Inicio / Mujer e infancia / Cardiólogos, el comedor escolar a los planes educativos

Cardiólogos, el comedor escolar a los planes educativos

Los niños cada vez son más sedentarios y comen peor, y por ello los cardiólogos reivindican la inclusión del comedor escolar en los planes educativos. Los menús escolares tienen una escasa presencia de verduras y un exceso de alimentos del grupo de carnes y derivados, así como productos precocinados que requieren su preparación en fritura

Cardiólogos, el comedor escolar a los planes educativos
En los menús escolares hay una escasa presencia de verduras/EFE/Everett Kennedy Brown

El comedor escolar desempeña una función educativa de primer orden para que los niños adquieran hábitos de alimentación saludables y debería estar incorporado en los planes educativos de los centros escolares, según un informe de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Fundación Española del Corazón (FEC).

Es una de las propuestas del estudio sobre “Riesgo cardiovascular desde la infancia”, que también plantea incrementar en una hora diaria la actividad física en educación infantil y primaria.

Este documento de consenso recoge diferentes propuestas de actuación con el fin de evitar que, en un futuro, los más pequeños tengan un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

“El desafío es conseguir que en la infancia se adquieran unos hábitos cardiosaludables que se mantengan en la edad adulta”, y para ello los colegios, junto a las familias, juegan un papel esencial, ha explicado el presidente de la SEC, el doctor Manuel Anguita.

Los datos son muy preocupantes: el 23,8 % de los niños españoles tienen sobrepeso y el 10,3 % obesidad. Unas tasas que se explican por el consumo de alimentos procesados, con alto contenido en azúcar y grasas saturadas.

También el sedentarismo es responsable: menos de la mitad de los niños realiza la actividad física diaria recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS): al menos 60 minutos diarios.

cardiología comedor escolar
Es importante fomentar un recreo activo que promueva la actividad física entre los escolares/EFE/Julián Martín

Aunque la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición de 2011 establece, por primera vez, que los menús servidos en los comedores escolares deben ser revisados por las administraciones sanitarias y educativas y por profesionales en nutrición, e introduce recomendaciones en cuanto a la composición de los menús, en la práctica existe una gran diversidad en las diferentes comunidades.

Según el informe, éstas tienden a favorecer la subcontratación de empresas de catering frente a la gestión directa, guiadas por criterios de gestión económica.

Comedor escolar, modelo hostelero

“El comedor escolar en España está fuera del sistema educativo, es un modelo hostelero”, denuncia el doctor Javier Aranceta, presidente del comité científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

Según este experto, para las empresas de catering “lo importante es que los niños dejen lo menos posible en el plato y, para ello, la receta es: arroz a la cubana, hamburguesa y palmera de chocolate. Y no se dejan nada”.

El doctor Ignacio Ferreiras, coordinador del estudio, ha señalado que los menús escolares tienen una escasa presencia de verduras y un exceso de alimentos del grupo de carnes y derivados, así como productos precocinados que requieren su preparación en fritura.

Los expertos apuestan también por sensibilizar sobre los beneficios del “tentempié” tradicional de media mañana (bocadillo), “la botellita de agua en la mochila” para evitar que se consuman otras bebidas y no hacer uso de las máquinas dispensadoras.

El informe señala que los “profundos” cambios que ha vivido el sistema educativo español en un periodo corto han propiciado niveles de inactividad “bastante elevados”.

Con la Lomce, la educación física deja de ser parte del bloque de las asignaturas generales, por lo que cada comunidad autónoma e incluso cada institución establece su carga horaria, lo que da lugar a “grandes desigualdades” entre regiones.

Recreo activo

Para paliarlo, los cardiólogos proponen, además de implementar una hora más de actividad física diaria en la educación infantil y primaria, fomentar un “recreo activo” que promueva la actividad física de los escolares bajo la monitorización de los profesores.

Además, plantean ampliar la oferta de actividades físicas promoviendo el multideporte (un buen número de deportes variados), para que el niño que no destaque en uno de ellos, pueda hacerlo en otro.

Otra de las medidas pasa por la cesión de las instalaciones deportivas de los centros educativos durante los fines de semana y festivos para actividades deportivas de los alumnos.

Por último, desde la Fundación Española del Corazón, según ha explicado su presidente, el doctor Carlos Macaya, videobloguero en EFEsalud, se propone la creación de un sello de calidad que se conceda a los centros escolares que cumplan ciertos criterios relacionados con la promoción de la actividad física, la educación nutricional y la calidad de la alimentación que se sirve.

(No Ratings Yet)
Cargando…