Inicio / Enfermedades / Los enfermos de cáncer reciben apoyo y motivación a través de una asociación

Los enfermos de cáncer reciben apoyo y motivación a través de una asociación

La Asociación Española para la Motivación del Enfermo de Cáncer (AESMEC) nace a raíz de un cáncer de mama que le diagnosticaron hace unos años a Beatriz Pedrero, presidenta de esta asociación que acaba de lanzar. Durante el transcurso de su enfermedad, hace varios años, se dio cuenta de la necesidad que había de reforzar la parte emotiva que hay alrededor de una persona a la que le han diagnosticado cáncer. En la primera conferencia de AESMEC, han participado diferentes expertos que han explicado desde qué es un cáncer de mama hasta cómo es una reconstrucción

Los enfermos de cáncer reciben apoyo y motivación a través de una asociación
La unidades de mama son unidades multidisciplinares constituídas por diferentes profesionales cuya disciplina aborda el tratamiento del cáncer de mama/Cedida por AESMEC

El diagnóstico de cáncer tiene un fuerte impacto emocional. Lo sabe Beatriz Pedrero, que ha superado un cáncer de mama. “Yo me sentí perdida en un mar lleno de dudas y miedos. Y cuál fue mi sorpresa al encontrarme con una serie de profesionales que me han curado en sus diferentes especialidades médicas y psicológicas, con una humanidad increíble y que saben que el hospital es como una segundo hogar”, dice.

Por eso nace AESMEC (Asociación Española para la Motivación del Enfermo de Cáncer). Entre sus fines se encuentra la difusión de información, diagnosis, apoyo psicológico e información general para pacientes afectados. En la primera conferencia de AESMEC, moderada por la periodista Mariola Agujetas, han participado oncólogos, una cirujana plástica, una psicóloga, una enfermera… toda una serie de profesionales que han prestado su voz para hablar sobre el cáncer de mama.

Una mujer, un cáncer diferente

El primer ponente fue José Ignacio Sánchez Méndez, jefe de la sección de la Unidad de Mama del Hospital Universitario La Paz, quien tituló su intervención “¿Qué es el cáncer de mama?”.

Expuso que hay muchos tipos de cánceres, pero no hay un tratamiento para todos. Casi cada persona tiene un tipo diferente de cáncer de mama aunque luego se traten por grupos.

¿Por qué se padece cáncer de mama?

El oncólogo señaló que lo típico es que el cáncer de mama salga en el tejido glandular, que es capaz de conducir leche durante la lactancia hacia el pezón.

El primer factor de riesgo es ser mujer. Cuanto  más años se tienen más riesgo hay de tener cáncer de mama. Un ambiente demasiado estrogénico, como haber tenido la regla muy pronto o la menopausia muy tarde, también es un factor de riesgo. 

¿Cómo se trata el cáncer?

En el cáncer de mama todas las líneas terapéuticas (quirúrgica, oncología médica, radioterapia…) buscaban el máximo tratamiento soportado. A día de hoy se busca el mínimo tratamiento eficaz.

Ahora hay unidades de mama que aglutinan a médicos de diversas especialidades que abordan este tipo de cáncer. Los médicos trabajan en coordinación y en equipo.

De izq. a dcha: Beatriz Pedrero, presidenta AESMEC, Argentina Sánchez, enfermera, Paula Blázquez, fisioterapeuta; Ana María Alarcón, psicóloga; y Mariola Agujetas, periodista.

El cáncer de mama cada vez pierde más batallas

Los tratamientos fue el tema en el que focalizó su intervención la doctora Pilar Zamora Auñón, oncóloga del Hospital Universitario La Paz, quien dijo que más de la mitad de cánceres que se dan en mujeres son cánceres de mama y la supervivencia en los últimos años ha mejorado mucho. 

Expuso que el 90% de las mujeres se van a curar. Va a depender mucho de cómo esté la enfermedad en el momento del diagnóstico. A las pacientes que se les diagnostica con una enfermedad localizada prácticamente se cura en el 98 %.

Cirugía, radical o conservadora

Hay dos tipos de cirugía: radical, cuando se quita la mama y suele ir acompañado de reconstrucción inmediata o a posteriori; y conservadora, cuando no se quita la mama sino la zona del tumor. La cirugía local acompañada de la axila es conservadora y consiste en extirpar el primer ganglio de la cadena axilar. 

La radioterapia -prosigue esta especialista- se puede hacer sobre la axila o sobre la mama. Siempre que haya un tratamiento conservador, es decir, que no se quite la mama, hay que hacer radioterapia. Hay también que tener en cuenta los tratamientos generales: la quimioterapia pretende evitar en el caso de que la enfermedad haya salido de la mama antes de que los médicos operen, se pueda eliminar mediante venenos celulares. Por eso la quimioterapia es mala, porque destruye células y no diferencia entre las malignas y normales. La quimioterapia allá donde pasa hace su efecto, de ahí su toxicidad.

También existen tratamientos dirigidos. Estos tienen menos toxicidad ya que van solo a las células malignas. Tienen alta eficacia y poca toxicidad. Por último está la inmunoterapia, que pretender utilizar los propios mecanismos inmunes del individuo para luchar frente a los temores. Identifica las células y lo que reconoce como malo, lo ataca. No obstante, aún no ha llegado al cáncer de mama, pero la doctora Pilar Zamora augura que llegará pronto. 

La reconstrucción de las mamas, clave para el bienestar

Marta García Redondo, cirujana plástica en el Hospital Universitario de la Paz, expuso que de 16.000 casos solo en 10.000 se hacen mastectomías y añadió que solo se reconstruyen en torno a un 25 %.

Muchas mujeres no lo hacen por falta de información. Hay que tener en cuenta que es una parte integral del tratamiento del cáncer de mama. Esta tiene una función en la mujer, un papel funcional pero también estético porque es parte de la silueta femenina.

Tipos de reconstrucción

La cirujana plástica apuntó en su ponencia, “Cuándo y cómo reconstruir la mama cuando se diagnostica un cáncer de mama”, que se puede hacer cirugía oncoplástica (reconstrucción de los defectos parciales de la mama) y luego está la mastectomía que es la reconstrucción de la mama que se extirpa por completo.

Cualquier paciente mastectomizada puede reconstruir sus mamas,  a no ser que haya contraindicaciones que pueden ser tales como:

  • Que la paciente no se quiera reconstruir
  • Que exista psicopatología grave o que tenga una distorisión de la imagen corporal
  • Que haya riesgo oncológico
  • Que tenga una enfermedad sistémica grave 

Cuándo se pueden reconstruir las mamas

Puede ser de manera inmediata o diferida. El tiempo recomendado en la reconstrucción diferida es de 9 meses o un año para que pasen los efectos de la radioterapia. En caso de quimioterapia se recomiendan 6 meses. 

Hay otro tipo que es la inmediata diferida: se hace en primer lugar una reconstrucción temporal que posteriormente se hará la definitiva.

Cómo se hace

Hay diversos tipos de paciente. Para obtener una reconstrucción mamaria armónica hay que saber cómo es la mama. También hay que tener en cuenta factores de la paciente y de manera fundamental, factores oncológicos: cómo es el tipo de tumor, qué cirugía oncológica se va a hacer, si va a tener o ha tenido quimioterapia ,si se va a dar radioterapia… todo eso va a ir condicionando las diferentes opciones.

Hay que informar a la paciente y hacer lo que una vez guiada elija.

Existen tres tipos de reconstrucción:

  • La aloplástica, reconstrucción con implantes
  • La reconstrucción autóloga, solamente con tejido propio de la paciente
  • La reconstrucción mixta que se hace con tejido propio e implantes

Enfermería, el aliento de una compañía en procesos difíciles

Argentina Sánchez, enfermera jefe del Hospital de Día Oncológico del Hospital Universitario de La Paz, dijo que hay que cambiar el “yo enfermo”  por el “yo con una enfermedad”.

En su intervención, “Cuidados en el paciente con cáncer”, dijo que en cada momento se actuará acorde a la situación en la que se encuentra la paciente; y estableció las fases en la relación con la paciente: acogida, ubicación, información, entrevista personal y cuidados específicos desde la sensibilidad y el cariño.  

La expresión de sentimientos es importante para poder superar la etapa. La imagen corporal va a estar más deteriorada.  Las enfermeras recomiendan que, antes de encontrar una almohada llena de pelo, la paciente se vaya cortando el pelo poco a poco para que el radical cambio de imagen impacte menos, señala Argentina Sánchez a modo de ejemplo. 

Psicología, una mirada positiva

Ana María Alarcón López, psicóloga clínica, enfocó su ponencia desde el control del estrés y el bienestar psicológico.

Apuntó que lo primero que hay que hacer tras un diagnóstico de cáncer de mama es aceptarse, con todas sus emociones, sin inhibirlas, porque se ha demostrado que la inhibición emocional incide negativamente en la salud.

En el año 2000 se creó la psicología positiva. Habla más de emociones positivas y de valores, que de enfermedad. Las más eficaces son:

  • Esperanza
  • Autoaceptación
  • Actividad y energía. Sacar fuerzas y hacer actividades que me vayan bien y gusten. Energía para emprender una lucha, para no caer en el tipo C de la sumisión
  • Creatividad, porque a lo mejor mi vida cambia a partir del cáncer Desde que me lo dicen. Porque igual no puedo trabajar, no puedo hacer el deporte que hacía; tengo que ser creativa para inventarme nuevas formas de estar en la vida
  • Trascendencia, entendida como salir de mí. Una vez asumo lo que tengo, que paso mis pruebas, que paso todos los malos momentos, mis emociones negativas, siento la necesidad de trascender de mí misma. Compartir eso con otras mujeres y ayudarlas, eso es trascendencia. Es una de las emociones más gratificantes. Lo que puede aportar la psicoterapia son recursos psicológicos. Mejor afrontamiento de la enfermedad. Puede aportar que yo a mi enfermedad le dé un sentido que tiene, y no un sentido equivocado
  • Resiliencia, sacar fuerzas para luchar en una situación adversa. Es una mejor adaptación a los cambios funcionales. Una vez que se comprende y se acepta la situación, la paciente se adapta a los cambios emocionales e incorpora hábitos de vida saludable

Fisioterapia, una gran aliada


Paula Blázquez Santiago, fisioterapeuta y osteópata de la Clínica Titanium contó que el tratamiento de fisioterapia en la reconstrucciones mamarias  y también de las secuelas de la enfermedad cumple una gran función.

Para los fisioterapeutas lo más importante es recuperar a la paciente de la inflamación y el edema que aparece tras las cirugías y los tratamientos médicos. 

Hay pacientes que entran  con dolor sensible, no se pueden poner ropa, no se pueden tocar… También existe el caso contrario, pacientes que vienen con una insensibilización total de la zona.

Si la paciente no nota absolutamente nada trabajamos con un cepillo algunas veces incluso de los de limpiar las uñas. Porque estimulando se consigue poco a poco que las terminaciones nerviosas de la piel se vayan recuperando.

En el caso de la hipersensibilidad trabajamos con algodones, con temperaturas, poco a poco la sensibilidad se va recuperando y la paciente se puede tocar.

cáncer de mama
De izq. a derecha, Paloma Luquero, secretaria de la asociación; Marta García Redondo, cirujana plástica: Beatriz Pedrero, presidenta de la asociación; Ana María Alarcón, psicóloga; Paula Blázquez, fisioterapeuta; Argentina Sánchez, enfermera; Pilar Zamora, oncóloga; y Mariola Agujetas, periodista.
(No Ratings Yet)
Cargando…