Inicio / Enfermedades / VIH: nuevos infectados, una cifra que no baja

VIH: nuevos infectados, una cifra que no baja

Los nuevos infectados con VIH en España rondan los 3.500. Se trata de una cifra que no se ha logrado bajar en los últimos años, y además no refleja la realidad, ya que los especialistas estiman que hay aproximadamente un 30% más de casos, pero no están diagnosticados

Otras noticias

Array ( [0] => 102407 )
VIH: nuevos infectados, una cifra que no baja
EFE/Ulises Rodríguez

Este último hecho da lugar a un diagnóstico tardío, lo que favorece nuevos contagios, que algunos especialistas sitúan en el 60%. Así que se calcula que entre 130.000 y 160.000 personas viven con el VIH en España.

En todos los países de nuestro entorno hay una meseta “de la cual no conseguimos bajar, a pesar de que ha mejorado mucho la prevención”, explica el doctor Antonio Antela, coordinador de la Unidad de Enfermedades infecciosas del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela.

Un diagnóstico más precoz y global y un tratamiento universal de todos los pacientes con VIH reduciría la circulación del virus e impactaría directamente en el descenso de nuevos infectados.

VIH
Dr Ignacio Bernardino (La Paz);Gregorio Díaz (Gilead);Antonio Antela (Clínico Stgo Compostela)

Es algo que ya se ha comprobado en países como EEUU, concretamente en ciudades como San Francisco y Nueva York, porque con las medidas aludidas se reduce lo que llaman la carga vírica comunitaria, es decir la cantidad de virus circulante, y de forma paralela disminuye el número de nuevas infecciones.

Así lo ha explicado Antela en unas jornadas informativas, organizadas por Gilead, en las que se han abordado las necesidades médicas no cubiertas y el manejo del VIH a largo plazo.

VIH: transmisión cero de madres a hijos

Participante también de este foro, el doctor Ignacio Bernardino, de la Unidad VIH del Hospìtal La Paz en Madrid, ha indicado que el hecho de que se haya reducido a cero la transmisión vertical de madres a hijos es porque es obligatorio en toda las mujeres embarazadas hacer la prueba del VIH.

La prueba, ha explicado, se les efectúa en el primer y tercer trimestre, con lo cual se detecta a las que lo tienen, se ponen la medidas y la transmisión es cero: “Si diagnosticásemos absolutamente a todo el mundo y desde el minuto uno les pusiéramos en tratamiento, con los medios actuales, no habría nuevas infecciones”.

En España, han coincidido ambos doctores, se falla en el primer paso, en diagnosticar a todos los infectados, y además se sigue diagnosticando tarde, cuando ya los pacientes llegan con un grado de inmunosupresión “inaceptable”, y muchos con patología oportunista.

VIH
FOTO EFE/Lynn Bo Bo

Según ambos doctores, la gente, en general, no percibe que es susceptible de ser infectado por VIH , sigue pensando que es un problema de otros, de toxicómanos, que no va con ellos, cuando es una enfermedad de transmisión sexual.

Además, han recordado que la persona infectada no se da cuenta de que puede tener el VIH, porque los síntomas son los de una gripe.

Actualmente los pacientes con VIH que acuden a consultas tienen una media de 49 años, pero su edad biológica no se corresponde con la cronológica, es como si tuvieran cinco años más, ya que su salud es peor, y presentan mayor riego de sufrir enfermedades osteoarticulares, renales, cardiovasculares, y algunos tipos de cáncer como pulmonar o anal.

Impacto negativo del tabaco

Especialmente perjudicial para los pacientes con este virus es el consumo del tabaco: El tabaco quita los mismos años de vida que el virus, pero más años que el VIH en pacientes con VIH”, ha advertido el doctor Antela.

Los estudios demuestran que el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca aumenta con la edad, que además hay causas genéticas, pero que el estilo de vida influye y mucho, y el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol o hacer poco ejercicio son factores importantes.

VIH
FOTO EFE/ANINDITO MUKHERJEE

Si se tiene VIH es especialmente importante cuidar el corazón, porque hay un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

En cuanto a las dolencias oseas, algunos tratamientos antirretrovirales se asocian a una pérdida de hueso más acelerado, y la infección por VIH a largo plazo también contribuye a que la densidad mineral osea sea más baja.

De nuevo el tabaquismo aparece como otra gran causa de la osteoporosis, junto al bajo peso corporal, las bajas concentraciones de testosterona y/o estrógeno y el consumo de alcohol.

De acuerdo con los datos facilitados por Gilead, los estudios han demostrado que el 67% de las personas que viven con VIH tienen una densidad mineral ósea baja y cerca de un 15% padece osteoporosis, con el consiguiente riesgo de fracturas que ello conlleva.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies