Inicio / Psicología y bienestar / Cerebro espiritual

Cerebro espiritual

Existen estructuras en el cerebro que cuando se estimulan son capaces de generar experiencias espirituales, místicas o de trascendencia. Según el neurocientífico Francisco J. Rubia el origen de la espiritualidad en el ser humano hay que buscarlo en los estadios alterados de consciencia que se producen durante el éxtasis o el trance

Otras noticias

Cerebro espiritual
EFE/David Fernández

Estos estados que llevan al éxtasis se pueden alcanzar de manera espontánea, utilizando ciertas técnicas o ingiriendo sustancias alucinógenas, y hay investigadores que han podido, con estimulación eléctrica del cerebro, provocar experiencias espirituales.

En entrevista con EFEsalud, el catedrático emérito de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y consejero científico de la Universidad Ludwig Maximillian de Múnich, Francisco J. Rubia, nos explica la claves de por qué el cerebro produce espiritualidad, así como otros trances relacionados con la muerte, los animales o el orgasmo.

Miembro de la Real Academia Nacional de Medicina, su especialidad es la fisiología del sistema nervioso, campo en el que ha trabajado durante más de cuarenta años y en el que tiene más de doscientas publicaciones y numerosos libros, el último: El Cerebro Espiritual (Fragmenta ).

Francisco J. Rubio

Ilusión cerebral

Sostiene este científico que la propia realidad es “una ilusión cerebral”. La realidad, dice, es una interacción de las capacidades o predisposición genética a una serie de estímulos externos, que llegan a la zona de los sentidos en el cerebro.

El cerebro cuenta con una especie de traductores de esos estímulos al único lenguaje que el cerebro entiende, los llamados potenciales eléctricos.

Los colores, sonidos, gustos.. no están en la naturaleza.. son atribuciones que el cerebro traduce. Por ejemplo, en el caso de la visión, en el mundo exterior hay determinadas ondas electromagnéticas que influyen en los receptores de la retina, en sus fotorreceptores.

Estos últimos traducen lo recibido en energía eléctrica, en potenciales eléctricos … por lo tanto los sentidos son ciegos, sordos…, porque es el cerebro quien los convierte.

“Sin cerebro la persona no es nada”, sentencia Rubia, y ya lo decía Descartes, que las cualidades secundarias “no están en los objetos sino en el cerebro: creamos los colores al ver, los olores al oler….El hombre modifica lo que percibe”.

El cerebro espiritual

También las experiencias místicas se producen en el cerebro, concretamente en el lóbulo temporal, donde hay unas estructuras como el hipocampo o la amígdala. Cuando se estimulan eléctricamente se dan todas estas experiencias.

Pero hay otros caminos para estimular esta zona del cerebro, que pueden conducir al trance: consumo de alucinógenos o mediante la práctica continuada de la meditación o por el aislamiento sensorial, o mediante la danza o el sufrimiento.

Ya San Antonio El Egipciaco hace muchos siglos se iba al desierto y allí tenía sus visiones. Algunas personas las han tenido de manera espontánea.. por un choque emocional. “Las experiencias ascéticas son solo cerebrales, sin cerebro no hay nada”.

También hay un tipo de epilepsia que se localiza en la región citada del lóbulo temporal que produce éxtasis.

La muerte

Efe/Javier Lizón

Además hay otras experiencias, como las cercanas a la muerte, que tienen características comunes con las experiencias místicas.

La luz blanca intensa, que dicen muchas personas que han visto cuando estaban a punto de morirse, es es muy común a las experiencias místicas y también a la ingesta de LSD.

Todos, reitera el neurocientífico, son fenómenos producidos por una estimulación de una parte del cerebro emocional y luego también esta la visión de verse desde arriba, que siempre se ha entendido como una experiencia en la que el alma se sale del cuerpo.

Esto último hoy también se pude hacer experimentalmente mediante la estimulación de una parte de la corteza cerebral.

Para Rubia, cuando no hay una explicación natural se recurre a seres espirituales o a entidades metafísicas, como el alma, “pero todo está en el cerebro”.

¿Animales místicos?

También afirma Rubia que el cerebro emocional de los animales es muy parecido al nuestro, hay otros detalles que apuntan en la misma dirección.

Los chimpancés celebran lo que se llama la danza de la lluvia ante cataratas y/o lluvias torerenciales. Llevan a cabo una especie de rituales que recuerdan mucho a los rituales religiosos y lo mismo se puede decir en el ritual del fuego que también lo hacen.

Teniendo un cerebro emocional muy parecido al nuestro y con este comportamiento se puede pensar que los monos “también pueden tener experiencias místicas”.

Orgasmo y éxtasis

EFE ***SÓLO USO EDITORIAL***

Efectivamente hay un éxtasis ligado al orgasmo.Ha habido casos, y ello es porque las estructuras relacionadas con la sexualidad están muy cerca de las estructuras relacionadas con la mística, y tanto el hipocampo como la amígdala tienen unas relaciones muy estrechas con el hipotálamo y ahí, en el hipotálamo, están las estructuras cuya excitación producen también experiencias sexuales.

Esa relación estrecha, afirma, se puede ver en el lenguaje de los místicos, que es muy erótico, en San Juan de la Cruz o en la propia Santa Teresa de Jesús.

Cerebro y Genes Espirituales

Defiende Francisco J. Rubia que la religión no se concibe sin espiritualidad, pero puede haber espiritualidad sin religión. No se puede por ello negarle la espiritualidad a los ateos y/o agnósticos.

La música, la belleza y el arte producen experiencias espirituales sin duda alguna y en el libro el autor defiende que la espiritualidad es una facultad mental como cualquier otra como la inteligencia o la facilitada para la música y que hay personas mas espirituales que otras porque depende de los genes.

 

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies