Inicio / Enfermedades / La cirugía robótica da Vinci, un código preciso para extirpar el cáncer de próstata

La cirugía robótica da Vinci, un código preciso para extirpar el cáncer de próstata

Las estadísticas sitúan al cáncer de próstata como el más frecuente en hombres y el de mayores índices de mortalidad tras el de pulmón. De igual manera que se utilizan robots para la construcción de coches en serie, la llegada del robot da Vinci a España ha supuesto una gran revolución en cuanto a la extirpación de cánceres de próstata

Otras noticias

La cirugía robótica da Vinci, un código preciso para extirpar el cáncer de próstata
Imagen del Robot da Vinci. Imagen facilitada por Pfizer./EFE

Es imprescindible contar con un diagnóstico lo más rápido y preciso posible para la detección de aquellos cánceres que presenten grandes riesgos de desembocar en una metástasis.

En todas las enfermedades en general, y en todos los cánceres en particular, la detección precoz constituye uno de los pilares básicos para el salvamento de muchas vidas.

En el marco del Día Mundial del Cáncer de Próstata, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) estima que en 2015 esta enfermedad la padecerán 30.000 hombres en España, siendo los varones de más de 60 años los más vulnerables.

En una entrevista con EFEsalud, el urólogo del Hospital Universitario La Zarzuela (Madrid), Ignacio Moncada, explica que en lo relativo a esta enfermedad, la cirugía robótica da Vinci ha supuesto un gran avance.

Según el doctor, “conseguimos una visión tridimensional, más precisa, más perfecta y ampliada; con el robot da Vinci es como si tuviéramos la cabeza metida dentro del abdomen del paciente”.

También se puede realizar la intervención quirúrgica con laparoscopia pero la imagen “se ve en un monitor bidimensional”.

El sistema quirúrgico da Vinci está dotado de una consola de diseño ergonómico y un sistema de visualización de alto rendimiento en 3D, una camilla con cuatro brazos robóticos que reproducen exactamente y mejoran los movimientos de la mano del cirujano y se equipan con un instrumental miniaturizado extremadamente preciso.

El control de los brazos del robot lo realiza siempre el cirujano a través de una consola ubicada en el propio quirófano.

El jefe clínico del servicio de Urología del Hospital San Rafael, Eldiberto Fernández, es el director del “Primer Taller Práctico Tutelado en Cirugía Robótica” y reafirma que “las intervenciones con robots permiten practicar una cirugía mínimamente invasiva en pacientes que antes hubiesen necesitado ser operados mediante grandes incisiones en el abdomen, con secuelas y recuperaciones”.

Un estudio de la American Medical Systems muestra que un 18,2 por ciento de los hombres que se plantean la operación de próstata, temen sufrir secuelas tras la operación.

Entre algunas de las secuelas que enumera el doctor Moncada sobresalen la incontinencia o la impotencia sexual, que dan lugar “a efectos importantes sobre la calidad de vida de los hombres”.

La implantación en España

Según Ignacio Moncada la cirugía robótica llegó a España “con cuentagotas” hace aproximadamente siete años porque se trata de un sistema bastante caro iniciado en la medicina privada.

De hecho, el doctor resalta que Europa sólo cuenta con una cuarta parte de los robots que hay en Estados Unidos, es decir, “va un poco atrasada su implantación debido a las dificultades económicas”.

 

Ignacio Moncada: "Fantasía sexual para no caer en el aburrimiento"
El doctor Moncada en una entrevista con el director de EFEsalud hace dos años./EFE

En el caso concreto de España, esta cirugía está presente en muchos centros privados aunque en Madrid, en el País Vasco y en Cataluña ya se someten muchos pacientes a este tratamiento en determinados centros públicos. Moncada subraya que “ya contamos en el país con una treintena de robots”.

El especialista apunta que esta técnica tuvo su origen en los Estados Unidos en el contexto del desarrollo de sistemas para realizar cirugía a distancia. Según señala, “se trata de una oportunidad de futuro bastante real porque en barcos y viajes espaciales existía la necesidad de hacer cirugía”.

“Yo opero a cuatro metros del paciente y todo el sistema está conectado a través de unos cables por los que se van transmitiendo las órdenes que emite el cirujano; también se puede hacer incluso a 4.000 km si hay buena conexión”.

Este robot constituye “una plataforma multiespecialidad” porque también se emplea en la cirugía relativa a la vejiga, al riñón y en el tratamiento de temas relacionados con la ginecología como en el caso de las histerectomías (extracción del útero de la mujer).

Como dato curioso, el especialista cuenta que los otorrinolaringólogos utilizan también el robot para acabar con las apneas del sueño. Según detalla el urólogo, estos especialistas utilizan esta técnica para resecar parte de la base de la lengua que cae hacia atrás y así evitar los ronquidos.

La importancia de la detección precoz

Recordamos que la próstata es una glándula que se encuentra debajo de la vejiga de los hombres y produce el líquido para el semen. El doctor Moncada explica que los cánceres en esta zona “son muy comunes y agresivos por lo que necesitan una atención mayor de la que a menudo se les presta”.

Según datos de la Red Española de Registros de Cáncer, REDECAN, el cáncer de próstata es, desde hace unos años, el primero en número de diagnósticos, 32.641 en España en 2014, y la supervivencia relativa a 5 años supera el 84%, la más elevada entre los tumores más frecuentes.

Las mujeres dan la cara ante el cáncer de próstata
Imagen del Instituto Tecnológico PET de Madrid que investiga el cáncer de próstata./ EFE

Según establece este especialista, la aparición del cáncer de próstata suele asociarse casi siempre a componentes de tipo genético y hormonal.

El urólogo resalta que cuando el cáncer es muy pequeño no da síntomas, y por ello, insiste en la necesidad de pasar revisiones periódicas, especialmente a partir de los 50 años, con el objetivo de frenarlo antes de que aparezcan los síntomas habituales producidos por la obstrucción de la salida de la orina.

La detección del cáncer de próstata se realiza mediante un PSA un simple análisis de sangre que detecta los niveles de una sustancia que forman las células prostáticas (un valor alto es signo de alguna anomalía de la próstata, aunque no necesariamente de cáncer) y un tacto rectal.

Moncada explica que los métodos de detección han alcanzado también grandes avances:

  • Ahora han aparecido nuevos marcadores de cáncer de próstata como el test 4kscore (es un PSA muy refinado y sofisticado que sirve para identificar pacientes en riesgo).
  • También contamos con pruebas de imagen. Si tenemos sospechas, se realiza una resonancia magnética multiparamétrica que identificar aquellas zonas específicas de la próstata en las que habría que dirigir la biopsia. A través de un sistema informático se funde la imagen de la resonancia con la de la ecografía y de esta forma se consigue detectar donde hay que realizar la biopsia.

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies