Inicio / Actualidad / Comité de Bioética: La gestación subrogada abre la puerta a comercializar la maternidad

Comité de Bioética: La gestación subrogada abre la puerta a comercializar la maternidad

La gestación subrogada abre la puerta a la comercialización de la maternidad y a cosificar a un ser humano, considera el presidente del Comité de Bioética de España, Federico de Montalvo, quien denuncia que las condiciones de los contratos de maternidad por sustitución “resultan repugnantes”.

Comité de Bioética: La gestación subrogada abre la puerta a comercializar la maternidad
EFE/Zayra Mo

El Comité de Bioética de España -órgano independiente y de carácter consultivo sobre materias relacionadas con las implicaciones éticas y sociales de la Biomedicina y Ciencias de la Salud- determinó en un informe que el deseo de tener un hijo no puede realizarse a costa de los derechos de otras personas y que cualquier contrato de gestación subrogada, ya sea denominado altruista o lucrativo, entraña una explotación de la mujer y un daño a los intereses del menor.

Por ello, su propuesta pasa por declarar la nulidad de los contratos que se firmen en el extranjero y sancionar a las agencias intermediarias, prohibir la práctica en el ámbito internacional y proteger a los menores fruto de estos procesos.

En una entrevista con Efe, el responsable del Comité de Bioética analiza todos los vértices y ofrece soluciones a esta práctica compleja.

¿Cómo es posible que existan agencias que permiten a los españoles recurrir a la gestación subrogada en el extranjero?

La gestación subrogada no está prohibida en España, ése es el gran problema. Está declarada la nulidad del contrato, no está prohibida la actividad, y ahí está lo paradójico, lo contradictorio, que va a ser nulo.

El problema que tenemos con la gestación subrogada es que hay un tercero en discordia. Estamos hablando de padres que vienen con un niño. ¿Castigamos a los padres? Sí, pero castigando a los padres castigamos al niño.

Si lo regulamos a nivel nacional o incluso lo prohibimos, ¿qué conseguimos? Las parejas se van a seguir yendo y van a volver con un niño. Son dilemas transfronterizos. Las medidas en el ámbito nacional no son suficientes, la gente va fuera.

En la donación de órganos hemos conseguido mucho: internacionalmente sólo hay un país, Irán, que tiene regulado y aceptado el tráfico de órganos, el resto del mundo se ha puesto de acuerdo en que la donación sea altruista.

¿Es factible un acuerdo así para la gestación subrogada?

Hay que buscar puntos de encuentro en la protección del menor. ¿Qué problema tiene proteger al menor? Que acabamos abriendo una puerta a la gestación subrogada, pero para mí el menor está por encima de todo. Se va a intentar en Unesco, 36 expertos de 36 países vamos a intentar una opinión para promover mundialmente que la sociedad piense que lo que está haciendo no es lo más correcto.

El deseo de tener un hijo es algo plausible, pero el deseo a toda costa tampoco es éticamente correcto y el deseo debe valorarse no sólo con el fin, sino con el medio y aquí el medio para mí es muy discutible.

¿Hay alguna manera de regular la maternidad subrogada sin ir contra la dignidad de la gestante?

En el informe del Comité de Bioética dijimos dos cosas. Primero, que la idea de regularlo altruistamente no era la solución. Realmente detrás de la compensación ya hay un pago. Pensar que para una mujer de un país remoto que casi no conoce España su pasión, su afición o su inquietud es permitir a unos españoles tener un hijo me suena a una historia compleja, me suena raro, me suena extraño.

Yo creo que detrás de la compensación se esconde la remuneración, por tanto no creo en ese modelo.

Segundo, tampoco creo que al regularlo en España para evitar que las parejas vayan a Ucrania, y en cierto modo se aprovechen de determinadas circunstancias de la mujer allí, vayan a dejar de irse.

En Reino Unido, una vez regulada con un modelo algo restrictivo, siguen yéndose porque poner distancia con la madre o con la persona que ha tenido a ese niño en su seno, aunque no la llamemos madre, puede ser también una estrategia para evitar problemas.

Hay un negocio detrás y te dicen que verdaderamente ha sido voluntario, altruista, y que tienen relación con esa madre. Pero igual que en la prostitución, ¿porque haya tres o cuatro casos hay que regularlo? ¿regulo esto porque el 98 % está explotado y el 2 % no?

comité de bioética
Detalle de la infografía de la Agencia EFE “La gestación o maternidad subrogada”

Las agencias que operan desde España explican de forma explícita el precio que hay que pagar para obtener a un niño por gestación subrogada

El filósofo Michael Sandel plantea que hay áreas de la vida en las que si el dinero entra diluye los debates morales, que hay espacios de la vida en los que el dinero no pinta nada, y si pinta lo acaba deteriorando todo.

En la adopción no hay dinero, es una mujer que decide donar, ceder a su hijo, no hay un previo acuerdo. Pero aquí hay un previo acuerdo, un contrato.

Cuando se lee alguno de esos contratos, resultan sorprendentes y repugnantes, no gusta, no huele bien. En esos contratos se plantea lo que la mujer puede hacer: si puede fumar, si puede beber, si puede viajar. Si hay una malformación, ¿quién decide sobre el aborto? Si hay un parto gemelar y uno de los niños nace con deficiencia y otro no, que ha ocurrido, resulta que el producto es defectuoso.

Eso da cuenta de que el dinero ha llegado a un sitio que está deteriorando la humanidad.

La gestación está acabando con uno de los grandes éxitos de la humanidad que son las adopciones, uno de los elementos de unión de países en desarrollo y países desarrollados. Cuando una pareja pensaba tener un hijo se planteaba darle la oportunidad a un niño de un país en desarrollo.

Ahora esa pareja puede no planteárselo y en España el descenso del la adopción internacional es del 85 %. Hay muchos motivos pero uno de ellos puede ser la gran oferta y abaratamiento de servicios de la gestación subrogada.

¿Deberían prohibirse las agencias que permiten la gestación subrogada?

Tengo claro que no hay que actuar contra el menor. A mí las empresas no me gustan.

En el informe planteábamos una solución de equilibrio entre prohibir la actividad, a las empresas, pero sin olvidar que el menor es lo más importante.

El derecho puede actuar con contundencia si cree que ha habido explotación de una persona, como en la donación de órganos. Pero si hay un vínculo genético con los padres, ¿lo vamos a privar de su padre? ¿qué hacemos: los separamos, los encarcelamos?

¿Si se prohibieran estas empresas, se reduciría el número de niños gestados por vientre de alquiler?

En principio, sí. Pero esas empresas se establecerían fuera de España. Si prohibimos las empresas lo dificultamos, pero las personas con más poder económico van a poder recurrir a empresas fuera. De ahí la necesidad de trabajar en un plano internacional no nacional.

¿Se lleva a cabo en la gestación subrogada un tráfico de personas?

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en el caso de un niño sin vínculo genético con los padres, planteó que el caso estaba muy próximo al tráfico de personas, en el fondo se acaba cosificando al niño.

Un niño como un objeto de deseo que adquiero: el fracaso del niño -por ejemplo, por una malformación- puede ser interpretado como un fracaso del producto.

Se abre una comercialización, una mercantilización de algo natural que es tener un hijo. ¿Por qué las ONG no están dispuestas en la gestación subrogada y sí ayudan en la adopción?. Una duda a la que se suma la de si estamos explotando o aprovechándonos de la vulnerabilidad de una mujer.

(2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…