Inicio / Psicología y bienestar / Vitamina D y Sol, aliados de nuestros huesos

Vitamina D y Sol, aliados de nuestros huesos

La vitamina D es fundamental en el organismo para la fijación del calcio, así como otros minerales en los huesos, y la principal forma en que se adquiere es estando expuestos al sol. ¿El problema?, utilizar protectores solares todo el tiempo ha provocado un déficit de esta sustancia en la población aumentando los casos de enfermedades óseas

Vitamina D y Sol, aliados de nuestros huesos
El sol nos aporta una gran cantidad de vitamina D. EFE/EPA/Serfei Ilnitsky

“No salir de casa sin protector solar” se ha convertido en un mantra que nos repiten los dermatólogos hasta el cansancio, pero poco nos hablan ya de los beneficios que tiene el sol para nuestro cuerpo. Uno de los más importantes es su participación en la síntesis de la vitamina D, la cual es utilizada por el organismo para incrementar la concentración de calcio, favorecer la optimización del depósito mineral óseo en el esqueleto y la actividad de remodelado de los huesos. En pocas palabras: mantener sanos a nuestros huesos.

Lo que está ocurriendo, de acuerdo con los expertos, es que ahora tratamos de cuidarnos tanto de los rayos solares, que la exposición se ha vuelto mínima, generando que haya un aumento en enfermedades relacionadas con la falta de esta vitamina.

Por ese motivo, la Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular, realizó una monografía llamada “Vitamina D: Una perspectiva actual”, en la que se adentran a las consecuencias de un déficit de esta sustancia.

Fotobiogénesis, fuente de vitamina D

En el ser humano hay dos fuentes de vitamina D: D2 y D3. Mientras que la primera es la que se adquiere a través de los alimentos, la segunda y más necesaria, se consigue por medio de los rayos del sol. A este proceso se le conoce como fotobiogénesis.

El tiempo que tarda la síntesis de la vitamina D por este método depende de varias cosas, desde la edad (las personas mayores tardan más), hasta en dónde se vive, las costumbres y la tonalidad de piel (mientras más oscura, más tiempo al sol requiere).

“Otros factores que limitan la exposición cutánea a la luz solar son las condiciones meteorológicas o geográficas desfavorables, la polución atmosférica o la vestimenta”, expone el documento publicado por la sociedad especializada en el tema.

Los expertos afirman que las personas que viven en grandes ciudades o que han estado hospitalizadas por mucho tiempo también son propensas a carecer de vitamina D, pues no reciben la luz del sol.

“Edificios altos que impiden la llegada de los rayos solares a la superficie, la escasez de espacios abiertos suficientemente soleados, la contaminación atmosférica con capacidad para bloquear la radiación ultravioleta efectiva para sintetizar la vitamina D, y un hábitat propio con viviendas oscuras favorecen el desarrollo de estados carenciales de la vitamina”, señala la monografía.

La alimentación ayuda, pero…

El documento afirma que la vitamina D2 se encuentra en muy pocos alimentos, lo que significa que tampoco es suficiente para satisfacer las necesidades del cuerpo.

“Hay un número relativamente pequeño de alimentos que contienen altas cantidades de vitamina D. Entre estos están los pescados azules (como el salmón, caballa, sardinas), la yema de huevo y las setas shiitake”, enumera la Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Biología Molecular.

Para solucionar esto, se han enriquecido con vitamina D algunos productos que se encuentran en el mercado, tales como lácteos, mantequillas y zumos, sin embargo, los expertos comentan que no es suficiente para lo que requiere el cuerpo.

Viejos problemas vuelven

La carencia de vitamina D ha traído de vuelta enfermedades que ya se tenían controladas en países desarrollados como el raquitismo y la osteomalacia, de acuerdo con la investigación.

Según se explica, esto está ocurriendo debido a la migración que está llegando a España desde el área del Magreb, África subsahariana y de la región indopakistaní, culturas que por sus tradiciones y costumbres no tienen mucho contacto con el sol.

“Siguen utilizando sus indumentarias tradicionales que cubren la mayor parte del cuerpo, mantienen una vida social que transcurre en el interior de las viviendas y tienen escasa actividad al aire libre”, señala la monografía.

Por un lado está el raquitismo, enfermedad infantil que determina un retraso de crecimiento y el desarrollo de deformidades óseas graves.

En el caso de los mayores puede ocurrir lo mismo, pero lleva por nombre osteomalacia. Aquí, existe una pérdida considerable de masa ósea que trae como consecuencias posibles caídas y fracturas graves.

¿Huir o no del sol?

El estudio arroja entre sus resultados que el déficit de la vitamina D aumenta durante el invierno en un 40% en adultos, motivo por el que las personas deben pasar más tiempo al aire libre en esta época del año, además de consumir pescado y complementos vitamínicos recomendados por un médico.

Durante el verano no hay que dejar de usar protección solar, pero los especialistas recomiendan colocarlo un poco después de haber estado expuesto al sol, de esta forma, habrá un periodo de 15 o 20 minutos en los que la piel reciba directamente los rayos.

Claro que, como se señala antes, cada piel es distinta y el tiempo de la síntesis varía, por lo que es recomendable acudir a un dermatólogo para que nos oriente.

.-Efesalud

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies