Inicio / Blog / ¿Qué pruebas pide tu matrona en el primer trimestre de embarazo?

¿Qué pruebas pide tu matrona en el primer trimestre de embarazo?

play ¿Qué pruebas pide tu matrona en el primer trimestre de embarazo?

La enfermera especialista en obstetricia y ginecología, Rosabel Molina Olías, matrona en el Hospital de El Escorial de Madrid, informa de que las mujeres embarazadas, que ya han pasado por su consulta, tendrán que someterse, entre otras pruebas, a un triple cribado –screening- para calcular el riesgo de cromosopatías en el feto, como la trisomía 21 -Síndrome de Down-, la 18 -Síndrome de Edwards- o la 13 -Síndrome de Patau-. 

El test consiste en un análisis combinado de una muestra de sangre de la madre, que se extrae hacia la novena semana de gestación, y una ecografía fetal, de rutina, que se efectúa hacia la doceava semana: con las células sanguíneas se estudian dos valores bioquímicos (HCG y PAPP-A); con la ecografía se valoran posibles cromosopatías con el estudio de la Translucencia Nucal (TN).

“Los especialistas miden la cantidad de líquido pseudolinfático que se acumula en la nuca, entre la piel y los tejidos blandos que recubren la columna vertebral (pliegue nucal). Su espesor no debe superar los tres milímetros. Si el acúmulo fisiológico es igual o superior, podría ser un indicador de alguna anomalía cromosómica o de algún defecto congénito en el corazón”, expone Rosabel.

Pruebas tranquilizadoras en el primer trimestre del embarazo

Tanto la matrona como la médica o el médico pueden indicar o prescribir una serie de pruebas a las mujeres embarazadas. Son procedimientos analíticos estandarizados que se llevan a cabo, habitualmente, entre la 9 y la 14 semana de gestación. La información que se obtiene velará, sin sobresaltos, por el buen desarrollo biológico del bebé:

  • Determinar el grupo sanguíneo materno (A, B, AB y O) y su Rh, positivo o negativo, para detectar la incompatibilidad Rh materno-fetal: madre Rh negativo y feto Rh positivo. Con el test de Coombs se comprueba la presencia de anticuerpos, que pueden complicar el embarazo. Las vacunas anti-Rh solucionarán el problema, en la gran mayoría de los casos, hacia la semana 28 de gestación y dentro de los tres primeros días después del parto.
  • Serología materna (estudio de los antígenos y anticuerpos presentes en su sangre) para descartar, sobre todo: el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH); el virus de la rubeola congénita (SRC); los virus de las hepatitis B y C, que se transmiten al bebé durante el parto; el protozoo parasitario de la toxoplasmosis; o la bacteria de la sífilis congénita, que se contagia al feto o al bebé recién nacido.
  • Analítica de orina para descartar posibles infecciones bacterianas y valorar los niveles de glucosa y proteínas.
  • También, con la ecografía: especificar el número de fetos; confirmar que la gestación es intrauterina; datar el tiempo real de gestación con cálculo métrico CLR (longitud desde la cabeza hasta el final de la columna vertebral); y valorar la anatomía fetal, incluso identificar malformaciones.
(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…