Inicio / Cáncer 360 / El reto de la calidad en oncología: medir los resultados

El reto de la calidad en oncología: medir los resultados

Uno de los retos para avanzar en calidad en oncología es la medición de los resultados de los hospitales para así mejorar la atención al paciente, uno de los asuntos que la Fundación ECO y la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés) debate en el primer congreso sobre calidad en cáncer que se celebra en España y Europa.

El reto de la calidad en oncología: medir los resultados
Cartel del Congreso de la Fundación ECO y ASCO en Madrid.

Más de doscientos expertos de distintas nacionalidades se reúnen este viernes y sábado en Madrid para analizar la calidad en oncología desde el punto de vista asistencial, un simposio organizado por la Fundación Excelencia y Calidad en Oncología (ECO) en colaboración con ASCO que por primera vez realiza este tipo de reunión fuera de Estados Unidos.

La definición de la calidad asistencial, la innovación en oncología, la rapidez a la hora de acceder a los avances o el paciente como centro de la atención son los principales asuntos que abordarán los primeros espadas internacionales, entre ellos el que fuera presidente de ASCO en 2017-2018 Bruce Johnson.

En una entrevista con EFEsalud, el presidente de la Fundación ECO el doctor Vicente Guillem considera que España cuenta con un buen nivel de calidad en oncología aunque se está fallando en el método de evaluación. Aboga, además, porque esos resultados sean públicos para conocimiento de la población.

España es el segundo país tras Estados Unidos que más servicios de oncología tiene acreditados por su excelencia en la atención a los pacientes con cáncer, en concreto cinco hospitales (Hospital Universitario de Santiago, Hospital General de Valencia, Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Instituto Valenciano de Oncología  (IVO) y Hospital Central de Asturias) y tres se encuentran a la espera de esa certificación.

Además, casi otros 30 hospitales públicos y privados en España ya han pasado el proceso de autoevalución previo a someterse a una auditoría que certifique la excelencia en la calidad oncológica. Lo explica el doctor Vicente Guillem, también jefe del Servicio de Oncología del IVO.

¿Cómo definiría la calidad en oncología en España?

Desde la Fundación lo que queremos es, fundamentalmente, cambiar la cultura de la calidad en el cuidado de los pacientes con cáncer. Y sobre todo, tenemos que ir introduciendo dentro de nuestro ADN oncológico la medición de resultados. Ese es uno de los retos, tener indicadores de calidad para comparar en relación a la calidad de estructura, de proceso y de resultados.

En España tenemos muy buena calidad pero estamos fallando en el método de evaluación.

Los hospitales que de forma voluntaria hacen esa autoevaluación con una herramienta de ASCO que pueden utilizar gracias al convenio que la sociedad americana tiene con la Fundación ECO. Te dan una puntuación y además te dicen cuáles son tus áreas de mejora y tus fortalezas.

Esa autoevaluación ya la han pasado casi 30 hospitales, públicos y privados, y la media es un poco superior a la media de los hospitales americanos, 79 sobre 100, frente a 75 sobre 100 de los americanos.

¿Qué podemos aprender y qué podemos aportar a Estados Unidos?

En Estados Unidos nos adelantan en metodología y en el rigor en la recogida y evaluación de datos. También al paciente se le tiene muy en cuenta. Pero nosotros tenemos una sanidad pública universal y esto es lo que ellos nos envidian.

Los americanos tienen unos centros treméndamente punteros pero con un acceso limitado de los pacientes, mientras que en España cualquiera puede ser tratado como se trataría cualquier persona de altos ingresos en Estados Unidos.

calidad en oncología
True Beam STX powered by Novalis/ Foto cedida por el Instituto de Técnicas Avanzadas Contra el Cáncer

Pero en España falta cultura de autocrítica. Lo que ahora es voluntario ¿podría convertirse en obligatorio?

No creo que debiera ser obligatorio, pero sí creo que se deberían facilitar unos criterios de calidad que deberían ser exigibles a aquel que quiera y que fuera público, de tal forma que los pacientes después pudieran tener la libertad de elegir dónde quieren ir a tratarse.

En Estados Unidos hay un listado con orden de calidad de los mejores hospitales en las diferentes especialidades. Aquí no es posible porque no hay unos criterios de evaluación.

Un sistema de salud por cada una de las comunidades autónomas…¿repercute en la calidad?

Sin ninguna duda, los problemas de equidad son importantísimos en el tema de calidad. Que tengamos la sanidad transferida a las comunidades autónomas implica que, mientras en unas se permiten el acceso a la innovación con mucha rapidez, otras tardan hasta dos años.

Es totalmente injusto e inadecuado que un paciente se pueda tratar de forma distinta dependiendo de su código postal.

Los programas de calidad en Europa persiguen reducir costes

calidad en oncología
Imagen del doctor Vicente Guillem/Foto facilitada por la Fundación ECO

No se puede hablar de calidad sin contar con los pacientes y solo para disminuir costes. Pero no consideró el coste como un factor fundamental de calidad, sí un factor muy importante a tener en cuenta porque limita el acceso a la innovación farmacológica y tecnológica.

A veces es mucho más importante tener un buen estadiaje del paciente con resonancia de última generación o medicina nuclear adecuada que, a veces, un fármaco. Por tanto, el coste para mí no es importante, excepto que te limita un poco el acceso. Y yo creo que al paciente siempre hay que tenerlo en cuenta en programas de calidad.

La inestabilidad política ha frenado el Plan del Cáncer que Fundación ECO y otras sociedades médicas reclaman

Cuando ya teníamos prácticamente enfocado el plan cambió el Gobierno. Esto implica un retraso en todo el proceso. Pero vamos a seguir porque nos parece importante que se haga un plan nacional que implique, obligue y condicione a todas las comunidades autónomas por igual.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…