Inicio / Enfermedades / El cáncer se convierte en causa de muerte más frecuente en personas con VIH

El cáncer se convierte en causa de muerte más frecuente en personas con VIH

Las personas con VIH envejecen antes que el resto de la población pero su esperanza de vida se va incrementando gracias al avance de los tratamientos y es el cáncer una de sus principales causas de mortalidad, tanto en hombres como en mujeres

El cáncer se convierte en causa de muerte más frecuente en personas con VIH
EFE/Javier Etxezarreta

Así lo ha puesto de manifiesto el profesor de la facultad de medicina de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos), el doctor Joel Palefsky, durante la presentación del Simposio SI 2018 que reunirá a más de 350 expertos nacionales e internacionales para debatir los últimos avances en el VIH.

Junto a Palefsky han presentado el simposio, que tendrá lugar este fin de semana en Madrid y está organizado por la farmacéutica Janssen, el director científico del grupo de sida y enfermedades infecciosas del Hospital La Paz de Madrid, José Ramón Arribas, y el consultor senior del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clinic de Barcelona, Josep Maria Gatell.

Palefsky ha recordado que la entrada en escena del tratamiento antirretroviral en 1996 supuso un antes y un después en el VIH ya que ha permitido que estos pacientes vivan más y con una buena calidad de vida, y que las causas de mortalidad cambien.

Ahora, las enfermedades asociadas y, el cáncer en particular, son las principales causas de mortalidad en hombres y mujeres y los tipos son también similares a los de la población en general, pero sobre todo aquellos que están asociados al tabaco, ya que suelen ser personas que fuman mucho.

Así, el cáncer de pulmón, de próstata o de laringe, son algunos de los más habituales entre los afectados por VIH, pero también el experto ha abundado en el cáncerde ano en el caso, sobre todo, de los hombres que tienen sexo con hombres, ya que casi el 100 % de ellos tiene el virus del papiloma humano (VPH).

Y es que, tal y como ha explicado Palefsky, “al menos el iniciador” del cáncer anal es el VPH, un virus de transmisión sexual “muy común”, que puede derivar en lesiones precancerosas y posteriormente, en cáncer.

En este sentido, el experto de la Universidad de California ha insistido que en estos casos se pueden prevenir “si se hacen las cosas bien”, y ha señalado que se debería actuar igual que en la prevención del cáncer de cérvix en las mujeres causado por el VPH: con revisiones periódicas y en el caso de que se detecte una lesión precancerosa, extirparla.

Ha recordado, asimismo, que para el VPH existe vacuna, que es muy eficaz sobre todo si se suministra en las edades previas a las relaciones sexuales -en España está incluida en el calendario vacunal para las niñas a los 12 años-.

En el caso de las personas con VIH que ya tienen VPH también podría ser eficaz si se pone a los 21 o 26 años, depende de los casos.

Por su parte, Arribas ha subrayado que los pacientes con VIH tienen más riesgo cardiovascular, de hecho, se estima que tienen el doble de probabilidades de padecer un infarto que aquellos que no son portadores del virus, y también sufren enfermedades renales, óseas y hepáticas.

Estos son algunos de los temas que tratarán los expertos en el simposio, así como los avances clínicos en esta materia, que se centran en reducir al máximo la toxicidad de los fármacos.

“Más que demostrar la eficacia, queremos ver combinaciones que no afecten al hueso o riñón, hay nuevas formulaciones en pastilla única que tienen su objetivo en que el paciente se puede tratar todos los días sin empeorar la toxicidad”, ha señalado Arribas.

Gatell ha insistido en que en el encuentro los asistentes podrán ponerse al día de los últimos avances sobre tratamientos y el control de las comorbilidades, así como generar y coordinar proyectos asistenciales y de investigación.

(No Ratings Yet)
Cargando…