DISCAPACIDAD Y SEXO

Los parapléjicos y tetrapléjicos también son capaces de tener sexo

¿Por qué pensamos que las personas discapacitadas, como los parapléjicos o tetrapléjicos, no tienen derecho a disfrutar del sexo? Ellos también pueden practicar, sentir e incluso tener una erección. Solos, acompañados o con la ayuda de juguetes eróticos especiales, la capacidad de tener una vida sexual va mucho más allá de la discapacidad: el sexo nace con nosotros, y muere con nosotros

EFE/ Javier LizónEFE/ Javier Lizón

El sexo es un tema bastante tabú en nuestra sociedad, y si lo unimos con discapacidad, aún más. Muchas veces se piensa que una persona por estar en silla de ruedas y ser parapléjica o tetrapléjica no tiene derecho a tener una vida sexual. ¡Bastante tienen con su discapacidad como para pensar en el sexo!, ¿por qué hay gente que opina eso?

Hablar de sexo va mucho más allá que hablar de coitalidad, “si dejamos al lado únicamente el tema de la penetración , entonces llegamos a lo que debería ser el verdadero concepto de sexualidad”, afirma el doctor Antonio Sánchez Ramos, responsable de la Unidad de Sexualidad y Reproducción Asistida del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

No creo que la sociedad piense conscientemente en privar de sexo a los discapacitados, lo que ocurre es que como estas personas tienen una importante dificultad de movilidad y hoy en día, por desgracia, se asocia sexualidad con genitalidad, se deduce que no existe la posibilidad de una vida sexual satisfactoria”, afirma Esther Sánchez, presidenta de la Asociación Nacional de Salud Sexual y Discapacidad (ANSSYD).

Además, José Bustamante, psicólogo y coordinador del programa Discasex para la atención sexológica al discapacitado, recalca: “En un estudio que hicimos sobre actitudes y pensamientos de la población general sobre la sexualidad en personas con discapacidad, vimos que muchos consideraban que sí que tienen derecho, pero no veían la posibilidad de que llevaran a cabo prácticas sexuales”.

¿Pueden tener sexo las personas parapléjicas o tetrapléjicas?

Sí pueden. Esther Sánchez subraya que “lo importante es que las personas que sufren una paraplejia o tetraplejia vivan su sexualidad conforme a sus apetencias, y no encuentren en su limitación física un impedimento para poder disfrutar de ella”.

El doctor Antonio Sánchez Ramos asegura que “la sexualidad es una reacción compleja que nace fundamentalmente de nuestro cerebro, y siempre resulta mucho más difícil que los varones entiendan un nuevo modelo de respuesta sexual”.

El Jefe del Servicio de Rehabilitación del Hospital de Parapléjicos de Toledo insiste en que “no todas las lesiones medulares son iguales, unas son lesiones completas y otras lesiones incompletas, dependiendo del tipo y nivel de la lesión. Si, por ejemplo, la persona tiene afectada la cervical 7, tiene funcionalidad en los brazos, si tuviera dañada la cervical 3 ni siquiera podría respirar por sí misma. Cada lesión tiene sus propias características”.

“Hay personas con lesiones completas que no sienten ni mueven nada, y dentro del gran abanico de los enfermos de lesiones incompletas, pueden llegar incluso a mover o sentir”.

Es imprescindible entender la sexualidad correctamente y no relacionarla simplemente con la penetración, ya que el sexo va mucho más allá. “El sexo es algo que nace con nosotros, y muere con nosotros. La expresión en la que llevamos a cabo nuestra sexualidad puede ser muy variada: desde miradas, caricias, masturbación, sexo oral, fantasías, autoerotismo…todo eso es sexualidad. Tener cerebro y piel es suficiente para poder disfrutar del sexo”, afirma el psicólogo José Bustamante.

Un tema que a veces resulta intocable, y es precisamente así como se llama una de las últimas películas donde se ve reflejado el sexo en una persona con una lesión medular. ¿Cómo puedes sentir placer sexual?, le pregunta el cuidador negro a Philippe, un conde que se ha quedado tetrapléjico en un accidente de parapente.

