Inicio / Psicología y bienestar / Mejore su calidad de vida desde el móvil

Mejore su calidad de vida desde el móvil

Existen herramientas los teléfonos inteligentes que explican condiciones médicas, otras diagnostican enfermedades y otras le dan al paciente el control sobre su salud

Mejore su calidad de vida desde el móvil

María Elena Saínz consulta sus dispositivos Apple tres veces al día para controlar su diabetes tipo 1. Utiliza aplicaciones como Carbs&Cals para el control de carbohidratos y calorías, dLife para vigilar los niveles de glucosa en su sangre y MyNetdiary para revisar listas de información nutricional. Además aprovecha otras aplicaciones como DocumentstoGo para llevar un formato de registro que envía frecuentemente a su endocrinóloga.

Las aplicaciones móviles para la salud se han convertido en auxiliares para integrar a su vida el cuidado de su condición médica. “Constantemente estoy investigando y probando las apps relacionadas con diabetes, principalmente gratuitas, y me quedo con las que me parecen mejores o me son más útiles. A veces les escribo a los desarrolladores con observaciones, agradecimientos, felicitaciones y sugerencias ya que me parece muy importante impulsar este tipo de herramientas”, explica Sáinz.

En un mundo en el que más del 80% de la población tiene un dispositivo móvil y hay cerca de 303 millones de usuarios de teléfonos inteligentes o “smartphones” el desarrollo de aplicaciones móviles y su utilización no solo permite sacarle el mayor provecho a este tipo de dispositivos sino también mejorar la calidad de vida de quienes los usan.

En este mercado hay aplicaciones para satisfacer todas las necesidades. En salud existen herramientas para explicar condiciones médicas, para el diagnóstico y monitoreo remoto de enfermedades y otras para darle al paciente el control sobre su salud.

En el 2011 fueron descargadas cerca de 44 millones de aplicaciones móviles para la salud y las ventas por este concepto fueron de 718 millones de dólares. Estas cifras, que demuestran que los pacientes desean tener un mayor control sobre su salud y están dispuestos a pagar por ello, fueron presentadas durante la conferencia Apps On Health, realizada el pasado marzo en Barcelona, en donde además se predijo que para el 2015 las aplicaciones médicas para dispositivos móviles serán utilizadas por 500 millones de personas en todo el mundo.

Las estimaciones mundiales en el ámbito de aplicaciones móviles para la salud indican que este mercado pasará en 4 años de 4500 millones de euros a 23 mil millones. Un crecimiento del 500 % de acuerdo con cifras suministradas por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).

En España un estudio del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la información indica que el 83 % de la población usa el teléfono móvil habitualmente y más del 60 % lo hace para buscar información sobre salud en Internet; sin embargo en lo que se refiere al desarrollo y uso de aplicaciones móviles para la salud, el camino por recorrer es largo.

“El mercado de telemedicina español —dentro del cual se incluyen las aplicaciones móviles— está valorado entre 15 y 20 millones de euros y dentro de esta cantidad lo que pueden representar las aplicaciones móviles es muy pequeño”, explica Ángel Lanuza, coordinador de la Plataforma Española de Innovación en Tecnología Sanitaria de Fenin.

Una aplicación para cada necesidad

Las interfaces sencillas, la motivación que genera el tener “algo lindo y práctico” donde hacer tareas tediosas como realizar los registros de glucosa, la posibilidad de visualizar los datos de muchas maneras para analizarlos más fácil y las posibilidades que abren para integrar el autocuidado a sus vidas “con la misma naturalidad con la que descargamos un nuevo juego para nuestro dispositivo móvil” son algunas ventajas que María Elena Sáinz le encuentra a este tipo de aplicaciones.

Wendy Alhelí Bencomo, paciente con espondilitis anquilosante que utiliza la aplicación iAnkylosing Spondylitis, apunta  que el uso de esta aplicación le ha permitido elevar su nivel de conocimientos sobre la enfermedad, específicamente sobre la sintomatología y sus complicaciones.

Por su parte, Tamara Sancy escribe un blog sobre su enfermedad, lupus eritematoso sistémico, y para ella resulta fundamental encontrar formas eficientes para registrar sus síntomas y detectar si la enfermedad está activa o no.

“Actualmente me encuentro en remisión pero durante el año pasado, por ejemplo, tenía problemas con la memoria, que puede ser una de las complicaciones del Lupus, entonces fue de mucha ayuda poder registrar mis síntomas ya que no los iba a recordar con facilidad al momento de la consulta”, señala.

Aunque las ventajas superan a las desventajas, es que es necesario esperar a que estas aplicaciones se integren con naturalidad a la vida de cada paciente y a sus necesidades específicas.

“Hay una buena percepción por parte del usuario y esto te lo demuestra la cantidad de proyectos piloto que existen en el momento”, explica el representante de Fenin; sin embargo, la población adulta sigue viendo en estas herramientas una “barrera” que les impide interactuar con el médico de la forma en la que están acostumbrados a hacerlo.

(No Ratings Yet)
Cargando…