Inicio / Salud sexual / ¿Qué es la abstinencia sexual? una renuncia voluntaria

¿Qué es la abstinencia sexual? una renuncia voluntaria

La abstinencia sexual se refiere al deseo personal de no mantener relaciones sexuales. Miedos, vergüenza, recomendaciones médicas y hasta motivos religiosos, como ocurre en Semana Santa, son algunas de las razones.

¿Qué es la abstinencia sexual? una renuncia voluntaria
EFE/ Waltraud Grubitzsch

Aunque el sexo no es necesario para sobrevivir, para la mayoría de las personas es imprescindible para completar su felicidad. Pero hay gente que renuncia a mantener relaciones sexuales durante un tiempo determinado o para toda su vida. Esta renuncia voluntaria se denomina abstinencia sexual y normalmente se atribuye a la falta de prácticas coitales.

“Es muy rara de ver y aparece con mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres ya que son educadas mucho más en la abstinencia”, explica Roberto Sanz, psicólogo y sexólogo de la Fundación Sexpol.

Es el anticonceptivo más eficaz, aunque como aclara el sexólogo, “no es un método: se trata de la eliminación de la vida sexual y su eficacia es del 100%”.

¿Qué motivos llevan a la abstinencia sexual?

La religión

Muchas personas que eligen este estilo de vida lo hacen por razones religiosas. En periodo de Cuaresma y durante la misma Semana Santa, los católicos practicantes más fervientes practican el ayuno o se abstienen de juegos, vicios o de tener relaciones sexuales el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

“Hay que ser muy practicante en el terreno de la religión para abstenerse de sexo en días como la Cuaresma o la propia Semana Santa”, afirma el psicólogo Roberto Sanz.

La abstinencia prematrimonial se relaciona con la falta de práctica coital antes de casarse, es decir, mantener la virginidad hasta el matrimonio. Y la idea de abstenerse sexualmente muchas veces también aparece en la adolescencia y la juventud cuando se les inculca un concepto negativo de la sexualidad y del momento clave de perder la virginidad.

Los religiosos y religiosas de la Iglesia Católica prometen mantener su voto de castidad para toda la vida.

Causas médicas

Otro de los motivos de los que nos habla el psicólogo es la recomendación médica. “Después de una operación o en ciertos momentos de un embarazo los médicos pueden recomendar la abstinencia sexual durante un tiempo concreto”.

Mientras se lleva a cabo una terapia sexual, por ejemplo, en hombres con problemas de erección, el sexólogo Roberto Sanz nos cuenta que recomienda evitar las prácticas sexuales que puedan generar ansiedad o dificultad ya que incrementa el malestar de la persona.

Miedos, malas experiencias o vergüenza

No me gusta mi cuerpo y no quiero enseñarlo, me da miedo no saber hacer nada, las experiencias que he tenido hasta ahora han sido negativas…son algunas de las razones por las que mucha gente decide no tener relaciones sexuales. Pero como afirma el psicólogo de Sexpol, “estas personas no se suelen calificar como abstinentes sexuales ya que no tienen un deseo voluntario, sino que les encantaría tener una vida sexual satisfactoria y positiva pero no se atreven o algo se lo impide”.

El temor de una mujer al dolor en el momento del coito o la vergüenza de un hombre ante un fallo en la erección son también motivos para que algunos se abstengan del sexo. Sin embargo, Roberto Sanz insiste en que no son decisiones conscientes sino que son obstáculos que hay que solucionar.

La vejez: ¿el sexo se acaba?

Los años pasan y para muchos también el sexo se hace mayor y se acaba. Algunas personas mayores deciden aceptar la pérdida de su vida sexual, en cambio para otros no hace más que mejorar. “Cuando se jubilan pasan de no tener tiempo a tener todo el del mundo, y eso favorece sus relaciones sexuales”, afirma el psicólogo.

“Las personas de la tercera edad tienen más relaciones sexuales de las que podríamos pensar”.

Dejar de lado la abstinencia, para quien quiera

Muchas veces preferimos cerrar los ojos que abrirlos y ver la realidad. En el sexo ocurre muy a menudo: si una pareja tiene un problema en su vida sexual prefiere no solucionarlo y asumir que no puede mantener relaciones sexuales durante un tiempo, antes que acudir a un especialista como el sexólogo.

En el caso de que una persona, por la religión u otros motivos, decida abstenerse sexualmente, es libre de hacerlo, sin embargo para todos aquellos que se abstienen por falta de información, miedos, vergüenza…el sexólogo Roberto Sanz les brinda un consejo:

“La vida sexual es mucho más gratificante que el esfuerzo, el miedo y la pereza de buscar ayuda. Si tienes una caries, acudes al dentista porque te duele, en cambio un problema en la vida sexual no duele pero sí hace infeliz cuando tu deseo no es la abstinencia”.

Asexualidad no es abstinencia sexual

Hay personas a las que simplemente no les gusta el sexo y no desean mantener relaciones sexuales, ni siquiera sienten atracción sexual por los demás, son asexuales.

“Las personas que se definen como asexuales abogan por no mantener ningún tipo de relación sexual: algunos lo definen como una falta de interés hacia el sexo y otros como falta de práctica”.

Parece difícil entender que haya gente que piense de esta manera en una sociedad en la que la sexualidad abarca mucho terreno. Pero no se ha de confundir la abstinencia sexual, que renuncia a satisfacer sus deseos sexuales por diferentes motivos, con las personas asexuales que no sienten atracción sexual ni deseo de mantener relaciones íntimas.

(1 votes, average: 1,00 out of 5)
Cargando…