Inicio / Portada España / Blue Monday: ¿Existe un día más triste del año?

Blue Monday: ¿Existe un día más triste del año?

Aunque el Blue Monday no tiene base científica, ni tampoco fundamentos emocionales o mentales, ha sido capaz de abrirse un hueco en determinadas capas de la sociedad y las redes sociales. En EFEsalud recogemos dos informaciones que desmitifican el llamado lunes más triste del año

Blue Monday: ¿Existe un día más triste del año?
Imagen cedida por Acierto.com

Un informe del comparador de seguros de salud Acierto.com admite las raíces publicitarias del Blue Monday vinculadas a la búsqueda de viajes, pero le sirve de excusa para profundizar en la tristeza como un sentimiento que va más allá de este lunes, cualquier lunes, y que conviene tomar en serio.

Según un estudio realizado por esta entidad, hasta 300 millones de personas en el mundo sufren depresión. Con este dato, este comparador de seguros de salud se pregunta por la resistencia de numerosas personas para ir al psicólogo.

Incide en que los jóvenes acuden con mas facilidad, ya que no lo asocian con ningún tipo de locura, sino con el padecimiento de un trastorno que se puede tratar con la ayuda de un especialista; también remarca que las mujeres son más propensas a decir libremente que van a terapia.

Nueve consejos para combatir la tristeza, con o sin Blue Monday

    • Come bien y apuesta por el chocolate negro: algunos alimentos favorecen la secreción de serotonina y endorfinas, dos neurotransmisores importantísimos en el estado de ánimo. El chocolate, los arándanos, el salmón, así como las frutas y verduras en general son algunos de ellos.
    • Descansar adecuadamente te permitirá sentirte más tranquilo y relajado. Además, la falta de sueño provoca depresión y ansiedad. No solo es importante la cantidad, sino la calidad del mismo. El periodo perfecto para adultos oscila entre las siete y ocho horas como mínimo. Procura que las sábanas sean suaves, que la habitación esté oscura y correctamente ventilada, que no haya ruidos, ni haga demasiado calor.
    • Haz ejercicio: liberarás endorfinas y te permitirá mantenerte en forma. Esto influirá positivamente en la percepción de tu imagen corporal, más allá de los beneficios físicos en sí mismos.
    • Reflexiona: es la mejor manera de darse cuenta de los problemas y el primer paso par atajarlos. Dedícate un tiempo de soledad y disfruta de ella.
    • Sube la música: según una investigación de la Universidad de Manchester, subir el volumen de nuestro reproductor de música libera endorfinas, las mencionadas hormonas de la felicidad.
    • Explota tu creatividad: de hecho es una forma de expresión silenciosa. Puedes valerte del arte, de la música, de la escritura, etcétera.
    • Rodéate de gente alegre: sí, porque el buen humor y, hasta la sonrisa, se contagian.
    • Apuesta por una causa noble: ayudar a los demás de manera altruista te ayudará a sentirte útil y satisfecho contigo mismo. Aprovecha el Blue Monday para apuntarte a alguna organización benéfica.
    • Cambia de escenario: viaja, haz una escapada. Cambiar de rutinas momentáneamente nos hace más felices. Y hasta reduce las posibilidades de sufrir un ataque al corazón.

Cuidado con las profecías autocumplidas

La segunda información sobre el Blue Monday llega desde las Clínicas de psicología y psiquiatría Origen.

En primer lugar, alude a la fórmula en la que se basa este día, creada por el investigador de la Universidad de Cardiff, Cliff Arnal, bajo el patrocinio de una agencia de viajes. La fecha hallada tras manejar diversos parámetros económicos, cronológicos y climatológicos es el tercer lunes del mes de enero. El fundamento se basa en los días que separan de las fiestas navideñas, las deudas contraídas con los gastos extra de esas fiestas, el clima invernal, y los propósitos del nuevo año que ya hemos empezado a incumplir.

tristeza
EPA/Armin Weigel

Expertos de todos los ámbitos, sobre todo desde la psicología, coinciden en que esta fórmula carece de base científica, señala Origen. Su directora técnica, Pilar Conde, explica que los factores señalados pueden ser motivo de decaimiento por separado, pero no existe tratado psicológico alguno que los combine en relación a fechas malditas o a la realidad de la depresión.

Conde acentúa que el bienestar de cada individuo, como ser único, depende de su realidad personal y sus factores y circunstancias. “El único hecho que quizá pueda ser común -aclara- es el mal clima, puesto que en invierno, al tener menos horas de luz, incide en la liberación de ciertos neurotransmisores, así como es menor nuestra posibilidad de ocio, lo que favorece la inactividad y los estados depresivos”.

No obstante, la directora técnica de Origen señala que fenómenos virales como este, que han conseguido hacerse un hueco en nuestros calendarios, han de ser tenidos en cuenta si son capaces de modificar la conducta, y menciona el Síndrome de la Profecía Autocumplida: “No solo tiene que ver con nuestro poder de sugestión, sino con cómo ese poder de sugestión nos puede llevar a realizar acciones que finalmente cumplan un pronóstico negativo”.nieve

Comentar sobre el Blue Monday en redes sociales o en las noticias, prosigue Conde, también puede afectar a quienes se encuentran en mitad de un proceso depresivo, pues puede acrecentar la sensación de falta de control sobre sus emociones.

“Esta es una idea totalmente falsa; las personas tenemos responsabilidad sobre nuestros estados emocionales. Debemos trabajar en nuestro bienestar psicológico a través de nuestro estilo de vida: hacer deporte, alimentación saludable, ocio activo, autoestima y dedicar tiempo a actividades que nos gustan”, expone.

Pilar Conde concluye: “El bienestar emocional no depende de días concretos. No hace falta una fecha de carácter social para comenzar algo. Nunca es tarde para retomar los propósitos de año nuevo. Tampoco hace falta una fecha que suponga una amenaza global de tristeza y depresión. No, el Blue Monday, no existe”.

(2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…