Fotografía de Philippe Pozzo di Borgo, el protagonista real de la película “Intocable”. EFE/ Britta Pedersen

En este caso, la gran pantalla refleja cómo las orejas se convierten para este aristócrata en su mayor punto erógeno, y gracias a los servicios de una prostituta consigue sentir placer sexual.

El doctor Sánchez Ramos hace mención a esta película francesa para explicar que “una persona tetrapléjica completa puede percibir sensaciones, y se refleja muy bien en “Intocable”, cómo siente un estímulo en la zona de las orejas. Pero hay que remarcar que no todo el mundo siente igual ni en el mismo lugar, no todos tienen porqué sentir en las orejas”.

Cualquier parte de la piel que reciba sensación, es potencialmente erógena, es verdad que algunas tienen mayor grado de sensibilidad como los labios, los genitales, los pechos o el cuello, pero cualquier parte del cuerpo podría serlo”, nos acerca José Bustamante.

La zona de los pechos es una zona muy sensible en la mujer, pero también en el hombre; “la diferencia es que las mujeres tienen desarrolladas las glándulas mamarias y los hombres no, pero las terminaciones nerviosas son las mismas. A un hombre parapléjico le puedes excitar tocándole los pezones, con la lengua, una pluma o un pañuelo”, nos cuenta Esther Sánchez.

Pero no solamente en la piel, el sexo está centrado principalmente en el cerebro: en todas las personas, aunque te acaricien los pechos o los genitales, si no estás agusto o la persona que te lo está haciendo no te agrada, entonces no vas a sentir placer, “sin embargo, si tu cerebro está por la labor, puedes disfrutar simplemente del juego erótico, de la seducción o incluso de las palabras”, afirma el especialista en sexología y psicoterapia integrada José Bustamante.

¿Pueden tener una erección?

El doctor Antonio Sánchez Ramos. Fotografía cedida por el Hospital de Parapléjicos de Toledo / Carlos Monroy

Un estudio que ha realizado el Hospital de Parapléjicos de Toledo, de la mano del doctor Antonio Sánchez, refleja que “más del 85% de los hombres con lesiones medulares, la mayoría tetrapléjicos, conseguían tener algún tipo de erección, aunque en muchos casos no eran suficientes para mantener una relación coital satisfactoria, o bien porque no duran el tiempo suficiente o porque no tienen la rigidez necesaria”.

Sin embargo, el doctor Sánchez insiste en aclarar que “estas erecciones son reflejas y no voluntarias. Se producen espasmos, una respuesta a un estímulo, como cuando nos dan un golpe en una rodilla y por acto reflejo se levanta la pierna. En un 15% de los casos no existe ningún tipo de erección, la impotencia es completa”.

Con este estudio también se derriban varios mitos, empezando porque estas personas no son asexuadas, si no que tienen muchas posibilidades de llevar una vida sexual digna. La clave está en cambiar los patrones habituales que se tienen sobre las relaciones y la respuesta sexual y se debe fomentar la estimulación de las zonas erógenas libres de lesión medular. Se trata de una sexualidad basada en las caricias, los estímulos, los juegos…

El doctor Sánchez especifica que “no todo el mundo responde igual a tratamientos con fármacos orales para la disfunción eréctil (como por ejemplo Viagra, Cialis, Levitra…), aquellos que no tienen ningún tipo de erección refleja son los que peor responden”.

“A los pacientes que no responden a los fármacos orales, se les pone inyecciones en el pene cuya respuesta es inmediata (entre cinco y diez minutos). Se las puede poner él mismo (si puede hacer uso de sus manos) o su pareja”.

¿Pueden sentir un orgasmo o llegar a la eyaculación?

“Si interpretamos el orgasmo como una sensación que resulta de una eyaculación y se acompaña de un placer intenso, entonces diríamos que no pueden conseguir un orgasmo, pero sí una sensación placentera”, asegura el doctor Sánchez Ramos.

“Hay una filosofía tántrica en la que llegar al orgasmo es un fracaso, la gente mantiene un estímulo constante de excitación, sin llegar al orgasmo”, nos cuenta el médico del Hospital de Parapléjicos de Toledo.

Aunque el orgasmo requiera de una sensación concreta a nivel genital, el coordinador de DISCASEX asegura que “se pueden dar casos de personas que tengan sensaciones muy parecidas. Es verdad que el no poder tener un orgasmo es una limitación, pero no lo es para poder disfrutar de la sexualidad”.

