Inicio / Nutrición / Carnes exóticas, una alternativa saludable

Carnes exóticas, una alternativa saludable

El consumo de carnes exóticas como las de canguro, avestruz, cocodrilo, potro, jabalí o ciervo son una alternativa saludable a la ingesta de ternera, cordero, cerdo o pollo, pero los expertos consultados por EFEsalud aconsejan que, al igual que estas carnes más convencionales, no se abuse de ellas

Carnes exóticas, una alternativa saludable
Avestruz en mole Teloloapense. EFE/Jorge

El 20% de las carnes independientemente de la variante, están compuestas por proteínas, la diferencia principal, entre los diferentes tipos, va a depender en la mayoría de los casos de lo magra o no que sea (nivel de grasa) existiendo carnes exóticas que no son muy consumidas, apunta el  doctor José Ignacio Botella, médico especialista en endocrinología y nutrición del Hospital Universitario Ramón y Cajal.

Las carnes “forman parte del grupo de los alimentos proteicos” señala Vanessa León, especialista en nutrición humana y dietética y miembro de Adinma.  Aunque las proteínas deben de consumirse todos los días, “lo ideal es ir variando entre carnes, pescados, huevos y legumbres”, recomienda la experta.

Canguro

Su consumo está muy extendido en Australia y en nuestro país el consumo de esta carne es bastante restrictiva.

Hamburguesas de canguro, cocodrilo y avestruz EFE/MIKE NELSON
  • Su contenido en grasa “se asemeja al de la carne de pavo (en torno a un 1%) por lo que podemos incluirla en las dietas de aquellas personas que necesiten controlar sus grasas en sangre, hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia”, explica la experta.
  • Aporta “mayor contenido en hierro (3,84 mg/ 100 gramos) que las carnes convencionales de pollo o ternera, de ahí su color más intenso”. Por eso, “se podría recomendar incluirla en dietas de anemia ferropénica (personas con déficit de hierro)”. Entre sus funciones “destaca la formación de hemoglobina, una proteína de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno hacia los distintos órganos del cuerpo”.
  • Además de su bajo contenido en colesterol destaca por su “gran calidad nutricional ya que es fuente de ácidos grasos poliinsaturados”, afirma la doctora León. Según un estudio realizado con aborígenes se ha demostrado que los que consumen mayor cantidad de carne de canguro presentan menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares así como niveles más bajos de colesterol en sangre.
  • Por su parte, según el doctor Botella la carne de canguro contiene “ácido linoleico, omega3 que se caracteriza por sus propiedades antidiabéticas, anticancerígenas” aunque según el experto por ejemplo, la carne de pescado “tiene mucho más contenido en omega3 que la de canguro”.

Caimán

La carne de Yacaré (variante del caimán) se caracterizan por su bajo contenido en grasas y alto aporte de minerales y vitaminas, explica el doctor Botella.

  • Como el pollo, “su aporte en proteínas es elevado y su aporte en grasas es bajo por lo que puede estar incluida en una dieta de control de peso”, precisa la doctora León.
    EFE/Bolivian Leathers & Food
    Preparación carne de Yacaré. EFE/Bolivian Leathers & Food
  • Al igual que el pescado, “destaca por su aporte de ácidos grasos del tipo Omega 3”. Esta grasa cardiosaludable, “ayuda a mejorar la circulación de la sangre, disminuyendo la agregación plaquetaria, reduce el colesterol LDL (el “malo”) y los triglicéridos y mejora el estado de los vasos sanguíneos. Además ayuda a la salud cerebral y tiene propiedades antiinflamatorias” añade la experta.

Avestruz

  • Se considera una carne “muy beneficiosa y muy parecida a la de pavo” ya que su contenido en grasa es bastante bajo. “Si la carne de ternera magra tiene un 10% de grasa, la de avestruz tiene alrededor del 2%”, señala el doctor Botella.
  • Por su parte la doctora León añade que la carne de ave, como el avestruz, “contiene más cantidad de ácidos grasos polisaturados en comparación con el cerdo, el cordero o la ternera cuyo aporte de grasa es debido sobre todo a los ácidos grasos saturados, relacionados con las enfermedades cardiovasculares cuando se consumen en exceso”.
  • Además, “proporciona más cantidad de vitaminas del grupo B que la carne de ternera o pollo. Este grupo de vitaminas hidrosolubles son esenciales para el cerebro ya que facilitan la formación de neurotransmisores (los mensajeros del cerebro)”, añade la experta.

Potro

El consumo de este tipo de carne en nuestro país es mucho más habitual que las anteriores.

  • Carne de potro. EFE/Santi Otero

    En comparación con la carne de vacuno, “la de caballo, aporta menos calorías, sólo 93 Kcal/ 100 gramos frente a las 132 Kcal/100 gramos de media de la ternera, es una carne muy baja en grasa (menos del 2%) situándose incluso por debajo del aporte de carnes tan magras como el pollo”, señala la nutricionista.

  • También “es una excelente fuente de hierro (7 mg /100 gramos) por encima del pollo, la ternera, el cerdo o el cordero. De ahí que se pueda valorar su inclusión en dietas de anemia ferropénica,  con los mismos beneficios comentados en el apartado anterior” .
  • Contenido también destacable de zinc (6 mg/ 100 gramos) por encima del aporte de la ternera, el cerdo o el cordero. “Este mineral ayuda a reforzar el sistema inmunitario, activando los Linfocitos T, un tipo de glóbulos blancos que lucha contra las infecciones y a la cicatrización de heridas”, añade.

Caza: Jabalí y ciervo

Jabalí

Según el doctor Botella, se trata de carne con muy poca materia grasa, incluso menos que la de avestruz, aunque mantiene la misma cantidad de proteínas. Por lo general, las carnes de caza “son muy ricas en minerales, magnesio, zinc y fósforo”, comparándola con las carnes convencionales.

Ciervo

  • El valor calórico de este tipo de carne “es inferior (104 Kcal/ 100 gramos) al cordero, buey o cerdo pero similar al pollo o al pavo y su aporte de grasa parecido a este último (1,6%)”,  explica la doctora Vanessa León.
  • Esta variante “aporta minerales como hierro, zinc o magnesio, pero en cantidades similares a las de las carnes convencionales”. El magnesio es un mineral que, junto con el calcio y el fósforo, ayuda a mantener la resistencia de los huesos y a evitar la descalcificación.
  • También es necesario para el buen funcionamiento de las células, por lo que “reduce el cansancio y la fatiga, además de intervenir en la formación de material genético (ADN, ARN)”, concluye la especialista.

En definitiva, las carnes exóticas son saludables, pero no necesarias en nuestra dieta  ya que según el doctor José Ignacio Botella “las carnes convencionales tiene características muy similares”.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies