Inicio / Sanidad / Una membrana evita fugas de sangre y orina en catéteres y sondas

Una membrana evita fugas de sangre y orina en catéteres y sondas

Se trata de un dispositivo de polímero que evita que los profesionales sanitarios estén en contacto con fluidos corporales altamente infecciosos, como la sangre, la orina o el líquido medular.

El invento médico, que busca inversores para sus prototipos y ensayos clínicos, evitaría pasar un mal trago a pacientes aprensivos, que no pueden ver sangre cuando les canalizan una vía venosa, y permitiría ahorrar hasta 700 millones de euros al año a los hospitales públicos del mundo en el gasto en gasas, bateas desechables y empapadores.

La membrana, que ha sido ideada por la empresa Medical Corpen, constituida por cuatro egresados de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), ha suscitado un gran interés en prestigiosas instituciones norteamericanas, como el Instituto Tecnológico de Massachusetts, la Harvard Medical School, el Real Colegio Complutense de Harvard y el Babson College.

La membrana impide que la sangre salga de la cánula

Este dispositivo no sólo pretende ahorrar momentos traumáticos a los pacientes, según ha explicado a Efe Manuel Luque, uno de los miembros de Medical, también pretende contribuir a los ajustes presupuestarios que exige esta época de crisis.

Y es que, según han calculado sus impulsores, sólo en los hospitales públicos del mundo su uso podría reportar un ahorro directo de 700 millones de euros anuales, al que habría que sumar al que se produjera en centros privados y veterinarios, ya que también se puede utilizar con animales.

Al evitar la salida incontrolada de fluidos corporales, permitiría ahorrar en la compra de materiales como gasas, bateas desechables o empapadores, que suelen emplearse cuando se practican cateterismos venosos, vesicales o espinales, ha destacado Luque.

Jóvenes sobradamente preparados

Los integrantes de Medical Corpen han participado este otoño en un viaje a Boston (EEUU) organizado por la Fundación Banesto, una iniciativa que ha permitido a un grupo de emprendedores y empresarios asistir a seminarios y a eventos internacionales como los premios TR35, que cada año distingue a jóvenes innovadores menores de 35 años.

Jóvenes investigadores de Medical Corpen

En el marco de este viaje, los integrantes de Medical Corpen aprovecharon su estancia en Boston para entrevistarse con miembros de la Harvard Medical School y del Real Colegio Complutense at Harvard, que dirige José Manuel Martínez Sierra.

Manuel Luque ha contado a Efe que el “proyecto membrana” suscitó gran interés en esas instituciones, que han mostrado su voluntad de colaborar en él con sus propios recursos.

Este invento médico “canario” comenzó a gestarse a finales de 2008, cuando uno de los miembros del equipo, Antonio Cornejo, enfermero de Urgencias en el Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín, canalizaba una vía venosa periférica a una paciente que comenzó a convulsionar, lo que hizo que le llenara de sangre a él y al médico que tenía a su lado.

Fue entonces cuando Cornejo, junto a sus compañeros, comenzaron a darle vueltas a una idea que solucionara estas situaciones, que también causan estrés para el personal sanitario, dado el riesgo de contagio que implican.

La membrana ganó en 2011 el certamen “Ideas Emprende”, de la ULPGC, y este año se ha presentado al concurso de talento joven con ideas de base tecnológica “Yuzz”, promovido por la Fundación Banesto.

En busca de financiación

El equipo de la empresa MedicalCorpen, que conforman enfermeros y médicos de entre 27 y 35 años, necesita 165.000 euros para realizar prototipos y ensayos clínicos con su invento, que pretenden comercializar a un precio unitario inferior a los 70 céntimos de euros.

Para ello, se ha dirigido a empresas médicas españolas en busca de inversión, unos contactos que aún no han dado frutos, pero a los que se suma el interés que ha mostrado una empresa de Irlanda, que estaría dispuesta a desarrollar prototipos y ensayos clínicos.

Esta empresa requiere algo mas de 100.000 euros para realizar el prototipo final y los test necesarios para poder usarlo en la UE, ha precisado Luque.

MedicalCorpen confía en poder hacer también un ensayo clínico en el Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín y, si todo sale bien, realizar otro en algún hospital de Boston, con el asesoramiento de profesores de Harvard.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies