Inicio / Enfermedades / Tabaquismo, todo lo que debes saber sobre la adicción al tabaco

Tabaquismo, todo lo que debes saber sobre la adicción al tabaco

El tabaco ha sido declarado la primera causa de invalidez y muerte prematura en el mundo por la OMS. En EFEsalud nos unimos al Día Mundial Sin Tabaco y hemos planteado tres cuestiones cruciales a una neumóloga, a un psicólogo y a un fumador. Estas son sus respuestas.

Otras noticias

Tabaquismo, todo lo que debes saber sobre la adicción al tabaco
EFE/Jeffrey Arguedas
La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que el consumo de tabaco es un factor principal en muchas enfermedades crónicas, como el cáncer y las patologías pulmonares y cardiovasculares. Para comprender aspectos que inquietan acerca del tabaquismo hemos entrevistado al psicólogo Elisardo Becoña, a la neumóloga Isabel Nerín y a un fumador habitual, Raúl Rodríguez.
¿Es el tabaquismo una enfermedad? 

Para Elisardo Becoña, catedrático de Psicología Clínica y director de la Unidad de Tabaquismo y Trastornos Adictivos de la Universidad de Santiago de Compostela, “el tabaquismo es un trastorno, una conducta aprendida que se puede desaprender“. No es correcto hablar de enfermedad, porque ya sólo debido al tabaco tendríamos 11.000 millones de enfermos en España y si se ampliara el concepto al resto de las actividades cotidianas todos estaríamos enfermos de algo.

El psicólogo explica que la dependencia al tabaco se adquiere por diversas causas:

Elisardo Becoña. Imagen cedida por el psicólogo/EFE
  1. Causas sociales.- La presión hacia el consumo, la imitación, el bajo coste…
  2. Causas psicológicas.- En los procesos de aprendizaje se asocia el consumo a situaciones agradables y a aspectos cognitivos del consumo (sentirse mayor, deseo de consumir, bienestar subjetivo…)
  3. Fisiológicas.- Debido a las sustancias que contiene el tabaco existe la posibilidad de hacerse adictivo si se consume de modo continuo.

Las causas psicológicas y fisiológicas, según Becoña, son las que mantienen fundamentalmente el consumo. No obstante, añade, “eso se puede cambiar incidiendo en las sociales, como ocurre cuando se restringe el consumo en ciertos lugares”.

Por otro lado, la neumóloga Isabel Nerín califica el tabaquismo como “una enfermedad o un trastorno adictivo“. Según la doctora, el tabaquismo afecta al aparato circulatorio, respiratorio y es la causa de muchos cánceres como el de pulmón, laringe y vejiga. No obstante, Nerín señala que también es la causa de otras enfermedades como la impotencia sexual, la ceguera y la osteoporosis.

Finalmente el fumador, Raúl Rodríguez, no considera el tabaquismo como una enfermedad como tal sino que “se trata de una adicción a la nicotina, de igual manera que otra persona puede hacerse adicto a otras sustancias como, por ejemplo, la cafeína”.

¿Qué medidas se deberían aplicar para reducir el consumo del tabaco? 

Los tres entrevistados coinciden en que la legislación española, que prohíbe el consumo de tabaco en espacios públicos cerrados y en las puertas de hospitales y colegios, va en la buena dirección, aunque aún falta mucho por hacer. Aquí plasmamos algunas de sus propuestas:

Una medida útil, según el psicólogo, podría ser la subida del precio del tabaco, ya que a su juicio, es muy barato: “somos realmente el estanco de Europa ya que en otros países de nuestro entorno, cuesta el doble o el triple”.

Raúl Rodríguez también apoya esta iniciativa, aunque subraya que el encarecimiento podría llegar a convertirse en un arma de doble filo porque “aparecería el contrabando y todo lo que ello conlleva”.

Elisardo Becoña insiste además en la eliminación de la publicidad: “ha avanzado mucho en la directa pero falta eliminar la indirecta”.

La neumóloga es partidaria del empaquetado genérico, una medida ya incorporada en algunos países como Inglaterra, Francia, Irlanda o Australia. Según Nerín, con este empaquetado, el espacio para la marca es más pequeño y la mayor parte de la cajetilla está destinada a advertencias sanitarias aunque matiza que la industria tabaquera denuncia que esta medida va en contra de la protección de marca.

“Es cierto, que cada vez la gente está más concienciada de los efectos nocivos que produce su consumo gracias a los anuncios televisivos o la inclusión en las cajetillas de tabaco, esas imágenes que muestran los posibles efectos acompañadas de una frase” señala, Rodríguez.

Isabel Nerín también hace referencia a la financiación parcial o total de los fármacos porque de esta manera muchos fumadores dejaran de fumar al estar financiado por la Seguridad Social.

En definitiva, Raúl Rodríguez, concluye en que la prohibición del tabaco “es un hecho prácticamente imposible y de un interés contrapuesto para el Estado ya que reporta gran cantidad de ingresos en cuestión de impuestos aplicados al mismo y destruye empleo”.

¿Cuál podría ser la técnica más eficaz para dejar de fumar?
Normalmente las personas suelen intentar dejar de fumar por su cuenta, pero cuando esto no surte efecto suelen acudir a otros métodos como los siguientes:
  • Concienciación.- Desde su perspectiva de fumador, Raúl Rodríguez conoce a gente que ha probado parches y chicles de nicotina y han resultado infructuosos. Además le han hablado de la hipnosis, pero él está seguro de que la concienciación de la persona es lo primordial: dejar el tabaco tiene que ser un objetivo de igual forma que te puedes proponer aprobar una carrera.
EFE/Víctor Lerena

A pesar de ser todavía fumador, se muestra muy optimista: “quizás al principio no lo consigas, suspendas exámenes, pero llegará un momento que sí, tardes lo que tardes, si tu objetivo es dejar el tabaco, lo dejarás”.

Tanto Elisardo Becoña como Raúl Rodríguez insisten en la importancia de las charlas en los colegios e institutos.

“Es importante concienciar a los niños desde pequeños y enseñarles los efectos nocivos del tabaco, así como, se enseña la utilización del preservativo para prevenir enfermedades, un hecho que podría ser igualmente aplicable para el alcohol”, recomienda Rodríguez.

  • Tratamientos psicológicos.- El psicólogo considera esta medida como  “la más eficaz”, aunque puntualiza que no todos los fumadores quieren esforzarse como exige este tratamiento. Además, cree que la industria farmacológica vende la idea de que se deja de fumar fácilmente, lo que no siempre es correcto en personas con alta dependencia del tabaco.
  • Consulta con un profesional experto en tabaquismo.- La recomendación por excelencia es “contactar con un profesional y someterse a un tratamiento para el tabaquismo con fármacos que hoy sabemos que son seguros”, explica la neumóloga. Además, algunas terapias como la sustitutiva con nicotina o un tratamiento psicológico “son eficaces, seguras y triplican la posibilidad de éxito”.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies