Inicio / Portada España / Las Olimpiadas del trasplante, una cita con 30.000 años de vida extra

Las Olimpiadas del trasplante, una cita con 30.000 años de vida extra

Los Juegos Mundiales de Deportistas Trasplantados se han celebrado por vez primera en España, en Málaga. Un evento solidario y repleto de vitalidad donde atletas de más de 52 nacionalidades han mostrado un gran afán de superación y lanzado un mensaje de promoción del deporte como apuesta por la salud en sus vidas

Array ( [0] => 103162 )
Las Olimpiadas del trasplante, una cita con 30.000 años de vida extra

Estas Olimpiadas del trasplante congregan cada dos años a participantes de todo el mundo que han recibido un trasplante de órgano y compiten en hasta 15 modalidades deportivas. Lo más importante de estos juegos no son los resultados ni es necesario ser un atleta de élite para participar.

El objetivo primordial de esta competición es trasladar a la sociedad un mensaje de superación y motivación de los pacientes y mostrar que existe una nueva vida tras un trasplante y, con ello, fomentar la donación de órganos, de la que España es líder.

Desde la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), su directora general, Beatriz Domínguez-Gil, hace un balance muy positivo de este acontecimiento.

Beatriz Domínguez-Gil, directora de la ONT, posa a su llegada al acto del V Aniversario de EFEsalud/EFE/J. P. Gandul

Por un lado, “los juegos han puesto de manifiesto el esfuerzo y la historia de superación personal que hay detrás de cada uno de estos jugadores”. Asimismo, ha ensalzado al equipo español que “ha roto el medallero dejando el pabellón en lo más alto”.

En lo que llevamos de año, el número de donantes ha aumentado un 10,2 por ciento y, en palabras de Domínguez-Gil, “probablemente este año podamos superar el objetivo marcado de 5.000 trasplantes, establecido para 2020”.

Su mensaje para los pacientes que están a la espera de recibir un trasplante es transmitirles “la ventaja de vivir en un país en el que el acceso al trasplante es el mayor del mundo” y a los trasplantados, “que cuiden de este órgano y que rindan un tributo a ese gesto de la donación cada día de sus vidas”.

Superación en primera persona

A Mateo Ruiz le diagnosticaron leucemia mieloide crónica cuando sólo tenía 24 años. Le advirtieron de que tendría pocas expectativas.

No se dio por vencido, luchó y se llegó a someter a dos trasplantes de médula ósea en junio de 1987 y mayo de 1994.

Más tarde llegaría otra nueva recidiva por la que le aplicaron el tercer y último trasplante. Hoy, con 55 años, felizmente casado y con tres hijos, lleva dos décadas en remisión completa y preside la Asociación Deporte y Trasplante España.

“La vida no se acaba teniendo una patología de este tipo, hay que luchar. El deporte es la herramienta vehicular para hablar de vida”, confiesa.

“En los Juegos de Trasplantados reuníamos 30.000 años de vida extra de entre los más de 2.000 participantes que allí nos encontrábamos”.

Para él, el deporte ha sido clave a lo largo de todos estos años y ha competido principalmente en lanzamiento de peso, jabalina y disco.

Mateo Ruiz durante una competición en la categoría de peso. Foto cedida

Mateo siempre está ahí para completar el equipo y cuando hace falta se calza las zapatillas de clavos, o lo mismo se pone el bañador y se tira al agua para competir en natación. “Lo que queremos demostrar es que no tenemos límites”, asegura.

En el medio, María José Moscoso; oro en los Juegos Mundiales de trasplantados/Paco Lozano

Otro caso similar es el de María José Moscoso. Ella, atleta de élite, notó que las cosas no andaban bien precisamente mientras participaba en una carrera contra el cáncer. “Me flaqueaban las fuerzas, sabía que algo no iba bien”.

Hace cuatro años fue diagnosticada de un hepatocarcinoma que finalmente acabaría en trasplante. “Cuando te dan noticias de este tipo, tan fuertes, tienes que buscar objetivos. Tienes que salir de la zona de confort que tienes montada en tu vida.

“Tienes dos opciones, deprimirte y apalancarte, o seguir haciendo tu vida dentro de tus posibilidades. Yo elegí seguir con mi vida y jamás dejé de correr”.

Estas Olimpiadas de Trasplantados de Málaga, celebradas hace unos días, han sido sus primeros mundiales y ha conseguido batir 3 récords, siendo oro en 5.000, 1.500 y 800 metros lisos.

Pero sin duda, superar con esperanza y fortaleza su enfermedad y posterior trasplante ha sido la carrera más importante de su vida.

El deporte, una esperanza más para los trasplantados

La necesidad de estos pacientes de tomar medicación inmunosupresora de por vida para luchar contra el rechazo del órgano trasplantado puede ser uno de sus principales problemas.

Estos fármacos pueden tener un efecto negativo en pacientes con riegos cardiovasculares y, por ello, es tan importante que adquieran hábitos de vida saludables y realizar ejercicio físico.

Es por ello que “cada vez está aumentando más el valor que se da al ejercicio físico en el caso del paciente trasplantado por parte de los profesionales”, asegura la directora general de la ONT.

Recibir un órgano trasplantado es una segunda oportunidad y el consejo general es intentar, dentro de las posibilidades de cada paciente y siempre bajo prescripción facultativa, cuidarse con la alimentación, caminar, moverse, etc… En definitiva, mantenerse activo, con la mente positiva y si es con deporte muchísimo mejor.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies