Inicio / Coronavirus / Neurólogos prevén un empeoramiento de los casos de cefalea por la epidemia de COVID-19

Neurólogos prevén un empeoramiento de los casos de cefalea por la epidemia de COVID-19

Los neurólogos prevén que se produzca un empeoramiento de los casos de cefalea, dolor intenso de cabeza, y un aumento de las listas de espera derivada de la epidemia de COVID-19. Además, la cefalea es uno de los síntomas neurológicos más frecuentes de la infección por el nuevo coronavirus y, en ocasiones, puede ser la única forma de presentación

cefalea COVID-19
EFE

Esta es una de las conclusiones del estudio “Impacto de la pandemia COVID-19 en la atención al paciente con cefalea en España”  realizado por el Grupo de Estudio de Cefaleas (GECSEN) de la Sociedad Española de Neurología (SEN) para conocer el impacto de la pandemia COVID-19 en las Unidades de Cefaleas en España y evaluar cómo imaginan el futuro de estas estructuras los neurólogos responsables.

El método consistió en una encuesta online distribuida entre 65 facultativos de las citadas unidades en todas las comunidades autónomas, realizada durante la sexta semana del estado de alarma, y cuya tasa de respuesta fue del 74%.

El estudio señala que España ha sido uno de los países más afectados por la pandemia de coronavirus y eso provocó que la mayoría de los recursos sanitarios se destinaran a la atención de la COVID-19 mermando la atención de otras patologías, cancelando parte de la actividad asistencial y evitando el desplazamiento de los pacientes a los centros médicos para evitar contagios.

Por tanto, como consecuencia de la pandemia, la actividad asistencial e investigadora en cefalea, el motivo de consulta más frecuente en las consultas de neurología en España, se ha reducido de manera notable y “pone de manifiesto la necesidad de un incremento de la oferta de telemedicina en nuestros centros en un futuro cercano”, apunta el estudio.

Los resultados del informe sobre cefalea y COVID-19

Según los resultados de este informe:

  •  El 95,8% de los encuestados describió limitaciones en la actividad presencial: un 60,4% mantuvo la consulta presencial preferente y el 45,8% los procedimientos urgentes.
  • En el 91,7% de los centros la actividad presencial cancelada se sustituyó por consulta telefónica.
  • El 95,8% de los encuestados afirmó que empleará material de protección personal en el futuro.
  • El 86% pretende incorporar en mayor medida la telemedicina.
  • La mayoría prevé un incremento en las listas de espera (93,8% en primeras visitas, 89,6% en revisiones y 89,4% en procedimientos) y una peor situación clínica de los pacientes.
  • Pero solo un 15% cree que su estructura asistencial se verá debilitada.

Con relación a la suspensión de las consultas presenciales, se consideró como principal motivo el confinamiento de los pacientes en un 77,1% de los casos. En el 37,5% se redistribuyó el personal sanitario en otras áreas de Neurología y en un 47,9% en equipos de atención COVID.

El contagio de algún facultativo adscrito a la consulta de cefaleas en un 27,1% de los casos, o su aislamiento para reducir la propagación del virus en un 29,2%, limitaron la provisión de asistencia sanitaria.

Las consecuencias en los tratamientos

En el 33,3% de las unidades se iniciaron durante la pandemia nuevos tratamientos con anticuerpos monoclonales (AMC) contra la migraña, en los que la educación sobre la utilización del fármaco se realizó de forma presencial en el 68,7% y en el resto de forma telemática.

En aquellos centros en los que estos tratamientos se habían iniciado previamente, solo en un 6,3% el paciente se desplazó al hospital para la visita de seguimiento, realizándose el resto de consultas de revisión de forma telefónica.

En el 47,9% de los centros los pacientes acudieron al hospital a recoger el fármaco y solo en 13 unidades se estableció algún sistema de envío a domicilio.

La actividad investigadora se redujo o suprimió en la mayoría de las unidades, de forma que en el 97,9% se anularon las visitas de inclusión en ensayos clínicos y solo un 20,8% mantuvo visitas de seguimiento, de las que el 60% tuvo lugar de forma telemática.

Al preguntar a los neurólogos encuestados sobre cómo percibían que los pacientes habían reaccionado a la nueva situación, el 64% consideró que la respuesta había sido favorable. Un 45,8% apreció un empeoramiento de la situación clínica de los pacientes evaluados durante la pandemia y el 41,7% estabilidad en su situación clínica.

cefalea COVID-19
Telemedicina. Foto cedida

¿Cómo ven los neurólogos el futuro?

En el corto y medio plazo, la mayoría de los encuestados prevén un aumento significativo en las listas de espera de primeras visitas, revisiones y procedimientos.

Dada la prevalencia de la cefalea y el posible empeoramiento clínico de los pacientes, será fundamental garantizar la asistencia de aquellos con peor situación clínica o con cefalea de nueva aparición con datos de alarma ya que la cefalea es uno de los síntomas neurológicos más frecuentes de la infección por SARS-CoV-2, y que, en ocasiones, puede ser la única forma de presentación.

Consideran que la telemedicina se ha convertido en una herramienta fundamental para la atención neurológica. Sin embargo, su viabilidad en patologías como la cefalea ha sido escasamente evaluada.

La necesidad de un soporte tecnológico adecuado, las restricciones para garantizar la privacidad del paciente y el incremento de las técnicas intervencionistas, pueden limitar el uso generalizado de la telemedicina en el ámbito de la cefalea.

Así fue el uso de la telemedicina durante la pandemia

  • El 89,6% de los encuestados reconoció que previamente a esta crisis utilizaba distintos sistemas de telemedicina, principalmente teléfono (64,6%) o correo electrónico (54,2%). Otras formas de comunicación digital como las plataformas hospitalarias (16,7%) o las páginas web (8,3%) se emplearon con menor frecuencia.
  • Durante la pandemia, el 91,7% de las unidades realizó su actividad asistencial mediante consulta telefónica.
  • El 35,4% mantuvo las modalidades de telemedicina existentes con anterioridad, y un 52,1% aumentó las disponibles.
  • Un 41,7% de los centros preservó las consultas telemáticas con Atención Primaria y servicios de Urgencias y en un 14,6% se incrementaron.
  • Sin embargo, en el 39,6% no se habilitaron sistemas de comunicación con otros servicios durante la pandemia.
  • Respecto a otras formas de comunicación, un 31,3% de los responsables de las unidades de cefaleas difundió en redes sociales las recomendaciones para pacientes con cefaleas del GECSEN y un 10,4% informó sobre los cambios asistenciales en su unidad a través de estos medios.
(No Ratings Yet)
Cargando…