Inicio / Enfermedades / En 2022 habrá 160.000 pacientes de hepatitis C sin tratar si no hay cribado

En 2022 habrá 160.000 pacientes de hepatitis C sin tratar si no hay cribado

Un estudio sobre la hepatitis C que se ha presentado hoy advierte de que de no iniciarse ya políticas de cribados en la población en general adulta se llegaría en 2022 al “agotamiento diagnóstico”, y 160.000 pacientes no conocerían que tienen la enfermedad, con lo que no podrían acceder al tratamiento

En 2022 habrá 160.000 pacientes de hepatitis C sin tratar si no hay cribado
PIE DE FOTO. De izquierda a derecha, en la zona central de la imagen: Elba Llop, vocal de la AEEH (Asociación Española para el Estudio del Hígado); Javier García-Samaniego, coordinador de AEHVE (Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas); María Buti, presidenta de la AEEH; Juan Turnes, secretario de AEEH y responsable de la campaña #HígadoSano; y Carmen Navascués, vocal de la AEEH. Foto facilitada por la AEHVE

Este es uno de los estudios que ha presentado la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) y la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas (Aehve), en la que se han detallado las conclusiones de varias investigaciones.

Estos trabajos, que se expondrán en el 43 Congreso de la AEEH, presidida por la doctora María Buti, abordan el coste-efectividad del cribado de la hepatitis C en España para hacer aflorar la infección oculta.

Una de ellas concluye, según ha explicado Buti, una de sus autoras, que el cribado en la población en general de entre 20 y 79 años es más coste-efectivo que el de la misma población con factores de riesgo.

La relación coste-utilidad de una estrategia frente a otra fue de 8.914 euros por debajo del umbral de eficiencia aceptado en España.

Para Buti, presidenta de la AEEH, lo recomendable sería que la población mayor de 20 años y hasta los 50 aproximadamente se hiciera una vez en la vida una analítica en la que se analizarían marcadores serológicos de rutina -antígenos y anticuerpos- para poder identificar a las personas infectadas.

Sería lo deseable, según Juan Turnes, secretario de la AEEH, porque la tasa de diagnóstico de la hepatitis C en España es aún baja y se estima que cerca de 70.000 adultos desconocen que tienen la infección, con lo que pueden transmitirla a través de prácticas de riesgo.

Además, un porcentaje puede desarrollar fibrosis hepática avanzada, cirrosis o cáncer de hígado.

Por eso, identificar a estos pacientes es “invertir en salud”.

Pero además, según los expertos, si no se inician las políticas de cribado a nivel general (lo que existe ahora son estudios de aproximación de algunos hospitales, según los expertos), España no alcanzará el objetivo de eliminación de la OMS para 2030, año en el que el estudio estima que habrá aún en el país más de 98.000 pacientes infectados.

El plan estratégico para abordar la hepatitis C ha supuesto un “éxito”, según el coordinador de la Aehve, jefe de Hepatología del Hospital La Paz, Javier García-Samaniego, pero “no hay que dormirnos en los laureles” porque tienen que aflorar los no diagnosticados, además de facilitar tratamientos a los ya detectados: hasta ahora lo han recibido más de 90.000 pacientes, cerca del 50 % de personas que tienen la enfermedad en España.

Uno de cada cinco españoles está en riesgo de padecer una enfermedad del hígado y las patologías relacionadas con este órgano son ya la quinta causa de muerte en el mundo y representan la tercera causa de muerte prematura en España.

Estas enfermedades son cada vez más prevalentes, ya que se relacionan con estilos de vida poco saludables que aumentan en las sociedades avanzadas: consumo excesivo de alcohol, una dieta poco saludable y el sedentarismo, que conduce a la obesidad.

Y por ello, para que la población pueda visibilizar más estos factores de riesgo, los especialistas de estas asociaciones han presentado la campaña #hígadosano, con el fin, además, de avanzar en el diagnóstico precoz y que la sociedad atienda más a indicadores de los análisis de sangre que se realizan desde Atención Primaria, como las transaminasas.hepatitis C

Si se detectan valores altos en una simple muestra de sangre puede existir una enfermedad del hígado y si esto se conoce se puede detener e incluso revertir su evolución.

Las claves para prevenir las enfermedades del hígado son, además de las mencionadas, evitar el contacto con sangre y fluidos corporales de otras personas y las relaciones sexuales de riesgo, la vacunación contra la hepatitis B y tomar solo los medicamentos prescritos por el médico.

Las causas más frecuentes son el consumo de alcohol, las hepatitis virales, la autoinmune, la toxicidad por fármacos y la llamada enfermedad hepática por depósito de grasa, que alcanza ya a entre un 20 y 30 % de la población.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies