Inicio / Cáncer 360 / Cáncer de próstata, cuando la edad es el mayor factor de riesgo

Cáncer de próstata, cuando la edad es el mayor factor de riesgo

Nuevo post de los expertos del blog “Salud y prevención”, quienes en esta ocasión ofrecen una amplia panorámica del cáncer más común en los hombres, el cáncer de próstata. La edad es un importante factor de riesgo

Cáncer de próstata, cuando la edad es el mayor factor de riesgo

El cáncer de próstata es la segunda displasia más frecuente en el mundo. Según datos del Observatorio del cáncer de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), en España se diagnosticaron 31.728 nuevos casos de cáncer y 6.061 personas fallecieron por esta causa en 2018.

En concreto, el cáncer de próstata es el tumor más frecuente en el hombre, por delante incluso del cáncer de pulmón y de colon y, aunque es de lento crecimiento en general, su prevención y detección en fases tempranas aumenta las perspectivas de curación.

El doctor Álvarez Kindelán, jefe del servicio de Urología del Hospital Quirónsalud Córdoba, subraya que se trata de una displasia “tan frecuente” y de lento crecimiento en muchas ocasiones, que puede haber ancianos que convivan con la enfermedad sin saberlo, y sin necesidad de actuar sobre ello.

Precisamente, está comprobado que cada año se diagnostican en España unos 19.500 casos de cáncer de próstata, la mayor parte en hombres que superan los 65 años de edad, y sólo el 1 % en menores de 50 años, “por lo que la edad es el factor de riesgo más importante en esta enfermedad”, destaca este especialista.

El cáncer tiene lugar cuando las células del cuerpo comienzan a crecer de forma descontrolada. Lamentablemente, las células de casi cualquier parte del cuerpo pueden convertirse en células cancerosas, y luego se pueden extender a otras áreas del cuerpo.

En el caso del cáncer de próstata, según explica la American Cancer Society (ACS), éste tiene lugar cuando las células de la próstata comienzan a crecer fuera de control.

Concretamente, la próstata es una glándula que sólo tienen los hombres que produce parte del líquido que conforma el semen. “Casi todos los cánceres de próstata son ‘adenocarcinomas’.

Estos cánceres se desarrollan a partir de las células glandulares (las células que producen el líquido prostático que se agrega al semen)”, aclara.

Antecedentes familiares, segundo factor de riesgo

El segundo factor de riesgo de padecer esta enfermedad, según el doctor del Hospital Quirónsalud Córdoba, sería el genético, la presencia de un familiar en primer grado con cáncer de próstata, siendo en estos casos mucho más prematura la edad de presentación.

“El riesgo de aparición en hombres menores de 50 años aumenta hasta 9 veces si existen al menos dos familiares de primer grado con esta enfermedad”, precisa el urólogo.

Por otro lado, otro factor de riesgo de cáncer de próstata sería la raza o grupo étnico, añade la American Cancer Society, ya que esta displasia es más habitual entre hombres de raza negra y hombres del Caribe con ascendencia africana, que en los hombres de otras razas.

Razones geográficas representan a su vez otro factor de riesgo, ya que el cáncer de próstata es más común en Norteamérica y en la región noroeste de Europa, Australia, y en las islas del Caribe.

En cambio, es menos frecuente en Asia, África, Centroamérica y Sudamérica. “Las razones de esto no están claras”, agrega la ACS.

Diagnóstico y tratamiento

La detección precoz es clave para un mejor pronóstico y curación de la enfermedad. Sobre el diagnóstico precoz de la misma, el doctor Álvarez Kindelán remarca que consiste en realizar las pruebas diagnósticas oportunas a las personas con factores de riesgo, como antecedentes familiares, o también quienes presenten síntomas miccionales que precisen estudio, o simplemente aquellas personas que quieran practicarse el estudio.

¿Cuándo realizarse las primeras pruebas? Los expertos recomiendan que la edad para realizarlas es de 45 años para las personas con antecedentes familiares o de raza afroamericana, y de 50 años para el resto de la población.

Álvarez Kindelán sostiene que las pruebas iniciales son sencillas y consisten en la determinación sanguínea del PSA (marcador tumoral del cáncer de próstata), a través de un análisis de sangre, así como de un tacto rectal, cuyos valores determinan la necesidad o no de realizar una biopsia.

“En caso de complejo diagnóstico, se recurre a la resonancia multiparamétrica, que nos ayuda a establecer la existencia o no de ciertas zonas en la próstata donde pudiera existir un cáncer de riesgo intermedio o alto”, completa el jefe del servicio de Urología del Hospital Quirónsalud Córdoba.

Pincha aquí para ver todos los post del blog “Salud y Prevención”

(No Ratings Yet)
Cargando…