bienestar

Médico estético, un aliado saludable

Persigue nuestro bienestar y siempre con la salud como base pues nadie puede sentirse bien por fuera si no lo está por dentro. La medicina estética reivindica su lugar dentro de la medicina; no es posible luchar contra el envejecimiento pero sí lo es conseguir una longevidad saludable.

Médico estético, un aliado saludable

La medicina estética es el conjunto de actos médicos encaminados a mejorar el bienestar de la persona en todos los aspectos; uno de ellos es la imagen pero otro es la salud porque va unido. No es posible entender la medicina estética sin la parte primera, la medicina”, así la define la doctora Petra Vega, presidenta del Comité organizador del 28 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), que hoy comienza en Barcelona y que reúne a más de mil profesionales.

“Nosotros englobamos, como una parte más de la salud y el bienestar del sujeto, su imagen. Es lo que nos diferencia de la medicina curativa como tal. No atacamos la causa, sino el síntoma”, explica Vega.

Existe una gran confusión sobre qué es la medicina estética, sus diferencias con la cirugía estética o incluso con un centro de estética.

“En la cirugía va a haber siempre un cambio en la forma. Es una intervención en el organismo para quitar o añadir. La intervención que tendría la medicina estética en un aumento de mamas, por ejemplo, sería en mejorar el aspecto de la piel; nosotros no cambiamos la mama”, aclara la doctora, también presidenta de la SEME.

Las confusiones respecto a los aparatos usados por la medicina estética y los centros de belleza o la aparente similitud de los tratamientos que ambas ofrecen no ayudan a fomentar la confianza del paciente.

“Cuando vas al médico estético no sales más guapo en ese momento, como ocurre en el centro de belleza. El médico te pone un tratamiento debajo de la piel. Lo que delimita a ambas es la piel. El médico tiene que atravesar la piel con su tratamiento, lo hacemos más profundamente”, insiste Vega.

Retos de la Medicina Estética

La confianza del paciente depende en gran medida de los retos que los médicos estéticos tienen sobre la mesa y que enumera la doctora Vega:

  • Regularizar el sector que engloba la estética y diferenciar las tres formas de aplicarla: cirugía estética, medicina estética y centros de belleza. De esta manera evitaremos el intrusismo, la defenestración de las técnicas y aumentaremos la seguridad del paciente.
  • Regularizar a la propia medicina estética dentro del marco de la medicina. No cualquier profesional sólo por el hecho de ser médico puede aplicarlo. Debe haber una formación específica y estamos casi a punto con el Ministerio de Sanidad de lograrlo. No pedimos que sea una especialidad pero sí que exista una capacitación para poder trabajar en ella.
  • Hacer llegar a la población el mensaje de que la medicina estética potencia el bienestar, la prevención y la salud; no es una opción frívola y sólo dirigida a los famosos.

Qué engloba la medicina estética

Diferenciamos entre los tratamientos corporales y los faciales.

La medicina estética corporal incluye el peso y todo lo que engloba a la silueta corporal: nutrición, remodelación de la silueta, sus técnicas como mesoterapias, radiofrecuencia, intralipoterapia.

Medicina estética, un aliado saludable

EFE/Ángel Díaz

También incluye todo lo que afecta a la piel desde el punto de vista estético: estrías, flacidez, varicosidades

La medicina estética facial se encarga del envejecimiento de la piel, su textura y calidad. Incluiría las manchas, melasmas, hiperpigmentaciones, secuelas del acné, no el propio acné sino sus secuelas. “Se ocupa primero de la prevención (tabaco, sol) y concienciación del paciente de que los malos hábitos tienen consecuencias y después de mitigar los efectos”, afirma Vega.

Es necesario insistir en la prevención. “La medicina estética no es para quitar arrugas, queremos cambiar ese concepto. No se debe vender un tratamiento sino hacer un diagnóstico completo con un tratamiento que va mucho más allá de rellenar una arruga”, insiste la doctora.

“Otro apartado que cada vez toma más fuerza es el tema de las alopecias y depilaciones, tanto por exceso como por defecto”, comenta.

Qué técnicas y tratamientos utiliza la medicina estética

La nutrición, en muchas ocasiones para prevenir la obesidad, la nutricosmética, especialmente para mejorar la piel y toda la farmacología que, al ser médicos, podemos utilizar forman parte de las funciones del médico estético.

“No hacemos cirugía, los actos intervencionistas no pasan de los pinchazos”, explica la doctora.

1. Fototerapia: tratamientos con luz.

  • Láser: es un tipo de luz específica. Sirve para tratar tanto la miopía como el vello. En medicina estética lo utilizamos en depilaciones pero también para tratar piel, manchas, cuperosis.
  • Luz pulsada: tiene las mismas aplicaciones que el láser pero permite atacar a pelos con más gama de colores y más claros. Puede diferenciar a qué tiene que atacar.
  • Luces de diodo: sirve para mejorar la textura de la piel y tratar dolencias como la rosácea. Son tratamientos mucho más generales y menos agresivos.

2. Ultrasonidos: se trata de una emisión de sonidos no audibles por el oído humano. (Una ecografía es un ultrasonido o una resonancia, en este caso, son diagnósticos recogiendo el eco del sonido al rebotar) En medicina estética se aplica a base de masaje sobre la piel y su efecto es sobre todo para la celulitis. El ultrasonido se aplica siempre desde un aparato y se aplica en un sistema de vacío y masaje.

Otra forma de aplicar ultrasonidos es la cavitación. En medicina estética llamamos cavitación a la aplicación de ultrasonidos de baja frecuencia focalizados para disminuir el volumen corporal sobre todo en las zonas donde hay acumulación grasa.

3. Radiofrecuencia: es la emisión de una onda física que produce calor y que se traduce en una mejora de la flacidez. Para producir el efecto deseado tiene que provocar una subida de temperatura en el cuerpo de ocho grados en poco tiempo.

4. Presoterapia: está basado en cambios de presión para mejorar la circulación. Mejora la circulación y la retención de líquidos.

5. Mesoterapia: consiste en infiltrar homeopatía para intentar reducir la grasa o para mejorar el aspecto de la piel.

6. Medicina regenerativa: utiliza el plasma rico en plaquetas. Tras un proceso de centrifugación del plasma, se inyecta en la zona a tratar. Está indicado para casos de alopecia para estrías. En facial también se utiliza para dar luminosidad. Es efectivo para aquello que queramos regenerar o acelerar el proceso de curación de la piel.

Además encontramos los siguientes tratamientos:

Medicina estética, un aliado saludable

EFE/Paco Torrente

Toxina botulínica: tiene dos usos. Para las arrugas de expresión. “Tan solo está autorizado para el entrecejo y la zona anexa. Relaja la musculatura, no rellena . Y un uso menos conocido pero tremendamente útil: para la hiperhidrosis, la sudoración excesiva de axilas, palmas de las manos y plantas de los pies. Tiene una duración, en cualquiera de los usos, de seis meses”, expone la presidenta de la SEME.

Ácido hialurónico: es un producto de relleno. “En la piel tenemos ácido hialurónico pero desaparece a los dos minutos, continuamente vamos fabricando y degradando”.

Tiene también varios usos: “para aportar brillo y luminosidad a nuestra piel, es un producto que se parece más al que genera nuestra piel y el que rellena que se ha sometido a un proceso químico, se le da mas consistencia y dura de 6 meses a un año y medio”.

Se utiliza para arrugas, pómulos, para dar volumen. “Actualmente no se utiliza para el pecho. Hubo un tiempo en que se hacía pero se ha retirado la autorización para ello”, señala Vega.

También se utiliza para los pies, para mejorar el dolor de los talones y la planta.

Peeling: consiste en una agresión controlada de la piel para eliminar las capas más superficiales y estimular su regeneración.

Esp.Informat_CáncerMama_Botón

Cáncer de mama

Los niños de San Rafael

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.

La medicina estética es el conjunto de actos médicos encaminados a mejorar el bienestar de la persona en todos los aspectos; uno de ellos es la imagen pero otro es la salud porque va unido. No es posible entender la medicina estética sin la parte primera, la medicina”, así la define la doctora Petra Vega, presidenta del Comité organizador del 28 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), que hoy comienza en Barcelona y que reúne a más de mil profesionales.

“Nosotros englobamos, como una parte más de la salud y el bienestar del sujeto, su imagen. Es lo que nos diferencia de la medicina curativa como tal. No atacamos la causa, sino el síntoma”, explica Vega.

Existe una gran confusión sobre qué es la medicina estética, sus diferencias con la cirugía estética o incluso con un centro de estética.

“En la cirugía va a haber siempre un cambio en la forma. Es una intervención en el organismo para quitar o añadir. La intervención que tendría la medicina estética en un aumento de mamas, por ejemplo, sería en mejorar el aspecto de la piel; nosotros no cambiamos la mama”, aclara la doctora, también presidenta de la SEME.

Las confusiones respecto a los aparatos usados por la medicina estética y los centros de belleza o la aparente similitud de los tratamientos que ambas ofrecen no ayudan a fomentar la confianza del paciente.

“Cuando vas al médico estético no sales más guapo en ese momento, como ocurre en el centro de belleza. El médico te pone un tratamiento debajo de la piel. Lo que delimita a ambas es la piel. El médico tiene que atravesar la piel con su tratamiento, lo hacemos más profundamente”, insiste Vega.

Retos de la Medicina Estética

La confianza del paciente depende en gran medida de los retos que los médicos estéticos tienen sobre la mesa y que enumera la doctora Vega:

  • Regularizar el sector que engloba la estética y diferenciar las tres formas de aplicarla: cirugía estética, medicina estética y centros de belleza. De esta manera evitaremos el intrusismo, la defenestración de las técnicas y aumentaremos la seguridad del paciente.
  • Regularizar a la propia medicina estética dentro del marco de la medicina. No cualquier profesional sólo por el hecho de ser médico puede aplicarlo. Debe haber una formación específica y estamos casi a punto con el Ministerio de Sanidad de lograrlo. No pedimos que sea una especialidad pero sí que exista una capacitación para poder trabajar en ella.
  • Hacer llegar a la población el mensaje de que la medicina estética potencia el bienestar, la prevención y la salud; no es una opción frívola y sólo dirigida a los famosos.

Qué engloba la medicina estética

Diferenciamos entre los tratamientos corporales y los faciales.

La medicina estética corporal incluye el peso y todo lo que engloba a la silueta corporal: nutrición, remodelación de la silueta, sus técnicas como mesoterapias, radiofrecuencia, intralipoterapia.

Medicina estética, un aliado saludable

EFE/Ángel Díaz

También incluye todo lo que afecta a la piel desde el punto de vista estético: estrías, flacidez, varicosidades

La medicina estética facial se encarga del envejecimiento de la piel, su textura y calidad. Incluiría las manchas, melasmas, hiperpigmentaciones, secuelas del acné, no el propio acné sino sus secuelas. “Se ocupa primero de la prevención (tabaco, sol) y concienciación del paciente de que los malos hábitos tienen consecuencias y después de mitigar los efectos”, afirma Vega.

Es necesario insistir en la prevención. “La medicina estética no es para quitar arrugas, queremos cambiar ese concepto. No se debe vender un tratamiento sino hacer un diagnóstico completo con un tratamiento que va mucho más allá de rellenar una arruga”, insiste la doctora.

“Otro apartado que cada vez toma más fuerza es el tema de las alopecias y depilaciones, tanto por exceso como por defecto”, comenta.

Qué técnicas y tratamientos utiliza la medicina estética

La nutrición, en muchas ocasiones para prevenir la obesidad, la nutricosmética, especialmente para mejorar la piel y toda la farmacología que, al ser médicos, podemos utilizar forman parte de las funciones del médico estético.

“No hacemos cirugía, los actos intervencionistas no pasan de los pinchazos”, explica la doctora.

1. Fototerapia: tratamientos con luz.

  • Láser: es un tipo de luz específica. Sirve para tratar tanto la miopía como el vello. En medicina estética lo utilizamos en depilaciones pero también para tratar piel, manchas, cuperosis.
  • Luz pulsada: tiene las mismas aplicaciones que el láser pero permite atacar a pelos con más gama de colores y más claros. Puede diferenciar a qué tiene que atacar.
  • Luces de diodo: sirve para mejorar la textura de la piel y tratar dolencias como la rosácea. Son tratamientos mucho más generales y menos agresivos.

2. Ultrasonidos: se trata de una emisión de sonidos no audibles por el oído humano. (Una ecografía es un ultrasonido o una resonancia, en este caso, son diagnósticos recogiendo el eco del sonido al rebotar) En medicina estética se aplica a base de masaje sobre la piel y su efecto es sobre todo para la celulitis. El ultrasonido se aplica siempre desde un aparato y se aplica en un sistema de vacío y masaje.

Otra forma de aplicar ultrasonidos es la cavitación. En medicina estética llamamos cavitación a la aplicación de ultrasonidos de baja frecuencia focalizados para disminuir el volumen corporal sobre todo en las zonas donde hay acumulación grasa.

3. Radiofrecuencia: es la emisión de una onda física que produce calor y que se traduce en una mejora de la flacidez. Para producir el efecto deseado tiene que provocar una subida de temperatura en el cuerpo de ocho grados en poco tiempo.

4. Presoterapia: está basado en cambios de presión para mejorar la circulación. Mejora la circulación y la retención de líquidos.

5. Mesoterapia: consiste en infiltrar homeopatía para intentar reducir la grasa o para mejorar el aspecto de la piel.

6. Medicina regenerativa: utiliza el plasma rico en plaquetas. Tras un proceso de centrifugación del plasma, se inyecta en la zona a tratar. Está indicado para casos de alopecia para estrías. En facial también se utiliza para dar luminosidad. Es efectivo para aquello que queramos regenerar o acelerar el proceso de curación de la piel.

Además encontramos los siguientes tratamientos:

Medicina estética, un aliado saludable

EFE/Paco Torrente

Toxina botulínica: tiene dos usos. Para las arrugas de expresión. “Tan solo está autorizado para el entrecejo y la zona anexa. Relaja la musculatura, no rellena . Y un uso menos conocido pero tremendamente útil: para la hiperhidrosis, la sudoración excesiva de axilas, palmas de las manos y plantas de los pies. Tiene una duración, en cualquiera de los usos, de seis meses”, expone la presidenta de la SEME.

Ácido hialurónico: es un producto de relleno. “En la piel tenemos ácido hialurónico pero desaparece a los dos minutos, continuamente vamos fabricando y degradando”.

Tiene también varios usos: “para aportar brillo y luminosidad a nuestra piel, es un producto que se parece más al que genera nuestra piel y el que rellena que se ha sometido a un proceso químico, se le da mas consistencia y dura de 6 meses a un año y medio”.

Se utiliza para arrugas, pómulos, para dar volumen. “Actualmente no se utiliza para el pecho. Hubo un tiempo en que se hacía pero se ha retirado la autorización para ello”, señala Vega.

También se utiliza para los pies, para mejorar el dolor de los talones y la planta.

Peeling: consiste en una agresión controlada de la piel para eliminar las capas más superficiales y estimular su regeneración.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?