Inicio / Sanidad / Cirugía que no deja cicatriz

Cirugía que no deja cicatriz

Médicos y tecnología se dan la mano para conseguir una cirugía que permita a los pacientes abandonar el hospital recuperados de su dolencia y sin rastro de la intervención sobre su cuerpo

Cirugía que no deja cicatriz
Intervención en un quirófano. EFE/ David Aguilar

El Hospital General de Valencia ha utilizado una nueva técnica de cirugía mínimamente invasiva de incisión flexible que reduce el tiempo de intervención, el riesgo de infección y no deja prácticamente cicatriz.

Esta técnica (FSIS, en sus siglas en inglés), que ha utilizado por primera vez el jefe de la Unidad Clínica de Cirugía Mínimamente Invasiva, José Noguera, ha servido para llevar a cabo una intervención de vesícula que se ha realizado con éxito, según un comunicado del centro hospitalario.

El doctor Noguera ha explicado que con esta cirugía:

  • Se tarda menos de una hora en realizar la intervención.
  • El paciente se recupera en unos diez minutos de la anestesia.
  • Se tiene un menor riesgo de infección.
  • La intervención se puede realizar sin ingreso hospitalario.
  • Se reduce un 50 % el daño en tejidos de la pared abdominal.
  • Se reduce la epidermis visible a nuestros ojos, ya que no queda cicatriz.

Una vesícula biliar como testigo

El equipo utilizado está valorado en más de 60.000 euros: una plataforma de endoscopia flexible de alta definición, endoscopios flexibles terapéuticos para cirugía transumbilical y un equipo instrumental de minilaparoscopia,  según han precisado desde el hospital.

Para realizar esta operación se ha contado con la colaboración de la industria tecnológica, con la que el doctor Noguera ha trabajado desde 2007 para curar distintas patologías.

En esta ocasión, Noguera ha utilizado un endoscopio de breve recorrido tubular para la extracción de una vesícula biliar, que no cumplía ya su función de facilitadora del proceso digestivo al llenarse con el tiempo de piedras vesiculares que causan dolor y grandes molestias.

Para la empresa que aporta esta tecnología, el coste de este equipo queda compensado con “la confirmación del éxito” del mismo, mientras que el hospital puede mejorar su técnica al contar con unos recursos de gran beneficio para el paciente, han explicado desde el Hospital General.

La Unidad de Cirugía Mínimamente Invasiva se ha creado recientemente para coordinar toda la cirugía de este tipo que se hace en el centro para la aplicación de técnicas quirúrgicas endoscopias avanzadas.

Unos médicos realizan una cirugía laparoscópica en un tubo de alimentación. EFE/ George Wendt

 

La Cirugía Mínimamente Invasiva (CIM) ha desarrollado en los últimos cinco años varias líneas de mejora, como son la cirugía a través de orificios naturales (vagina, recto o estómago) y la cirugía de única incisión o puerto único (con una incisión que queda escondida en el ombligo).

Estos desarrollos se basan en realizar los mismos procedimientos que con la laparoscopia convencional, pero con menor traumatismo para la pared abdominal del paciente.

(No Ratings Yet)
Cargando…