Inicio / Enfermedades / Anticoagulados, hablan los pacientes

Anticoagulados, hablan los pacientes

Administrar anticoagulantes puede resultar fundamental en aquellos casos en los que la formación de coágulos ponga en riesgo la vida del paciente. Juan Manuel Ortiz, presidente de la Asociación Madrileña de Pacientes Anticoagulados y Cardiovasculares (AMAC), toma la palabra como paciente en “El Bisturí” y nos cuenta los riesgos y dificultades que entraña su patología

Anticoagulados, hablan los pacientes
EFE/Rafael Díaz

En cardiología, los tratamientos para pacientes anticoagulados tienen como objetivo evitar que se produzcan complicaciones asociadas a la formación de trombos (coágulos de sangre) como embolias cerebrales o trombosis venosas o arteriales.

Según cuenta el presidente de la AMAC, su día a día como paciente anticoagulado dista muy poco de la vida de una persona sin esta patología.

Si bien es cierto, existen ciertas limitaciones. “El estar anticoagulado supone una limitación en nuestro comportamiento. Por ejemplo, no podemos hacer deportes de competición”, declara.

Los pacientes anticoagulados deben seguir unas pautas estrictas. Un paciente anticoagulado es un paciente crónico. Aproximadamente cada 20 días o cada mes, deben realizarse un control analítico del INR (international normalized ratio).

Tener los niveles de INR fuera de los límites deseados puede llevar consigo graves consecuencias. “De estar excesivamente anticoagulados tendríamos riesgo de sufrir un problema trombótico o hemorrágico, los cuales podrían desencadenar la muerte”, advierte.

“Vivimos como si fuéramos una persona andando sobre un alambre, tenemos que ir con muchísimo cuidado”.

Pacientes anticoagulados: visión de la sociedad y obstáculos

Apunta este paciente que en principio “la sociedad no tiene una visión de nosotros muy clara e incluso muchos pacientes tampoco, sobre todo en cuanto al riesgo al que están sometidos”.

anticoagulados
Intervención para instalar el sistema mitraclip, una especie de grapa en la válvula mitral. EFE/Valerie Kuypers

Una de las luchas que tienen hoy en día las asociaciones de pacientes es precisamente dar formación al paciente. “Uno de los retos es que tomen conciencia de que son personas anticoaguladas”, remarca.

Finalmente, asegura que la crisis y los recortes han afectado en estos pacientes de una forma muy importante.

“Lo que más nos impacta es que la mayoría de pacientes son pacientes con fibrilación auricular, los cuales representan un 75% de entre un millón de pacientes anticoagulados en España”.

Los nuevos anticoagulantes han tenido un impacto positivo tremendo en la calidad de vida de los pacientes ya que “es una simple pastilla y no necesita controles”, indica.

El problema, apunta, es que estos medicamentos son bastante costosos económicamente (más que otros medicamentos más usuales como el Sintrom), lo cual implica una predisposición desigual según la Comunidad Autónoma y su presupuesto. “Esta desigualdad hace que los pacientes sufran de una forma importante esa carencia de disfrutar de unos fármacos que les darían una calidad de vida muchísimo más aceptable”, sentencia.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies