DIETA MEDITERRÁNEA

Estudio Predimed Plus: La dieta mediterránea hipocalórica mejora el perfil de riesgo cardiovascular

La dieta mediterránea baja en calorías y asociada a ejercicio físico diario, y en comparación con una dieta mediterránea no hipocalórica, mejora todavía más el perfil de riesgo cardiovascular, además de lograr una pérdida de peso que se mantiene a largo plazo. Esta es una de las hipótesis del estudio Predimed Plus

Otras noticias

Principales alimentos de la dieta mediterránea. EFESALUDPrincipales alimentos de la dieta mediterránea. EFESALUD

El objetivo de Predimed Plus es la prevención de enfermedades cardiovasculares mediante el consumo de una dieta mediterránea pero hipocalórica, unida a la práctica de ejercicio diario y con metas de pérdida de peso controladas por terapia conductual.

En este ensayo participarán 6.000 personas que reclutan, desde finales de 2013 y hasta finales de 2016, un total de 23 centros y hospitales de España.

Los voluntarios (mujeres de 55 a 70 años y hombres de 60 a 75) tienen sobrepeso y obesidad, además de padecer alguno de los siguientes factores de riesgo cardiovascular: hipertensión arterial, colesterol HDL (bueno) bajo, triglicéridos alto y glucosa alta.

Predimed Plus se convierte así en uno de los grandes retos de la investigación en nuestro país y es continuación del estudio Predimed-1, con 7.447 participantes, cuyos resultados demostraron que la dieta mediterránea con aceite de oliva o con frutos secos consigue reducir en un 30% el riesgo de infarto de miocardio, ictus o embolia y que publicó la revista “New England Journal of Medicine” en febrero de 2013.

Las primeras hipótesis

Aunque Predimed Plus se encuentra todavía en sus primeras fases y no se prevén resultados definitivos hasta 2020, ya ha sido posible adelantar algunas de las primeras valoraciones en los dos grupos reclutadores de Navarra (700 personas), lugar donde se inició el proceso de selección en septiembre de 2013.

El doctor Miguel Ángel Martínez-González, uno de los coordinadores generales de Predimed Plus e investigador principal en el seguimiento del ensayo en Navarra, matiza que esos resultados preliminares se han presentado en algunos congresos y encuentros médicos pero todavía no han sido publicados en revistas científicas, ni se les puede dar una consideración definitiva, aunque van en la dirección correcta.

La metodología del ensayo consiste en comparar a dos grupos:

  • Grupo control sometido a una dieta mediterránea sin restricción calórica, complementada con aceite de oliva virgen extra y frutos secos, la del estudio Predimed-1.
  • Grupo de intervención intensiva con dieta mediterránea con una restricción calórica del 30%. Pero además conlleva actividad física (unos 45 minutos al día) y objetivos de pérdida de peso que incluye terapia conductual.
EFE/Elvira Urquijo A.

EFE/Elvira Urquijo A.

La experiencia de Navarra permite apuntar que los participantes del grupo de dieta mediterránea más ejercicio mejoran su perfil de riesgo cardiovascular, además de perder peso.

“La pérdida es progresiva y todo apunta a que va a ser sostenible a largo plazo. Los participantes están satisfechos porque ven que pierden peso y éste se mantiene”, apunta el también catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra.

Uno de los datos refleja que en el grupo de intervención intensiva antes del estudio había un 75% de obesidad y al cabo del año esa prevalencia se redujo al 49%.

Para el experto, muchas de las dietas populares hipocalóricas difundidas entre la población no tienen en cuenta ni el  riesgo cardiovascular, ni son equilibradas, por lo que rebajan las grasas a costa de prohibir el aceite de oliva y eso les resta sabor. “En cambio la dieta mediterránea es más saludable, más sostenible y mejor aceptada por la población”, señala.

Además de la restricción calórica y el ejercicio físico, que Predimed-1 no incluía, el ensayo Predimed Plus facilita al participante un tratamiento psico-conductual que le ayuda a prevenir recaídas o trabajar el autocontrol ante situaciones de estrés o ansiedad que repercuten en la ingesta.

Dieta mediterránea en Estados Unidos

El estudio Predimed ha supuesto un revulsivo en Estados Unidos donde se intentan cambiar los hábitos de una población que abusa de las carnes rojas y procesadas, de la comida basura y de las bebidas azucaradas, lo que incrementa de forma alarmante los índices de obesidad. El patrón de dieta mediterránea es ya una recomendación en las guías alimentarias estadounidenses.

EFE/Andy Rain

EFE/Andy Rain

Un interés creciente por la dieta mediterránea como estilo de vida que parece no tener la misma repercusión en España.

“A la hora de mejorar los hábitos de alimentación, el español medio cree que sigue correctamente la dieta mediterránea y que no supone ningún descubrimiento. Pero cuando se hace una valoración dietética objetiva se comprueba que es un desastre”, lamenta el investigador que ha recorrido universidades y organizaciones médicas de Estados Unidos dando conferencias sobre la dieta mediterránea.

Y es que en España consumimos carne varias veces por semana, cuando se recomienda un consumo esporádico, en especial de la roja y procesada, y hemos dejado de lado a las legumbres, ricas en fibra. Y en lugar de incrementar el consumo diario de frutas y verduras, nos dejamos llevar por la bollería industrial y los productos de pastelería.

“La comida rápida y las bebidas azucaradas han entrado de lleno en las costumbres de los menores de cuarenta años, unos hábitos dietéticos que no recuerdan en nada a los de sus abuelos. Tampoco se consume ya vino tinto en las comidas como principal fuente de alcohol, sino más cerveza y licores, mientras que la fruta fresca como postre también se va perdiendo”, señala el especialista.

Un libro con recetas mediterráneas

EFE

EFE

Por esa razón, el doctor Martínez-González, junto a otros dos miembros del equipo Predimed, la nutricionista Ana Sánchez Tainta y la diplomada en Enfermería Beatriz San Julián, han escrito el libro “Date el gusto de comer sano” (Ed.Eunsa) donde explican de forma sencilla el estudio Predimed y facilitan las claves de la dieta mediterránea explicando los beneficios de los principales alimentos y consejos de consumo.

Además, incluye recetas para las cuatro estaciones del año.

Una dieta mediterránea que aconseja la Organización Mundial de la Salud ya que, además de proteger frente a enfermedades cardiovasculares, lo hace ante diversos tipos de cáncer o el propio envejecimiento y que sitúa a España en la cúspide de la investigación: “Queremos estar en la primera división mundial en la investigación de nutrición y prevención cardiovascular”, afirma Miguel Ángel Martínez-González.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Nutrición

L@s niñ@s de San Rafael

La salud de l@s niñ@s de San Rafael dibujada con tiza y pensada con el corazón.
salud_gif_300x90

El objetivo de Predimed Plus es la prevención de enfermedades cardiovasculares mediante el consumo de una dieta mediterránea pero hipocalórica, unida a la práctica de ejercicio diario y con metas de pérdida de peso controladas por terapia conductual.

En este ensayo participarán 6.000 personas que reclutan, desde finales de 2013 y hasta finales de 2016, un total de 23 centros y hospitales de España.

Los voluntarios (mujeres de 55 a 70 años y hombres de 60 a 75) tienen sobrepeso y obesidad, además de padecer alguno de los siguientes factores de riesgo cardiovascular: hipertensión arterial, colesterol HDL (bueno) bajo, triglicéridos alto y glucosa alta.

Predimed Plus se convierte así en uno de los grandes retos de la investigación en nuestro país y es continuación del estudio Predimed-1, con 7.447 participantes, cuyos resultados demostraron que la dieta mediterránea con aceite de oliva o con frutos secos consigue reducir en un 30% el riesgo de infarto de miocardio, ictus o embolia y que publicó la revista “New England Journal of Medicine” en febrero de 2013.

Las primeras hipótesis

Aunque Predimed Plus se encuentra todavía en sus primeras fases y no se prevén resultados definitivos hasta 2020, ya ha sido posible adelantar algunas de las primeras valoraciones en los dos grupos reclutadores de Navarra (700 personas), lugar donde se inició el proceso de selección en septiembre de 2013.

El doctor Miguel Ángel Martínez-González, uno de los coordinadores generales de Predimed Plus e investigador principal en el seguimiento del ensayo en Navarra, matiza que esos resultados preliminares se han presentado en algunos congresos y encuentros médicos pero todavía no han sido publicados en revistas científicas, ni se les puede dar una consideración definitiva, aunque van en la dirección correcta.

