Inicio / Estética / ¿Afectan los tatuajes al sistema inmune? Esto dice la evidencia científica

¿Afectan los tatuajes al sistema inmune? Esto dice la evidencia científica

El mundo de los tatuajes está rodeado de todo tipo de rumores, leyendas urbanas y falsos mitos sin base científica alguna. El debate sobre cómo estas intervenciones pueden afectar a la salud de las personas es constante. Un reciente estudio advirtió hace unas semanas acerca de los riesgos que generan los tatuajes en el sistema inmunológico. Ante esta información, la Academia Española de Dermatología y Venereología ha hecho un llamamiento a la calma y repasado la evidencia científica que, hasta el momento, existe sobre este arte milenario

¿Afectan los tatuajes al sistema inmune? Esto dice la evidencia científica
EFE/Miguel Sierra

Las estadísticas muestran que cerca del 12% de los europeos y del 24% de los ciudadanos de Estados Unidos llevan tatuajes (incluyendo adolescentes), según datos del informe Seguridad de los tatuajes y maquillaje permanente (2016), publicado por la Comisión Europea.

Lo cierto es que en torno al mundo de los tatuajes se ciernen muchos mitos, en especial, aquellos que tienen que ver con si son perjudiciales para la salud o no.

Algunos de los rumores (que la evidencia científica ya ha desmentido), son aquellos que apuntan a que, en presencia de tatuajes, las resonancias magnéticas pueden generar quemaduras o que las personas con tatuajes en la zona lumbar corren riesgos ante la anestesia epidural.

Precisamente, semanas atrás la revista Scientific Reports presentaba un estudio en el que aseveraba que ciertos componentes de las tintas utilizadas para tatuajes son capaces de viajar desde la piel a los ganglios linfáticos y generar un detrimento del sistema inmunológico.

tatuajes

tatuajes

Nada más lejos de la realidad, desde la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) hacen un llamamiento a la calma y repasan la evidencia científica constatada hasta el momento sobre los efectos de los tatuajes en la salud.

En una entrevista concedida para EFESalud, el doctor Donís Muñoz, miembro de la AEDV y autor del libro ‘Tratado sobre los tatuajes. Claves para su eliminación con láser’, nos aclara todas aquellas cuestiones relativas a cualquier tipo de patología que pueda estar relacionada con los tatuajes.

“Hasta el momento no existen evidencias de que la presencia de estos pigmentos en los ganglios linfáticos ocasione algún tipo de patología importante, a pesar de que la presencia de tinta en los ganglios linfáticos regionales es una constante en las personas tatuadas”, recuerda la AEDV.

A tener en cuenta: ¿Tintas negras o de color?

Antes de entrar de lleno en los posibles riesgos que pueden entrañar las tintas de los tatuajes en nuestra salud, cabe diferenciar entre dos grupos bien diferenciados:

  • Tintas negras: Su principio activo, el carbón, se viene utilizando desde hace 4.000 años. “Desde entonces se vienen empleando y prácticamente no ha cambiado su composición”, declara el doctor. Según reflexiona, puesto que este tipo de tintas (las negras) llevan utilizándose desde hace 4.000 años, “si dieran algún problema ya lo habríamos visto”.
  • Tintas de color: Antiguamente procedían de metales pesados (como el cadmio, cobalto o el mercurio). No obstante, desde hace 40 años este tipo de metales están prohibidos y están en desuso para la fabricación de pigmentos en general. Progresivamente se han ido sustituyendo a colorantes sintéticos o artificiales del grupo de los azoicos (el componente más frecuente entre las tintas de color).

Pese a lo anterior, la creencia del uso actual de tintas procedentes de metales pesados sigue siendo uno de los rumores constantes.

tatuajes
EFE/Mario Ruiz

Si bien es cierto, “las tintas negras están formadas por nanopartículas las cuales facilitan que, una vez que se introducen en la dermis a través del tatuaje, haya una mayor facilidad a ser transportadas hacia los ganglios linfáticos”, aclara el doctor.

Ante esta posibilidad, el doctor advierte de que la acumulación de los pigmentos en los ganglios linfáticos pueden alterar los resultados en pruebas diagnósticos. “Efectivamente, estos depósitos de tinta pueden generar graves errores de interpretación dando falsos positivos tras la realización de pruebas diagnósticas por imágenes mediante PET/TAC o en la detección del ganglio centinela en pacientes con melanoma”, señala.

Y añade: “Teóricamente las cantidades de hidrocarburos aromáticos que se encuentran en la tinta negra y en la tinta detectada en los ganglios linfáticos pueden generar enfermedades como el cáncer, pero solo estamos ante una hipótesis de trabajo”.

Según argumenta el doctor: “si la hipótesis de que la tinta de los tatuajes afecta al sistema inmunológico fuera cierta, en algún momento en estos últimos 4.000 años nos hubiéramos dado cuenta”.

Así pues, “no hay ningún solo caso en la literatura médica que pueda establecer una relación directa entre tinta, -en este caso negra-, y el cáncer de los ganglios linfáticos o de otro tipo -tanto de piel o visceral-”, sentencia.

A diferencia de la tinta negra (cuyos efectos en la salud están bastante claros), en el caso de la tinta de color (las tintas sintéticas) sus efectos para la salud a día de hoy son una “incógnita razonable”.

Esto es así ya que “al ser más recientes podría ocurrir que sí podrían generar algún problema que hasta la fecha no se ha manifestado pero que, a largo plazo, sí se podría manifestar”.

Posibles complicaciones por tatuajes

Según datos del informe mencionado con anterioridad, la prevalencia actual de complicaciones por tatuajes (principalmente de naturaleza dermatológica) es “actualmente desconocida”.

Este estudio, que advierte de la escasa información disponible (por ejemplo, sobre las complicaciones derivadas de los tatuajes, al no existir una recopilación sistemática de datos), señala que la mayoría de las reclamaciones están relacionadas con el proceso de curación.

Aunque en alrededor del 5% de las personas tatuadas se pueden producir infecciones bacterianas, alergias agudas o hipersensibilidad retardada (especialmente en entornos poco higiénicos).

tatuajes
EPA/SEDAT SUNA

Las reacciones inflamatorias pueden surgir desde pocos días después de realizar el tatuaje hasta incluso diez años después debido a la interacción continuada de la tinta con los fluidos corporales y/o la exposición al sol.

El rojo es el pigmento que más reacciones inflamatorias genera y es el responsable de un 80% de las reacciones adversas presentes en los tatuajes, alerta el dermatólogo.

El informe de la Comisión Europea revela que la mayoría de las tintas utilizadas para tatuar se importan de Estados Unidos y que se puede producir la degradación de sus colorantes en la piel, en particular durante la exposición a los rayos del sol o los rayos ultravioletas, así como al láser.

Cerca del 80% de esos colorantes utilizados son orgánicos y más del 60% son pigmentos azoicos, algunos de los cuales pueden liberar aminoácidos aromáticos cancerígenos, advierte el documento.

No obstante, por lo que respecta a las lesiones tumorales, no se puede establecer una relación de causalidad entre la tinta del tatuaje y la presencia de cáncer.

Los efectos potenciales de la exposición a los químicos presentes en las tintas a largo plazo “todavía se desconocen” y pueden ser importantes en un tiempo, debido al alto número de personas tatuadas.

El problema de la fragmentación legislativa

A juicio del doctor, si hablamos de las tintas, “España es uno de los países con una legislación más exigente respecto a las tintas”.

Una restricción que, matiza, “posee ciertas debilidades”. Así pues, advierte de la falta de armonización legislativa entre los distintos países, la cual vemos en los casos en los que “una tinta que es ilegal en Europa sí sea legal en Estados Unidos”, ejemplifica.

La mayoría de las tintas para tatuajes en el mercado de la Unión Europea se importan de Estados Unidos. Es más, “se estima que en Europa el 70% de las tintas que se utilizan por los tatuadores profesionales no se fabrican en Europa”, estima el doctor Donís Muñoz.

tatuajes
EPA/NARENDRA SHRESTHA

Según indica Muñoz, el hecho de tener una “legislación restrictiva” está bien, pero “genera lo contrario de lo que se pretende porque al final se acaban usando otro tipo de tintas”.

Esta situación -sumada al hecho de que el tatuador que tatuase con una tinta no legal en la UE previsiblemente no se lo comunicaría al cliente-, asegura “nos está impidiendo a los dermatólogos poder relacionar los tintes con posibles patologías asociadas y así no avanzamos”.

Por ello recomienda acudir a establecimientos homologados y hacer una fotografía al frasco de la tinta y guardarlo indefinidamente y contar con datos donde aparezcan la marca, el número de lote, el nombre del fabricante, etc. De este modo, si en un futuro desarrollan algún tipo de patología “al menos la ciencia avanzará”, sostiene.

En esta línea crítica hacia la regulación y el control de los productos para realizar tatuajes, el PSOE presentaba hace unos días una proposición no de ley (PNL) en la que solicita al Gobierno que revise y actualice la lista de productos autorizados en España para la realización de tatuajes y maquillaje permanente.

En su PNL, el PSOE advierte de que en España se aplican productos importados en su mayoría desde Estados Unidos y no disponen de la correspondiente autorización para su uso. Es por ello por lo que, alertan, se desconoce su “posible efecto cancerígeno sobre la piel a largo plazo”.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies