Inicio / Estética / Siéntete bella después del embarazo

Siéntete bella después del embarazo

Fueron nueve largos meses de espera y al fin, tienes esa pequeña recompensa en tus brazos que hace que todo haya valido la pena, incluso los estragos del embarazo en tu cuerpo: piel flácida, mamas que han perdido su consistencia, estrías…. La medicina estética ofrece soluciones para todo

Siéntete bella después del embarazo
Dar a luz no es impedimento para que luzcas fabulosa. La medicina estética tiene opciones para ti. EFE/ Gregorio del Rosario

Encontrar el balance entre disfrutar de la maternidad y sentirte atractiva puede estar en manos de la Medicina. Gracias a los avances en estética y dermatología, cada vez hay más opciones para que después de dar a luz, estés cómoda con tu figura.

Vamos por zonas. De acuerdo con los expertos, dos de los puntos más dañados durante la gestación son el abdomen y las mamas. Mientras que el primero se distiende tras el parto, generando flacidez, las segundas cambian su tamaño para darle la bienvenida al nuevo ser, quien necesita ser amamantado.

La dilatada “tripita”

Los músculos abdominales se distienden para que el bebé se acomode mientras crece. EFE/ Robin Utrecht

El área abdominal cambia, no sólo por el bebé que se está gestando, sino también por el aumento de peso que sufre la madre. Al respecto, el cirujano estético de la Clínica Quirón San José, Manuel Rodríguez Vegas, amplía:

“A nivel abdomen hay cambios muy drásticos. Hay una separación de los músculos rectos abdominales para que el bebé se acomode, lo que se asocia a una pérdida de tono muscular. La pared abdominal se expande generando estrías y exceso cutáneo”.

Todo esto genera que tras dar a luz,  la “tripita” se quede dilatada a pesar de que se baje de peso, no desaparece del todo. Pero dependerá en cada caso de la genética y de cuánto se cuide la mujer desde el primer día después del parto, detalla Julio Millán, cirujano plástico de la Clínica Ruber.

“El peso de una embarazada no debe exceder los nueve kilos en los nueve meses. Mujeres que han engordado más sufrirán, tanto en la piel, como a nivel muscular,  una elasticidad excesiva que va a pasar factura”.

¿Abdominoplastia o liposucción?

Aún con los cuidados previos, la física tiene sus reglas y ambos doctores coinciden en que casi siempre, queda algo de piel y músculo fuera de su lugar. Ahí es donde entra la cirugía estética.

Las dos alternativas más populares son la abdominoplastia y la liposucción. Cada una cumple una función diferente y la paciente debe saberlo desde el principio.

El cirujano de la Clínica Quirón apunta: “La liposucción no es un tratamiento para el sobrepeso, para eso hay ejercicio y dieta. Es un tratamiento quirúrgico para disminuir zonas específicas y eso se debe de informar desde el principio”.

Eso significa que antes de optar por esa opción, la interesada debe dedicar algún tiempo a recuperar su peso y más adelante, pensar en la cirugía. Además, según opina el doctor Millán de la Clínica Ruber, los resultados serán mejores si la figura es más esbelta.

La abdominoplastia consiste en reconstruir las paredes abdominales dañadas y quitar la piel ha quedado distendida, de esta forma, se vuelve a tener firmeza.

En este caso, los dos expertos difieren en cuanto al momento adecuado para realizar la intervención pues, mientras que el doctor Millán afirma que se puede hacer justo después del parto (solo si éste fue por cesárea), el doctor Rodríguez señala que esa puede ser una agresión muy fuerte para el cuerpo.

La explicación del doctor Millán es que “si a la paciente se le va a someter a una cesárea, le damos la opción. Ya que se ha hecho una incisión, podemos hacer una reconstrucción de la musculatura y si sobra piel, quitársela”.

Ante esto, el doctor Rodríguez apunta: “Yo pienso que no es el momento porque el parto es una situación de mucho estrés para la mujer. Añadirle una cirugía adicional con fines estéticos me parece que es un acto de cierto riesgo a una situación ya delicada”.

Antes de pensar en una cirugía, hay que estar seguras de que ya no se quieren tener más hijos. EFE/ Toni Garriga

Lactancia… ¿y mi escote?

De acuerdo con los expertos, la mama suele tener un aumento de hasta tres veces su talla original para poder amamantar al bebé. Al terminar este periodo, la glándula tiende a volver a su tamaño, aunque con consecuencias, como las que enumera el doctor Millán de la Clínica Ruber.

“En algunos casos se pierde consistencia, se produce flacidez y una apoptosis, que es una muerte celular que consigue que la mama se caiga”.

Para esto, existe una práctica muy común: la elevación mamaria, en la que se recupera la forma de la zona.

Eso sí, los médicos aconsejan que se realice hasta que la mujer decida no tener más hijos, pues de otra forma, los resultados no serían permanentes.

La piel, hidratarla es el secreto

La elasticidad de la piel tiene un límite y con el embarazo es probable que se llegue a él, causando estrías, es decir, el desgarre del tejido.

Estas molestas rayitas, las estrías, que aparecen en la zona abdominal, en las piernas y en las mamas son la pesadilla de la mujer pues una vez ahí, sólo se pueden disminuir, más nunca desaparecen por completo.

“Hay mujeres en las que son menos evidentes porque se camuflan, pero hay otras en las que se ven mucho”, asegura Marta Feito, dermatóloga en la Clínica Dermatológica Internacional.

Hidratar las mamas, el área abdominal y las piernas te puede salvar de las estrías. EFE/Alejandro Bolívar

El tratamiento consiste en la aplicación de sustancias que reestructuran las fibras del tejido disminuyendo la ruptura de la piel, sin embargo, el mejor combate está en la hidratación. Desde beber mucha agua durante todo el embarazo, hasta aplicar cremas humectantes en todo el cuerpo, por lo menos, una vez al día.

Otro problema que puede presentarse en la piel de la embarazada son las manchas hormonales, las cuales se tratan con cremas despigmentantes y peelings superficiales.

“Hay que indicarle a la mujer que la fotoprotección es indispensable para que funcione. Fundamental antes y después del embarazo”, subraya la doctora Feito.

Al final, los tres expertos concuerdan en que el secreto real está en la prevención y los cuidados previos sin embargo, la alternativa de una ayuda extra no suena nada mal.

(No Ratings Yet)
Cargando…