cree en el auto un ambiente de confort, con temperatura a 20-21 grados, música no estridente e hidratación regular.

Durante la conducción: respire bien y profundamente; evite discusiones dentro el vehículo o situaciones irritantes; ignore a otros conductores y no les haga caso; evite la rumiación al conducir, no se refugie en pensamientos negativos, ya que distrae y aumenta la frustración.

Tras la conducción: evite la agresión “en diferido”, no pague con otros una frustración anterior.

 

(No Ratings Yet)
Cargando…