DERMATOLOGÍA

Los queloides, las cicatrices más rebeldes

Seguramente alguna vez hayas oído: “Eso es de una mala cicatrización”. Ese abultamiento rosado o amoratado en tu piel parece no mejorar con el paso de los años. Esa cicatriz “fea” se llama queloide y estas son sus características

Otras noticias

La mala cicatrización en el escote de las mujeres jóvenes genera queloides. EFE/María Milán La mala cicatrización en el escote de las mujeres jóvenes genera queloides. EFE/María Milán

“Los queloides solo los conoce quien los sufre. Hasta en los médicos hay mucho desconocimiento”, señala a EFEsalud el doctor Miguel Sánchez Viera, director del Instituto Dermatológico Integral, que define el queloide como una “cicatriz que ha respondido de forma anómala”

¿Cómo se forman? Colágeno sin control

El dermátologo explica cómo se forman estas cicatrices y en qué momento aparece el queloide.

En el proceso de curación, nuestra piel tiene unos mecanismos para cerrar la herida. Entre esos mecanismos está el de la formación de colágeno para cicatrizar. Ese colágeno lo componen unas células que se llaman fibroblastos, dentro de nuestra piel, en la dermis. En el queloide, esos fibroblastos reaccionan de forma anómala y crean sin control mucho más colágeno que no está correctamente formado.

“Es como un tumor, las células están fuera de control. Responden como si hubiese una herida abierta y continuamente forman cicatriz”, especifica el doctor Sánchez Viera.

No todos los procesos anómalos de cicatrización culminan en el queloide, muchos se quedan en una fase anterior y dan lugar a las cicatrices hipertróficas. En estas, esa cicatrización fuera de lo normal dura habitualmente unos meses y luego poco a poco se va autolimitando y muriendo esa respuesta. El resultado final es una cicatriz más grande, según el director del Insituto Dermatológico Integral.

El doctor Jesús Sánchez Martín, dermatólogo y cirujano plástico, apunta: “La gente suele llamar queloide a cualquier cicatriz poco estética, pero la mayoría se corresponden con cicatrices hipertróficas o cicatrices dehiscentes. El queloide es bastante menos frecuente que estas últimas”.

¿Por qué se forman? Genes, edad y sexo

“El queloide es difícil de prevenir, puesto que hay factores anatómicos, genéticos y raciales implicados en su aparición. No depende, por tanto, de la técnica quirúrgica, ni de los cuidados postoperatorios”, revela el cirujano plástico.

La genética, como en tantas y tantas enfermedades y dolencias, es el factor fundamental para Sánchez Viera. “Hay personas que nunca hacen queloides y hay personas que en el 80% de sus heridas sí”, añade el experto. Además, en las personas de color es todavía más frecuente.

¿Tienen los queloides lugares del cuerpo preferidos para emerger? “Sí, en zonas muy cerca del hueso donde la piel está en tensión. En la cara y en la tripa es poco frecuente”, indica Sánchez Viera.

El sexo y la edad también son influyentes, siendo en las mujeres muy típica la aparición de queloides en el escote y los hombros y el colectivo de personas jóvenes el más vulnerable. “Se cree que es porque la respuesta de las células tiene más vitalidad cuando somos jóvenes”, resalta el dermatólogo.

¿Hay tratamiento? La combinación de varias técnicas

Los queloides responden mal a los tratamientos por lo que es conveniente combinar diferentes en varias sesiones. “Consigues controlarlos y más del 50% lo curas”, determina Sánchez Viera, quien recomienda no operarlos porque estimula su crecimiento.

El doctor apunta tres tipos de tratamientos:

  • Productos derivados de la silicona, polímeros: Hay polímeros que aplicados en forma de tiritas o de cremas mejoran la formación de cicatrices. Muchas veces se aplican de forma preventiva. No es la solución definitiva pero es una ayuda. En los queloides es un apoyo y muchas veces resuelve las cicatrices hipertróficas si las coges a tiempo.
  • Terapia intralesionar: medicamentos que se inyectan dentro del queloide. Hay sustancias efectivas como los derivados de la cortisona. Es eficaz en las primeras fases y si el queloide no es muy severo. Otro grupo son los fármacos antiproliferativos, inhiben la proliferación de células que se multiplican rápidamente.
  • Láseres: los queloides son rojizos o amoratados por los vasos sanguíneos, tienen metabolismo alto. Hay algunos láseres que tratan la proliferación de los vasos. Al ir cerrando esos vasos les quitas oxígeno y no dejas que las células se multipliquen. “Los láseres vasculares combinados con las inyecciones intralesionar son la herramienta más eficaz para los queloides ahora mismo”, indica el  dermatólogo.

Intervención en un quirófano. EFE/ David Aguilar

Ante las dificultades de su prevención, Sánchez Martín aconseja: “Evitar cirugías innecesarias en pacientes que sepamos que cicatrizan con queloides y, en los casos en los que no se pueda, se puede tratar la cicatriz con corticoides o aplicando parches de gel de silicona, desde el postoperatorio inmediato, para prevenir su aparición”.

Protección del sol y autoestima

El sol estropea las cicatrices estimulando la formación de colágeno anómalo y la pigmentación del queloide. Es muy importante que en verano protejamos del sol donde se esté formando la cicatriz o esté ya hecha.

De cara al verano, Sánchez Viera insiste en las cremas de protección solar alta y los parches reductores que llevan una capa opaca que no permite que traspase el sol.

Por último, este experto no pasa por alto la carga emocional y psicológica de los queloides, sobre todo en personas jóvenes que los padecen en sitios visibles. Sánchez Viera reconoce que tiene pacientes con 15 y 20 queloides, y que algunas chicas “se vuelven acomplejadas, introvertidas y este hecho les genera ansiedad”.

Por este motivo, insiste en lanzar a la sociedad un mensaje positivo ante tanta negatividad transmitida por sus propios compañeros de profesión. “No es verdad que no tengan tratamiento. Hay muchos queloides que se curan y otros que se reducen. Sí hay soluciones y es importante divulgarlas”, concluye ante este problema estético.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Estética

Esp.Informat_CáncerMama_Botón

Cáncer de mama

Los niños de San Rafael

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.

“Los queloides solo los conoce quien los sufre. Hasta en los médicos hay mucho desconocimiento”, señala a EFEsalud el doctor Miguel Sánchez Viera, director del Instituto Dermatológico Integral, que define el queloide como una “cicatriz que ha respondido de forma anómala”

¿Cómo se forman? Colágeno sin control

El dermátologo explica cómo se forman estas cicatrices y en qué momento aparece el queloide.

En el proceso de curación, nuestra piel tiene unos mecanismos para cerrar la herida. Entre esos mecanismos está el de la formación de colágeno para cicatrizar. Ese colágeno lo componen unas células que se llaman fibroblastos, dentro de nuestra piel, en la dermis. En el queloide, esos fibroblastos reaccionan de forma anómala y crean sin control mucho más colágeno que no está correctamente formado.

“Es como un tumor, las células están fuera de control. Responden como si hubiese una herida abierta y continuamente forman cicatriz”, especifica el doctor Sánchez Viera.

No todos los procesos anómalos de cicatrización culminan en el queloide, muchos se quedan en una fase anterior y dan lugar a las cicatrices hipertróficas. En estas, esa cicatrización fuera de lo normal dura habitualmente unos meses y luego poco a poco se va autolimitando y muriendo esa respuesta. El resultado final es una cicatriz más grande, según el director del Insituto Dermatológico Integral.

El doctor Jesús Sánchez Martín, dermatólogo y cirujano plástico, apunta: “La gente suele llamar queloide a cualquier cicatriz poco estética, pero la mayoría se corresponden con cicatrices hipertróficas o cicatrices dehiscentes. El queloide es bastante menos frecuente que estas últimas”.

¿Por qué se forman? Genes, edad y sexo

“El queloide es difícil de prevenir, puesto que hay factores anatómicos, genéticos y raciales implicados en su aparición. No depende, por tanto, de la técnica quirúrgica, ni de los cuidados postoperatorios”, revela el cirujano plástico.

La genética, como en tantas y tantas enfermedades y dolencias, es el factor fundamental para Sánchez Viera. “Hay personas que nunca hacen queloides y hay personas que en el 80% de sus heridas sí”, añade el experto. Además, en las personas de color es todavía más frecuente.

¿Tienen los queloides lugares del cuerpo preferidos para emerger? “Sí, en zonas muy cerca del hueso donde la piel está en tensión. En la cara y en la tripa es poco frecuente”, indica Sánchez Viera.

El sexo y la edad también son influyentes, siendo en las mujeres muy típica la aparición de queloides en el escote y los hombros y el colectivo de personas jóvenes el más vulnerable. “Se cree que es porque la respuesta de las células tiene más vitalidad cuando somos jóvenes”, resalta el dermatólogo.

¿Hay tratamiento? La combinación de varias técnicas

Los queloides responden mal a los tratamientos por lo que es conveniente combinar diferentes en varias sesiones. “Consigues controlarlos y más del 50% lo curas”, determina Sánchez Viera, quien recomienda no operarlos porque estimula su crecimiento.

El doctor apunta tres tipos de tratamientos:

  • Productos derivados de la silicona, polímeros: Hay polímeros que aplicados en forma de tiritas o de cremas mejoran la formación de cicatrices. Muchas veces se aplican de forma preventiva. No es la solución definitiva pero es una ayuda. En los queloides es un apoyo y muchas veces resuelve las cicatrices hipertróficas si las coges a tiempo.
  • Terapia intralesionar: medicamentos que se inyectan dentro del queloide. Hay sustancias efectivas como los derivados de la cortisona. Es eficaz en las primeras fases y si el queloide no es muy severo. Otro grupo son los fármacos antiproliferativos, inhiben la proliferación de células que se multiplican rápidamente.
  • Láseres: los queloides son rojizos o amoratados por los vasos sanguíneos, tienen metabolismo alto. Hay algunos láseres que tratan la proliferación de los vasos. Al ir cerrando esos vasos les quitas oxígeno y no dejas que las células se multipliquen. “Los láseres vasculares combinados con las inyecciones intralesionar son la herramienta más eficaz para los queloides ahora mismo”, indica el  dermatólogo.

Intervención en un quirófano. EFE/ David Aguilar

Ante las dificultades de su prevención, Sánchez Martín aconseja: “Evitar cirugías innecesarias en pacientes que sepamos que cicatrizan con queloides y, en los casos en los que no se pueda, se puede tratar la cicatriz con corticoides o aplicando parches de gel de silicona, desde el postoperatorio inmediato, para prevenir su aparición”.

Protección del sol y autoestima

El sol estropea las cicatrices estimulando la formación de colágeno anómalo y la pigmentación del queloide. Es muy importante que en verano protejamos del sol donde se esté formando la cicatriz o esté ya hecha.

De cara al verano, Sánchez Viera insiste en las cremas de protección solar alta y los parches reductores que llevan una capa opaca que no permite que traspase el sol.

Por último, este experto no pasa por alto la carga emocional y psicológica de los queloides, sobre todo en personas jóvenes que los padecen en sitios visibles. Sánchez Viera reconoce que tiene pacientes con 15 y 20 queloides, y que algunas chicas “se vuelven acomplejadas, introvertidas y este hecho les genera ansiedad”.

Por este motivo, insiste en lanzar a la sociedad un mensaje positivo ante tanta negatividad transmitida por sus propios compañeros de profesión. “No es verdad que no tengan tratamiento. Hay muchos queloides que se curan y otros que se reducen. Sí hay soluciones y es importante divulgarlas”, concluye ante este problema estético.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?