Inicio / Enfermedades / Adiós a la rubeola: infección vírica

Adiós a la rubeola: infección vírica

América es la primera región del mundo declarada libre de rubeola por la Organización Mundial de la Salud. Esta enfermedad puede tener consecuencias muy graves si la contrae una mujer embarazada.

Otras noticias

Adiós a la rubeola: infección vírica
Una enfermera prepara una vacuna en un centro de vacunación de un paquete inmunológico con la aplicación de vacunas contra el sarampión, rubéola, diarrea, poliomielitis, difteria y otras enfermedades que atacan sobre todo a los menores y a mujeres en edad fértil. EFE/Mario López

“La región de las Américas fue la primera en erradicar la viruela, la primera en eliminar la poliomielitis y ahora es la primera en eliminar la rubeola y el indicio de rubeola congénita. Estos logros prueban el valor de la vacunación y cuán importante es hacer que las vacunas estén disponibles aún en los rincones más remotos de nuestro continente”, subraya Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud.

Asimismo, Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud, explica que hace tres años “los gobiernos acordaron un Plan de Acción Global de Vacunas. Una de las metas de ese plan era eliminar la rubeola en dos regiones de la OMS para el final de 2015. Felicito a la región de las Américas por ser la primera en alcanzar esta meta”.

Rubeola: Infección vírica aguda y contagiosa

Hubo brotes generalizados de rubeola en el continente americano antes de la introducción de la vacuna SPR, también conocida como vacuna triple viral.

“Aunque el virus de la rubeola suele causar infecciones leves o asintomáticas en niños y adultos, cuando una mujer la contrae al comienzo de su embarazo, puede causar un aborto involuntario o el síndrome de rubeola congénita, que implica defectos de nacimiento como ceguera, sordera y problemas cardíacos”, detalla la Organización Panamericana de la Salud.

Rubeola
Dos trabajadores dan los últimos toques al “vacunómetro” durante el festival de cierre de campaña de la vacunación contra la Rubéola realizado en Managua (Nicaragua). EFE/Mario López

La rubeola es una infección vírica aguda y contagiosa. La OMS precisa que en los niños, por lo general, la enfermedad es leve y sus síntomas incluyen erupción cutánea, fiebre de menos de 39ºC, náuseas y conjuntivitis leve.

“Entre el  50% y el 80% de los casos presentan exantema (erupción en la piel), que habitualmente comienza en la cara y el cuello para luego extenderse hacia otras partes del cuerpo. El exantema permanece de uno a tres días”, señala esta entidad.

Asimismo, añade que la inflamación de los ganglios linfáticos en la parte posterior de las orejas y en el cuello es la característica clínica más destacada.

Por su parte, los adultos infectados, con mayor frecuencia mujeres, “pueden padecer artritis y dolores articulares que suelen durar entre tres y diez días”, expone la OMS.

“Una vez que se contrae la infección, el virus se disemina por todo el organismo en unos cinco o siete días. Habitualmente, los síntomas aparecen de dos a tres semanas después de la exposición. Por lo general, el periodo más contagioso es de uno a cinco días después de la aparición del exantema”, subraya.

Asimismo, los especialistas del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido recomiendan no acudir al colegio o al trabajo hasta seis días después de que haya comenzado la erupción para no infectar a otras personas. Además, aconsejan evitar el contacto con mujeres embarazadas durante ese periodo.

La Organización Mundial de la Salud explica que el virus de la rubeola se transmite “por gotículas en el aire, cuando las personas infectadas estornudan o tosen”.

Los lactantes pueden contagiar la enfermedad

Del mismo modo, los especialistas de la Clínica Universidad de Navarra señalan que la enfermedad pasa de una persona enferma (tenga síntomas o no) a una sana a través del aire, “por las gotitas de saliva, desde dos o tres días antes de la aparición del exantema hasta unos días después”.

Además, estos expertos añaden que “los lactantes con rubeola congénita pueden contagiar la enfermedad mediante las secreciones corporales durante un año o más. Las embarazadas, por su parte, transmiten el virus al feto a través de la placenta”.

La OMS aclara que cuando el virus de la rubeola infecta a una mujer en las primeras etapas del embarazo, la probabilidad de que transmita el virus al feto es del 90%. “Esto puede provocar aborto espontáneo, nacimiento de un bebé muerto o defectos congénitos graves en la forma de la rubeola”.

Esta entidad detalla que los niños con rubeola pueden padecer defectos de audición, oculares, cardíacos y otros trastornos permanentes como autismo, diabetes mellitus o disfunción tiroidea.

Rubeola
Santo Domingo (Republica Dominicana) Una niña es vacunada de la rubéola. EFE/Orlando Barria

“El mayor riesgo de rubeola se registra en los países en los que las mujeres en edad fértil no tienen inmunidad contra la infección. De hecho, antes de la introducción de la vacuna, hasta cuatro niños de cada mil nacidos vivos, nacían con rubeola”, expone la OMS.

Esta organización precisa que la vacuna contra la rubeola contiene una cepa de virus vivo atenuado que se ha utilizado durante más de 40 años. “Una sola dosis de vacuna confiere un nivel de inmunidad a largo plazo superior al 95%”, destaca.

También desde esta institución explican que las vacunas contra la rubeola están disponibles en preparaciones monovalentes (vacuna dirigida a un solo patógeno) o, con más frecuencia, en combinación con otras vacunas contra el sarampión o la rubéola; contra el sarampión, la parotiditis y la rubeola; o bien contra la rubeola, el sarampión, la parotiditis y la varicela.

 “La vacunación a gran escala en la última década prácticamente ha eliminado la rubeola y el síndrome de rubeola en numerosos países desarrollados y en algunos países en desarrollo”, afirma la OMS.

De hecho, en la región de las Américas los últimos casos endémicos (de origen local) de rubeola y rubeola se reportaron en 2009. No obstante, la Organización Panamericana de la Salud indica que, dado que el virus sigue circulando en otras partes del mundo, ha habido casos importados en algunos países como Canadá, Estados Unidos y Argentina.

“La batalla contra la rubeola nos tomó más de 15 años, pero hemos ganado en lo que considero que es uno de los logros panamericanos más importantes de la salud pública del siglo XXI. Ahora es tiempo de fortalecer el trabajo y terminar la tarea de eliminar también el sarampión”, destaca la directora de la Organización Panamericana de la Salud.

.-Efesalud

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies