Inicio / Blog / 15 secretos y miles de agradecimientos

15 secretos y miles de agradecimientos

play 15 secretos y miles de agradecimientos

La doctora Carmen Sala Salmerón, especialista en salud y calidad de vida de las mujeres en la Clínica Gine-3 de la Ciudad Condal, nos cuenta 15 secretos ginecológicos que otorgan a su espacio de trabajo, zona de exploración médica y mesa de diálogo, un plus de humanidad, cercanía y naturalidad extraordinarios.

Los 15 secretos de Carmen

  1. No le importa nada en absoluto que las mujeres vayan a su consulta con las piernas sin depilar… “no me volváis a pedir perdón por este detalle estético”, dice.
  2. Cuando está en plena exploración ginecológica suele hablar de asuntos banales, como las vacaciones de verano, el trabajo o la lectura del último libro que tenemos en la mesilla de noche, para que la mente y el cuerpo de las mujeres se relajen lo máximo posible.
  3. La doctora Sala no siente el más mínimo asco por los fluidos corporales de sus pacientes… “a lo largo de mi experiencia ginecológica me han vomitado, a las viejitas se les ha escapado el pipí, durante el parto me han defecado, cuando he tenido que seccionar un absceso -acumulación de pus en tejidos-, y me he acercado demasiado, me han puesto la cara perdida de pus”, relaciona sin importancia.
  4. Carmen, una profesional que puede ver “alrededor de 100 vulvas a la semana” (alrededor de 135.000 en toda su carrera), asegura que ninguna de ellas le ha llamado su atención y ninguna le ha parecido fea.
  5. “Cuando estamos en reuniones en las que hay personas que no son médicos, podéis estar completamente seguras de que jamás he comentado intimidad alguna que me hayáis dicho en la consulta; la Ley de confidencialidad es sagrada para los médicos“, atestigua.
  6. En el quirófano, si la intervención se alarga de forma inesperada o es una cirugía mayor que requiere mucho tiempo de operación, a las ginecológas les puede bajar la tensión arterial, como a cualquiera, y tener un pequeño mareo; les puede entrar hambre porque han acudido corriendo al hospital y no han podido, siquiera, desayunar o comer; les entran ganas de hacer pipí o sufren un repentino dolor de barriga… ” y estamos ahí. No os preocupéis, l@s ginecólog@s tenemos una gran capacidad de aguante“, sostiene.
  7. “En ocasiones nos ponemos muy content@s o sonreímos abiertamente porque logramos hacer un buen diagnóstico de una patología tumoral o estadísticamente rara… no nos malinterpretéis, es que nos encanta realizar buenos y acertados diagnósticos“, se autoseñala.
  8. En el móvil llevan fotos de sus familiares, de sus mascotas, de su playa favorita, pero también de matrices o de imágenes relacionada con los diferentes órganos vitales de la mujer… “no os tiene que extrañar, ya que nos emociona contrastar con nuestr@s colegas imágenes interesantes para mejorar en nuestra profesión“.
  9. Nunca juzgan el historial sexual de una paciente. “Solo pedimos, por favor, sinceridad. Cuando hacemos un diagnóstico de una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual), desconocemos los hábitos de su pareja o si media algún tipo de engaño”, indica.
  10. L@s médic@s también se cansan en el trabajo e incluso terminan agotad@s… “pensadlo”, solo susurra.
  11. “Es muy frustrante, mucho, cuando una mujer se sienta en la consulta y dice que ha leído en internet que los síntomas que siente se corresponden con un quiste de ovario, por ejemplo, y que desea que yo le confirme su diagnóstico… por favor, no vengáis con diagnósticos de extraídos de internet“, recalca.
  12. Sí, de vez en cuando encuentran algún objeto en la vagina… “lo denominamos cuerpo extraño”, anota.
  13. Soy ginecóloga 24 horas al día y durante los siete días de la semana… sea por la noche o sea jornada festiva”, certifica… las médicas y los médicos no tenemos horarios.
  14. Pasan muchísimas horas con sus compañeras y compañeros… con el tiempo, el personal médico es un miembro más de la familia.
  15. Las médicas y los médicos también lloramos y nos cuesta una barbaridad dar una mala noticia… pasamos muy malos ratos“, revela.
La doctora Carmen Sala Salmerón, especialista en salud y calidad de vida de las mujeres en la Clínica Gine-3 de la Ciudad Condal.
“A las ginecólogas y ginecólogos nos ilusiona tremendamente que vengáis a vernos al menos una vez al año… ¡millones gracias por vuestra lealtad!”, concluye la doctora y obstetra, Carmen Sala, ginecóloga y especialista en suelo pélvico. EFE/GRB

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies