Inicio / Enfermedades / Para el estreñimiento, agua entre horas

Para el estreñimiento, agua entre horas

La hidratación es la mejor aliada contra las dificultades del tránsito intestinal, un problema muy común y que curiosamente aparece con fuerza en el verano. Durante esta época tomamos más agua, fruta y verdura, pero también perdemos el líquido en mayor cantidad. Beber agua entre horas, ayuda

Para el estreñimiento, agua entre horas
EFE/PAINSA

El estreñimiento es la dificultad en la defecación, una definición tan clara y gráfica, como molesto y en ocasiones complejo puede ser este problema. El estreñimiento puede ser mecánico, por un defecto del intestino o simplemente por dificultad debido a un exceso del volumen de las heces y una excesiva desecación de las mismas.

Hablamos de estreñimiento a partir de tres días de no defecación.

“Lo preocupante es cuando una persona tiene defecaciones normales y de repente entra en estreñimiento sin causa aparente; eso es un cambio de ritmo intestinal o a la inversa, una persona estreñida empieza a tener diarreas. Un cambio de ritmo intestinal hay consultarlo con el médico, siempre” asegura Gonzalo Guerra Flecha, gastroenterólogo y fundador del centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas

El verano es una época en la que se tiende al estreñimiento; a pesar de que ingerimos mayor cantidad de líquido, los perdemos también en mayor volumen que en invierno. Debemos, por tanto, vigilar nuestra hidratación y nuestra dieta.

“La hidratación debe ser mayor a la del resto del año pero es una cosa que se entiende mal. Hay gente que toma entre dos y tres litros de agua diarios; perfecto, pero no debe tomarse con las comidas” asegura el doctor.

“El volumen y el peso que aportan al estómago es descomunal y no puede trabajar. Además lo que hacemos es diluir los jugos gástricos con lo que la digestión no se puede hacer bien. Si tenemos un PH de concentración 2, PH 2, si le ponemos tres vasos de agua se convierte en PH 6 y la digestión es menos efectiva. En la comida el mínimo posible de líquido, entre horas sí y en verano más ”, insiste Guerra-Flecha.

La clave es, por tanto, aumentar la hidratación. El cuerpo necesita líquidos conforme a las perdidas o necesidades que tenga, si no se lo aportamos vía oral, nuestro organismo, saca el agua de donde puede. “Un buen ejemplo son las aguas de las heces fecales. La consecuencia es que éstas se desecan y nos encontramos con unas heces duras que no hay forma humana de que puedan progresar por el intestino por mucho esfuerzo que hagamos” afirma el doctor.

Tipos de estreñimiento

Hasta ahora hemos hablado del estreñimiento primario, el más común y “para el que no existe una explicación clara” asegura Guerra-Flecha.

El secundario es debido a un mal funcionamiento de muestro intestino por un obstáculo, por ejemplo, un tumor de colon. En este caso, lo primero que se produce es estreñimiento o diarrea, un cambio, en definitiva del ritmo intestinal. “Si usted acoda la goma de regar sale menos agua, se ha producido una obstrucción, se ha producido un hecho secundario” explica el doctor Guerra-Flecha.

“Hay enfermedades crónicas que son de nacimiento una patología como el megacolon. El niño nace con ese defecto neonatal y hay varios grados de la enfermedad . El más liviano es el que no te mata, vive con un estreñimiento feroz. En algunos casos existen tratamientos con cirugía” afirma el doctor.

Alimentación, clave

Para evitar la deshidratación de las heces, es fundamental ingerir líquidos y alimentos que contengan mucha agua. “Son buenísimos todos los alimentos que nos proporcionen hidratación tales como frutas y verduras; otro aspecto importante para el verano es tomar preferiblemente frutos rojos, ciruelas, fresas, frambuesas, tomate porque llevan licopenos, un protector natural de la piel, de este modo conseguimos dos beneficios conjuntos, evitar el estreñimiento y proteger nuestra piel.

“Respecto al volumen, es bueno tomar la fruta y verdura que apetezca, calculando el volumen. Los elefantes solo toman ensalada y pesan 2.500 kilos, el volumen lo hace la cantidad de calorías que está comiendo; con la fruta pasa igual, tiene fructosa, dos o tres piezas, una paraguaya, una ciruela y unas cerezas, suficientes para todo el día, en cuanto hidratación y aporte de licopenos”, asegura el especialista.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies