Inicio / Blog / “Respira Vida” contra la tuberculosis

“Respira Vida” contra la tuberculosis

play “Respira Vida” contra la tuberculosis

El doctor Julio Ancochea Bermúdez, jefe del Servicio de Neumología del Hospital de La Princesa de Madrid, estrena con este videoblog una serie de entrevistas mensuales sobre enfermedades respiratorias y comienza por la tuberculosis, “una patología infecciosa, pero curable, que se convierte en una epidemia marcada por la injusticia social cuando se ceba entre los más pobres y marginados del mundo”.

El profesor Julio Ancochea, también director de la Cátedra de Medicina “Respira Vida” de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), patrocinada por la farmacéutica Glaxosmithkline (GSK), trae a su plató “biblioinformativo” al doctor Francisco Javier García Pérez, responsable de la consulta de Tuberculosis de su hospital, y al doctor Javier Palicio, presidente de FENAER (Federación Nacional de Asociaciones de Enfermos Respiratorios).

La tuberculosis, social e injusta

El foco de la tuberculosis, con más de 10 millones de casos en 2016, está puesto especialmente en 30 países; el 61% de Asia, como India, Pakistán o Indonesia, y el 26% de África, como Nigeria o Sudáfrica. Suman el 87% de las infecciones y la mayoría de las muertes.

En 2015 fallecieron 1,8 millones de personas, de los que un 0,4 estaban infectados también por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana, que debilita nuestro sistema inmune hasta 30 veces más que la tuberculosis. El 6% de los casos afectó a la población infantil. Un millón de niños y niñas estuvieron contagiados y la muerte se llevó a 210.000 de ellos (40.000 con VIH).

¿Y cuál es la situación epidemiológica de España?, “un país rico”, subraya el doctor Ancochea.

“Alrededor de 5.500 casos en 2015 (2.200 en mujeres y 3.300 en hombres). Aunque es un descenso significativo seguimos teniendo unas cifras de tuberculosis superiores a los países de nuestro entorno económico, geográfico, cultural y social”, destaca el doctor García Pérez.

La tasa ha pasado de 1,5 por cada 100.000 habitantes en el año 2.000 a un 0,5 en 2014, según los datos que facilita la OMS (en Venezuela un 2,3 y en Argentina un 1,6).

La tuberculosis está en el “top ten” de las enfermedades más devastadoras, y por eso el objetivo de la Organización Mundial de la Salud es poner fin a esta pandemia reduciendo su tasa de incidencia en un 90% y el número de muertes en un 95% antes del año 2035.

Y con motivo del Día Mundial de esta enfermedad, cada 24 de marzo, en homenaje al microbiólogo Robert Koch, descubridor del Mycobacterium Tuberculosis en 1882, la OMS expone su nuevo lema para este año: “Unidos para poner fin a la tuberculosis”.

La tuberculosis, que daña principalmente a los pulmones, se transmite de persona a persona a través de las gotículas que se expulsan al toser, al estornudar y cuando se excretan esputos, a veces sanguinolentos.

Los síntomas los describe el doctor García Pérez, también presidente del Área de Tuberculosis e Infección Respiratoria de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR): “Sospecharemos tuberculosis cuando el paciente, sin causa aparente, lleva tosiendo más de dos o tres semanas”.

“Si además se acompaña de fiebre, inapetencia, pérdida de peso u otra sintomatología orientativa -continúa- realizaremos una radiografía de tórax y detectaremos, si es el caso, la mycobacterium”.

¿Y cómo se trata esta enfermedad?, pregunta el neumoperiodista.

“Con paciencia, durante más de seis meses, y con una combinación de fármacos, antibióticos. El paciente desarrollará una vida normal en pocas semanas”, responde el experto en tuberculosis.

¿Entonces -cuestiona Ancochea- por qué es necesario un plan a nivel nacional contra la tuberculosis? ¿Por qué son necesarias entidades como http://www.redtbs.org, la Red contra la Tuberculosis y por la Solidaridad?

“El objetivo final es concienciar a la sociedad sobre la importancia de la tuberculosis. Tenemos unas tasas de la enfermedad apreciables y es hora de aunar todos los esfuerzos, encabezados por el Ministerio de Sanidad, para luchar contra esta lacra social”, dice el galeno García Pérez.

Desde FENAER, Javier Palicio señala que “la Administración debe poner más énfasis en el despistaje de la enfermedad y en los tratamientos curativos, ya que gran parte de los damnificados son personas en exclusión social (por ejemplo, inmigrantes sin papeles) que necesitan los fármacos de forma gratuita, tanto para recuperar su salud como para evitar el contagio de los demás”.

Los doctores Julio Ancochea, García Pérez (centro) y Palicio
Para el doctor Julio Ancochea la clave del éxito contra la tuberculosis está en “la unidad de todos; una propuesta mucho mejor que el individualismo del tú y del yo. Juntos podemos aliviar la pobreza, poner fin a la discriminación social y potenciar la investigación y la innovación”. EFE/Míchel

Como decía el médico canadiense Norman Bethune: “La tuberculosis causa más muertes por la falta de dinero que por la falta de resistencia a la enfermedad: el pobre muere porque no puede pagarse la vida“.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies