Inicio / Sanidad / Cirugía sin sangre, una alternativa no solo para los testigos de Jehová

Cirugía sin sangre, una alternativa no solo para los testigos de Jehová

Normalmente asociamos la negativa a recibir una transfusión de sangre con los testigos de Jehová, aunque el desarrollo de técnicas de cirugía para reducir e incluso eliminar las transfusiones va más allá de una cuestión de creencias y es, de hecho, una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

Cirugía sin sangre, una alternativa no solo para los testigos de Jehová

El Hospital del Mar de Barcelona ha presentado un protocolo para garantizar trasplantes renales sin transfusión de sangre a testigos de Jehová, lo que supone el último avance en la dirección de limitar al máximo el uso de transfusiones.

El jefe de Servicio de Nefrología y director médico del Hospital del Mar, Julio Pascual, ha explicado que el procedimiento quirúrgico es el mismo, pero desde ahora siguen un protocolo antes, durante y después de la cirugía para minimizar el riesgo de sangrado.

“Con este protocolo, el hospital del Mar puede atender a todas aquellas personas de España que son Testigos de Jehová con una enfermedad renal crónica y con criterios adecuados para recibir un trasplante renal”, ha resaltado Pascual.

Las razones fundamentales de la proliferación de este tipo de técnicas son evitar riesgos clínicos, satisfacer la creciente demanda de este tipo de intervenciones (por razones religiosas, personales o inmunológicas) y ahorrar sangre.

Hospitales públicos y privados de toda España disponen ya de unidades de “medicina sin sangre” y el tipo de operaciones que pueden llevarse a cabo con esas técnicas es cada vez mayor.

En 2010, la OMS  apostó por estos métodos al constatar que las transfusiones de sangre alogénica (de otra persona) son un recurso limitado, caro y no exento de riesgos y efectos adversos, por lo que instó a las autoridades sanitarias de todos los países a adoptar de forma universal los programas de “Patient Blood Management” (PBM), gestión de la sangre del propio paciente.

Más recientemente, en junio de 2017, entre sus recomendaciones sobre la gestión de la sangre en los sistemas de salud, la OMS pidió un uso racional de la sangre y sus productos derivados para reducir las transfusiones innecesarias y minimizar los riesgos asociados a ellas, usando alternativas cuando sea posible, incluida la PBM.

Y es que el termino cirugía o medicina sin sangre no es del todo exacto, ya que se sigue utilizando sangre en todas las intervenciones, si bien se trata de la del propio paciente.

SANGRE
De izq. a der.: el Dr. Fernando Escolano, el Dr. Lluís Cecchini, la Dra. Marta Crespo y el Dr. Julio Pascual del Hospital del Mar.

Cómo es el proceso

Estas técnicas se desarrollan tanto en el preoperatorio, el postoperatorio como en la propia cirugía, y tienen tres líneas de actuación fundamentales: reducir al máximo las pérdidas, rentabilizar la sangre del paciente y usar fármacos que estimulen la producción endógena de sangre (hematopoyesis).

En la primera fase se trata de preparar al paciente para soportar en las mejores condiciones la pérdida de sangre durante la intervención quirúrgica y para ello se intenta elevar sus niveles de hemoglobina con hierro, ácido fólico o vitamina B12.

Durante la propia operación, se pueden usar instrumentos quirúrgicos hemostáticos, menos invasivos, que reducen las hemorragias y, además, se utilizan sistemas para la recogida de la sangre perdida que se vuelve a administrar al paciente.

Según Jesús Carazo, adjunto del Servicio de Anestesiología y Reanimación del Hospital del Mar, “teniendo en cuenta que no hay ninguna alternativa real a la transfusión sanguínea, se establece un diálogo con el paciente para consensuar las actuaciones, fundamentalmente farmacológicas, que dependen de la decisión personal del mismo paciente, como factores de la coagulación aislados, y que podrían aplicarse en caso de sangrado agudo”.

Así pues, en ese proceso se utilizan fármacos para reducir el sangrado y posteriormente, en la fase postoperatoria, otros para tratar la anemia y acelerar la recuperación sin necesidad de transfusión.

Algunos de estos métodos, como las autotransfusiones o el uso de eritropoyetina (EPO) para generar glóbulos rojos han tenido gran popularidad por su uso fraudulento por parte de algunos deportistas, sobre todo ciclistas, para mejorar su rendimiento.

Al finalizar la intervención quirúrgica, el paciente ingresa en la Unidad de Reanimación Postquirúrgica, donde es monitorizado y controlado estrictamente para detectar un posible sangrado, en 24-48 horas se traslada a la Unidad de Hospitalización de Nefrología, y solo cuando el paciente está recuperado con controles de hemoglobina estable y sin dolor, recibe el alta.

Aunque las unidades de cirugía sin sangre se desarrollaron sobre todo para atender las necesidades de los Testigos de Jehová, que cuentan incluso con sus propios hospitales, lo cierto es que el origen de estas técnicas es la alergia del cirujano ortopédico austriaco Adolf Lorenz al fenol, ampliamente utilizado como desinfectante en los quirófanos a principios del siglo XX.

SANGRE

Para poder seguir practicando la cirugía, Lorenz desarrolló una serie de técnicas quirúrgicas poco invasivas para reducir al máximo al sangrado; su trabajo inspiró a los Testigos de Jehová a defender alternativas a las transfusiones de sangre, que los practicantes de este culto rechazan de acuerdo con su interpretación de determinados pasajes de la Biblia.

(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies