Inicio / Nutrición / Recetas para diabetes gestacional

Recetas para diabetes gestacional

Diabetes y embarazo ya no es incompatible, aunque sí es un periodo de riesgo en el que los cuidados deben extremarse. La alimentación distribuida en seis tomas al día y la actividad física después de las comidas ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre.

Recetas para diabetes gestacional
EFE/Zayra Mo

La diabetes es una enfermedad crónica que se produce cuando estos niveles de azúcar o glucosa en sangre están alterados dando lugar a las hipoglucemias (bajada) o hiperglucemias (subida) que deben controlarse con alimentos y medicamentos. Si este control es fundamental para cualquier diabético, en el caso de las embarazadas requiere especial atención por los cambios metabólicos propios de la gestación ya que se puede producir diabetes gestacional.

“En el caso de las mujeres diabéticas tipo 1 y tipo 2 es muy importante planificar la gestación con un control metabólico previo y un tratamiento con insulina intensivo”, explica el doctor José López, miembro del Grupo Diabetes y Embarazo de la Sociedad Española de Diabetes.

¿Y cuando la diabetes aparece durante el embarazo?

Entre el 9 y el 15% de las embarazadas no previamente diabéticas desarrollan una “diabetes gestacional”.

“Y esto se debe a que en este periodo hay unas mayores necesidades de insulina para las adaptaciones metabólicas y si el páncreas de esa mujer no fabrica suficiente cantidad de insulina, los niveles de glucosa suben y pueden provocar partos con cesárea, sufrimiento fetal y hasta la muerte intrautero del bebe”, explica el también jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Virgen de la Salud de Toledo.

Esta diabetes gestacional aparece de forma silenciosa, “hay que buscarla para poder diagnosticarla y es necesario que todas las gestantes, entre las semanas 24 y 28, pasen determinadas pruebas diagnósticas”, como el test de O’Sullivan.

La mejor forma de alimentarse

Las normas de alimentación son iguales tanto para las mujeres con diabetes estacional como con diabetes previa, aunque a las primeras se les enseña a controlar los niveles de glucemia a través de la dieta y de la actividad física.

Las pautas nutricionales durante el embarazado con diabetes se basan,  fundamentalmente, en practicar una dieta equilibrada y saludable como la que debe llevar cualquier grupo de población:

  • Adecuar el aporte calórico: Ajustar la cantidad total de energía o de alimento que tiene que consumir al día según sus necesidades. Dependerá del peso que la madre tenía antes y de la ganancia total de peso durante el embarazo. Una gestante con peso normal necesita de 30 a 35 kilocalorías por kilo de peso al día, mientras que una madre obesa necesita menos, unas 25 kilocalorías.
  • Se aconseja no hacer dietas muy restrictivas porque generan acetona e hipoglucemias que son perjudiciales para el niño.
  • Fragmentar la cantidad total de alimento en seis tomas al día,  de forma que no esté más de 2 o 3 horas en periodo de ayuno por el día y por la noche no más de 8 horas para evitar que la madre utilice grasas y genere cuerpos cetónicos que pueden pasar al niño. Se deben hacer las tres comidas principales (desayuno, comida y cena) y al menos otras tres tomas intermedias (a media mañana, merienda y antes de ir a la cama).
  • Alimentos básicos: los lácteos por su aporte alto de calcio. Se deben consumir  tres raciones como un vaso de leche, dos yogures y queso. Otro plato fundamental son las verduras, para comer y para cenar, complementado con fécula que lleva fibra como legumbre, patata, pasta. Dos raciones de proteínas: 100/125 gramos de carne o pescado y un huevo. Frutas:  de 3 a 4 piezas tras la comida o entre horas. También cereales y pan en el desayuno.
  • Evitar “al máximo” los alimentos ricos en azúcar y en grasas saturadas (bollería, precocinados..)
  • En caso de una hipoglucemia (que se debe evitar tomando alimentos cada 2 ó 3 horas), la embarazada puede ingerir glucosa o hidratos de carbono. Lo ideal es tomar hidratos de carbono complejos (pan, legumbre, patata, arroz…)
  • Actividad física es imprescindible para complementar la dieta. La embarazada debe caminar de 20 a 30 minutos diarios. En la diabetes gestacional es recomendable que las mujeres hagan una actividad física suave después de cada comida “porque es cuando el azúcar sube más”.
  • Lactancia: las recomendaciones nutricionales son similares a las de la gestación con especial incidencia en el consumo de las tres raciones de lácteos (que refuercen la producción de leche materna), además de beber agua y mantener el aporte protéico.

Dime cuánto pesas y te diré como será tu hijo

El doctor José López insiste en la necesidad de que la madre llegue al embarazo con un peso óptimo y se alimente adecuadamente “porque  si se alimenta mucho y si se alimenta poco, todo contribuye a alterar el crecimiento del niño”.

Tanto si el niño nace bajo de peso como con peso excesivo tiene posibilidades de desarrollar un síndrome metabólico (obesidad, hipertensión, riesgo cardiovascular…)

Muchos niños macrosómicos (aquellos que nacen con más de 4 kilos) son hijos de mamás diabéticas y con problemas de obesidad. “La importancia que la mujer llegue al embarazo con peso óptimo, que se alimente bien y ganancia ponderal para prevenir la salud metabólica de su descendencia”, apunta el doctor.

Y en el caso de las mujeres diabéticas es una obligación, no solo una recomendación.

¿Y después del parto, qué ocurre con la diabetes gestacional?

En una diabetes gestacional hay que revisar a la madre a los dos meses del parto para ver cómo ha quedado su metabolismo. En esa prueba ya un 10% de las mujeres pueden presentar algún grado que se puede controlar con dieta. Conviene valorar anualmente el metabolismo de estas mujeres ya que tienen un riesgo de ser diabéticas.

Al cabo de 10 ó 15 años de la diabetes gestacional, más de un 40% pueden desarrollar una prediabetes o diabetes fuera del embarazo y, normalmente, tienen asociados otros marcadores del síndrome metabólico (obesidad, hipertensión, mayor riesgo cardiovascular…) Y esto hay que intentar prevenirlo siguiendo unas recomendaciones de alimentación saludable y perder kilos en caso de sobrepeso y obesidad.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies