Objetivos realistas para sobrevivir en el laberinto de las expectativas

“Quiero ser médico”. Éste puede ser el deseo de muchos jóvenes que se estén decantando en estos momentos por su futuro profesional. Pero, ¿y si se trata de una expectativa sobredimensionada? Si resulta que se me da mejor otra actividad, ¿por qué no decantarme por ella?