Inicio / Blog / Vanguardia en dermatología, pacientes mucho más que satisfechos

Vanguardia en dermatología, pacientes mucho más que satisfechos

play Vanguardia en dermatología, pacientes mucho más que satisfechos

Un total de 35.615 consultas a pacientes en 2018, un 6,3% más que en 2107, y un número impresionante de 4.150 intervenciones quirúrgicas -4.120 ambulatorias-, un 4,9% superior al año anterior, avalan en 2019 a uno de los mejores equipos de profesionales sanitarios de España: el Servicio de Dermatología del Hospital Clínico Universitario San Carlos de Madrid.

Unidades de melanoma, pediátría, de enfermedades de transmisión sexual, de conectivopatías, ampollosas, de linfomas, Eczemas, de enfermería dermatológica, ensayos clínicos, cirugía dermatológica y micrográfica de Mohs, láser quirúrgico y vascular, dermatoscopia, ecografía cutánea, fototerapia, terapia fotodinámica o cualquier patología de la piel y el pelo son sus objetivos asistenciales.

Y bregan 14 dermatólogos y dermatólogas, con un 50% de su tiempo dedicado a su alma mustidisciplinar, 4 enfermeras, 2 auxiliares de enfermería y 2 investigadoras predoctorales; quienes han posibilitado, además, ser el primer servicio en implantar la gestión clínica y la coordinación asistencial entre los niveles de atención primaria y especializada utilizando la telemedicina.

Otro de sus éxitos radica en ser un centro de referencia en investigación clínica que ha dado lugar a la comercialización de grandes avances terapéuticos en dermatología; pero, sin duda, su mayor satisfacción es la calificación de “excelentes” que reciben de sus miles de pacientes, subraya el jefe del Servicio, el doctor Eduardo López Bran, también profesor de la Universidad Complutense.

“Estas personas que sufren algún grado de enfermedad dermatológica nos tienen en muy alta estima y consideración no solo porque solucionamos sus problemas con una efectividad casi absoluta -incluso los datos estadísticos sobre reclamaciones son despreciables-, sino porque reciben un trato asistencial basado, siempre, en la humanización”, destaca.

Eficacia en el Clínico, la casa de la Dermatología

Dr. Alberto Conde Taboada-efe
El Dr. Alberto Conde Taboada, responsable de la Unidad de Melanoma y especialista en otros cánceres de piel (basocelular, espinocelular), focaliza el trabajo hacia la prevención y el diagnóstico precoz de los tumores: “Para no sufrir un cáncer cutáneo lo mejor es evitar las quemaduras del sol y ser, todos y todas, muy cuidadosos, día a día y más en verano, con la aplicación de la protección solar”.

“La gran mayoría de los tumores de la piel, especialmente melanomas, podemos abordarlos en estadios iniciales y la cirugía será curativa casi siempre. En estadios muy avanzados, aunque sean pocos los casos, debemos recurrir a tratamientos adyuvantes multidisciplinares (coordinación terapéutica con médic@s oncólog@s, radioterapeutas, etc.); una técnica médica aplicable no solo a las neoplasias dermatológicas”, dice.

“Analizamos, buscamos y encontramos tratamientos individualizados -subraya-, y obtenemos resultados muy positivos para la gran mayoría de los pacientes. Además, disponemos de un arsenal terapéutico de última generación que nos permite curar a muchos pacientes de melanoma, más que hace cinco o seis años atrás”, destaca.

doctora Elena González Guerra-efe
La Dra. Elena González Guerra, responsable de la Unidad de Problemas Dermatológicos de Pacientes Trasplantados, sobre todo renales, ofrece un dato espectacular: “Nuestro servicio ha conseguido que no fallezcan l@s pacientes trasplantad@s de riñón a causa de un cáncer de piel, una de las complicaciones derivadas de la inmunosupresión necesaria del trasplante”, expone.

Desde el año 2012, la tasa de mortalidad ha descendido al 0% en este tipo de pacientes. Centramos nuestra labor asistencial en el carcinoma epidermoide -células escamosas-, cuya mortalidad era casi de un 3% en los pacientes trasplantados de riñón antes de ese año. Y de ahí no subimos ni subiremos”, recalca.

Dra. Lucía Campos Muñoz-efe
La Dra. Lucía Campos Muñoz, responsable de la Unidad de Dermatología Pediátrica, ayuda a las niñas y niños, adolescentes, a sus padres y familiares, a prevenir y curar un buen número de patologías cutáneas: “Las más importantes y predominantes serían la dermatitis atópica, los moluscos contagiosos -infección vírica que se transmite por contacto con objetos contaminados-, las verrugas víricas -infección por algún subtipo del virus del papiloma- y los nevus congénitos -lesiones formadas por acumulación de melanocitos o células encargadas de dar color y protección solar a nuestra piel-“, informa.

“En los casos de dermatitis atópica (DA), además de enseñarles a identificar los brotes de la enfermedad y el uso y aplicación de los diversos tratamientos, también realizamos una labor de educación sanitaria concienzuda con el fin de prevenir dichos brotes, que llegan a afectar gravemente la calidad de vida de los pacientes”, apunta.

“De esta forma, les adiestramos en el control correcto de la temperatura de la calefacción hogareña, demasiado elevada en sus viviendas; en el uso de emolientes diarios -calmantes-; en el empleo de hidratantes y jabones adecuados a su patología; o en la compra de la ropa de cama y vestido para sus hij@s, que deben ser preferiblemente tejidos elaborados a base de algodón”, detalla.

La alumna de Medicina guatemalteca, María José Polanco-efe
El Servicio de Dermatología del Clínico está vinculado a la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid desde hace siglos. Con seis profesores asignados en la actualidad, no solo se aborda la docencia de pregrado a sus alumn@s de quinto de Medicina o de diferentes universidades europeas o americanas, que vienen a enriquecer su formación a este hospital universitario, sino que también se culmina la formación de alumnos de posgrado o de médicos residentes de todo el mundo especializados en pediatría, medicina interna o de familia.

Un buen ejemplo es el de María José Polanco, alumna de quinto de Medicina de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala, una de las universidades más prestigiosas de Centroamérica.

“Durante mi estancia, compartiendo consultas, diagnósticos y tratamientos en las diferentes patologías dermatológicas, más aún en cáncer de piel, he completado mi formación universitaria con un valor añadido del que me siento especialmente orgullosa. Estas semanas me han servido para comprobar el primer nivel mundial del Hospital Clínico San Carlos y la punta de lanza de su labor investigadora”, resume.

La labor asistencial y docente no tendría sentido circular de la realidad sin el complemento ineludible de la investigación clínica y básica: dos claves que permiten incorporar los avances terapéuticos más innovadores a los pacientes

Dr. Alejandro Fueyo Casado-efe
La investigación se alimenta de trabajos como los ensayos clínicos del Dr. Alejando Fueyo Casado, enfocados a patologías como la dermatitis atópica, el lupus o el linfoma cutáneo, “enfermedades por la que nos se mostraba gran interés desde hace mucho tiempo -señala-, pero que su investigación, ahora, nos está permitiendo el desarrollo de fármacos innovadores o la posibilidad de introducir mejoras de otros que van apareciendo en el mercado”.
El doctor Eduardo López Bran entrevista a la bióloga Lidia Iglesias-efe
La bioquímica Lidia Iglesias Bayo, centrada en la psoriasis y la alopecia, dos enfermedades sobresalientes, lleva a cabo su parte en la investigación básica: “Estudiamos técnicas de biología molecular con el fin de conseguir tratamientos definitivos contra estas patologías de alto impacto psicológico y, por lo tanto, que reducen significativamente la calidad de vida quienes las sufren”.
(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…