La metodología del ensayo consiste en comparar a dos grupos:

  • Grupo control sometido a una dieta mediterránea sin restricción calórica, complementada con aceite de oliva virgen extra y frutos secos, la del estudio Predimed-1.
  • Grupo de intervención intensiva con dieta mediterránea con una restricción calórica del 30%. Pero además conlleva actividad física (unos 45 minutos al día) y objetivos de pérdida de peso que incluye terapia conductual.
EFE/Elvira Urquijo A.

EFE/Elvira Urquijo A.

La experiencia de Navarra permite apuntar que los participantes del grupo de dieta mediterránea más ejercicio mejoran su perfil de riesgo cardiovascular, además de perder peso.

“La pérdida es progresiva y todo apunta a que va a ser sostenible a largo plazo. Los participantes están satisfechos porque ven que pierden peso y éste se mantiene”, apunta el también catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra.

Uno de los datos refleja que en el grupo de intervención intensiva antes del estudio había un 75% de obesidad y al cabo del año esa prevalencia se redujo al 49%.

Para el experto, muchas de las dietas populares hipocalóricas difundidas entre la población no tienen en cuenta ni el  riesgo cardiovascular, ni son equilibradas, por lo que rebajan las grasas a costa de prohibir el aceite de oliva y eso les resta sabor. “En cambio la dieta mediterránea es más saludable, más sostenible y mejor aceptada por la población”, señala.

Además de la restricción calórica y el ejercicio físico, que Predimed-1 no incluía, el ensayo Predimed Plus facilita al participante un tratamiento psico-conductual que le ayuda a prevenir recaídas o trabajar el autocontrol ante situaciones de estrés o ansiedad que repercuten en la ingesta.

Dieta mediterránea en Estados Unidos

El estudio Predimed ha supuesto un revulsivo en Estados Unidos donde se intentan cambiar los hábitos de una población que abusa de las carnes rojas y procesadas, de la comida basura y de las bebidas azucaradas, lo que incrementa de forma alarmante los índices de obesidad. El patrón de dieta mediterránea es ya una recomendación en las guías alimentarias estadounidenses.

EFE/Andy Rain

EFE/Andy Rain

Un interés creciente por la dieta mediterránea como estilo de vida que parece no tener la misma repercusión en España.

“A la hora de mejorar los hábitos de alimentación, el español medio cree que sigue correctamente la dieta mediterránea y que no supone ningún descubrimiento. Pero cuando se hace una valoración dietética objetiva se comprueba que es un desastre”, lamenta el investigador que ha recorrido universidades y organizaciones médicas de Estados Unidos dando conferencias sobre la dieta mediterránea.

Y es que en España consumimos carne varias veces por semana, cuando se recomienda un consumo esporádico, en especial de la roja y procesada, y hemos dejado de lado a las legumbres, ricas en fibra. Y en lugar de incrementar el consumo diario de frutas y verduras, nos dejamos llevar por la bollería industrial y los productos de pastelería.

“La comida rápida y las bebidas azucaradas han entrado de lleno en las costumbres de los menores de cuarenta años, unos hábitos dietéticos que no recuerdan en nada a los de sus abuelos. Tampoco se consume ya vino tinto en las comidas como principal fuente de alcohol, sino más cerveza y licores, mientras que la fruta fresca como postre también se va perdiendo”, señala el especialista.

Un libro con recetas mediterráneas

EFE

EFE

Por esa razón, el doctor Martínez-González, junto a otros dos miembros del equipo Predimed, la nutricionista Ana Sánchez Tainta y la diplomada en Enfermería Beatriz San Julián, han escrito el libro “Date el gusto de comer sano” (Ed.Eunsa) donde explican de forma sencilla el estudio Predimed y facilitan las claves de la dieta mediterránea explicando los beneficios de los principales alimentos y consejos de consumo.

Además, incluye recetas para las cuatro estaciones del año.

Una dieta mediterránea que aconseja la Organización Mundial de la Salud ya que, además de proteger frente a enfermedades cardiovasculares, lo hace ante diversos tipos de cáncer o el propio envejecimiento y que sitúa a España en la cúspide de la investigación: “Queremos estar en la primera división mundial en la investigación de nutrición y prevención cardiovascular”, afirma Miguel Ángel Martínez-González.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?