En cuanto al tema de la eyaculación, “sólo el 5% de los pacientes con lesión medular completa lo consiguen.  Con la masturbación y sin ayuda de aparatos pueden eyacular, pero lo hacen como respuesta a un estímulo. Les satisface de una manera diferente, lo sienten de un modo distinto”, afirma el doctor Sánchez Ramos.

La importancia de la educación sexual

La educación sexual siempre es importante y en las personas con estas discapacidades, por supuesto que también. Es imprescindible educar, no sólo a la persona que lo sufre, sino a sus familiares o cuidadores.

El doctor Antonio Sánchez Ramos, en la consulta con un paciente. Fotografía cedida por el Hospital de Parapléjicos de Toledo/ Carlos Monroy

Muchas veces la familia cae en el error de querer rehabilitar la parte física, olvidándose de otra parte esencial en el desarrollo de una persona: la sexualidad. “No podemos olvidar que la sexualidad es una dimensión humana que nace y muere con nosotros, y conocerla y saberla forma parte del proceso de hacerse persona”, insiste Esther Sánchez.

Los especialistas a los que hemos consultado coinciden en la importancia de educar a la sociedad en general en su manera de entender el sexo; el sexo no es penetración con finalidad de tener un orgasmo, va mucho más allá. Entendiendo esto, quizá se pueda comprender mucho mejor y saber sin necesidad de cuestionárselo, que las personas parapléjicas y tetrapléjicas pueden sentir la sexualidad.

En las personas que nacen con esta discapacidad, el desarrollo de la sexualidad es mucho más lento que en los casos en los que aparece después, entre otras cosas porque va a tener más problemas en el reconocimiento de su cuerpo y no va a tener una intimidad para poder conocerse.

La presidenta de ANSSYD nos habla de los talleres que imparten en el centro, “en la mayoría de los casos los padres no entienden cómo su hijo que va en una silla de ruedas y necesita ayuda para todo, tenga necesidad de tener relaciones sexuales. Hay que educar tanto a padres, cuidadores como a los propios hijos”.

El informe presentado por el Jefe de la Unidad de Sexualidad y Reproducción del Centro Nacional de Parapléjicos de Toledo, Antonio Sánchez, refleja que aunque en los primeros meses de aparecer una lesión medular (en las personas que no ocurre por nacimiento) la preocupación principal de los enfermos es recuperar la movilidad, una vez superado este periodo suelen asumir su estado y muestran interés por recuperar su vida sexual.

¿Y con quién pueden tener relaciones sexuales?

Otra de las partes importantes de la educación sexual es enseñarles a masturbarse sin hacerse daño o poder proporcionarles juguetes eróticos especializados para auto satisfacerse. “Uno de los talleres que más éxito tienen en nuestra asociación es el de juguetes sexuales para discapacitados”, asegura Esther Sánchez.

Por supuesto, si alguien tiene pareja o una relación con otra persona, será con ella con quien practique el sexo. Pero otra manera de satisfacer sus apetencias sexuales es la figura de las asistentes sexuales. “Las sesiones” es el último film que ha llegado a la gran pantalla con el fin de acercar a la población general el tema del que estamos hablando.

Helen Hunt nominada como mejor actriz de reparto en “Las sesiones” en los premios anuales de Sindicatos de Actores de Estados Unidos. EFE/ Michael Nelson

¿La conoceis? John Hawkes es un hombre tetrapléjico que a sus 38 años decide perder la virginidad, y lo hace con un terapeuta sexual a la que interpreta Helen Hunt.

Y toda esta historia de amor, sexo y vida está basada en hechos reales. Porque ésta es la realidad, donde todos tenemos derecho a disfrutar y a sentir. La terapeuta ayuda a este hombre, durante unas cuantas sesiones, a sentir algo que en toda su vida no había experimentado; quizá por eso mismo que estamos hablando, porque sin preocuparnos más, simplemente damos por hecho que ciertas personas no pueden tener sexo.

A pesar del gran desconocimiento en este tema, algunas películas como las nombradas “Intocable” o “Las sesiones”, o la francesa “Nationale 7” acercan un poco más este tema.

La gran mayoría de las personas con lesión medular pueden tener hijos

Este es el titular del doctor Antonio Sánchez Ramos, casi el 100% de las personas parapléjicas o tetrapléjicas sí pueden tener hijos.

A ello añade que “hay que diferenciar en los varones la técnica que se utiliza. Todos ellos pueden eyacular, el 5% lo hace de forma natural y el 95% pueden conseguirlo con ayudas”.

¿Y qué métodos se utilizan para ayudar en la eyaculación?Un vibrador peneano que se pone en la zona del frenillo y únicamente es para provocar un estímulo, no es un vibrador normal con que el se sienta placer. También se puede llevar a cabo con el electroestimulador rectal o incluso con medicamentos”, aclara el doctor Sánchez Ramos.

“Una eyaculación con la que no se siente un orgasmo, aunque en las lesiones incompletas nada está escrito. El 60% de las lesiones medulares suelen ser completas, y el 40% incompletas. Más del 80% de todos los lesionados medulares tiene problemas en su respuesta sexual general”.

La presidenta de ANSSY responde contundentemente otro sí. “Aunque en el hombre puede afectar en una disminución de la cantidad de semen, las mujeres parapléjicas y tetrapléjicas se pueden quedar embarazadas”.

Un embarazo que en estos casos será mucho más controlado, “no van a sentir dolores durante el embarazo, aunque se puede dar algún problema en el parto porque la mujer no siente; ni el momento en el que rompe aguas ni el de las contracciones. Muchas veces se programan los partos en estos casos”, afirma Esther Sánchez.

En la Unidad de Reproducción Asistida del Centro Nacional de Parapléjicos de Toledo se ha experimentado en los últimos años un incremento significativo del número de reproducciones asistidas con éxito en las parejas en las que hay una persona parapléjica.

Los niños de San Rafael

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.
salud_gif_300x90

El sexo es un tema bastante tabú en nuestra sociedad, y si lo unimos con discapacidad, aún más. Muchas veces se piensa que una persona por estar en silla de ruedas y ser parapléjica o tetrapléjica no tiene derecho a tener una vida sexual. ¡Bastante tienen con su discapacidad como para pensar en el sexo!, ¿por qué hay gente que opina eso?

Hablar de sexo va mucho más allá que hablar de coitalidad, “si dejamos al lado únicamente el tema de la penetración , entonces llegamos a lo que debería ser el verdadero concepto de sexualidad”, afirma el doctor Antonio Sánchez Ramos, responsable de la Unidad de Sexualidad y Reproducción Asistida del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

No creo que la sociedad piense conscientemente en privar de sexo a los discapacitados, lo que ocurre es que como estas personas tienen una importante dificultad de movilidad y hoy en día, por desgracia, se asocia sexualidad con genitalidad, se deduce que no existe la posibilidad de una vida sexual satisfactoria”, afirma Esther Sánchez, presidenta de la Asociación Nacional de Salud Sexual y Discapacidad (ANSSYD).

Además, José Bustamante, psicólogo y coordinador del programa Discasex para la atención sexológica al discapacitado, recalca: “En un estudio que hicimos sobre actitudes y pensamientos de la población general sobre la sexualidad en personas con discapacidad, vimos que muchos consideraban que sí que tienen derecho, pero no veían la posibilidad de que llevaran a cabo prácticas sexuales”.

¿Pueden tener sexo las personas parapléjicas o tetrapléjicas?

Sí pueden. Esther Sánchez subraya que “lo importante es que las personas que sufren una paraplejia o tetraplejia vivan su sexualidad conforme a sus apetencias, y no encuentren en su limitación física un impedimento para poder disfrutar de ella”.

El doctor Antonio Sánchez Ramos asegura que “la sexualidad es una reacción compleja que nace fundamentalmente de nuestro cerebro, y siempre resulta mucho más difícil que los varones entiendan un nuevo modelo de respuesta sexual”.

El Jefe del Servicio de Rehabilitación del Hospital de Parapléjicos de Toledo insiste en que “no todas las lesiones medulares son iguales, unas son lesiones completas y otras lesiones incompletas, dependiendo del tipo y nivel de la lesión. Si, por ejemplo, la persona tiene afectada la cervical 7, tiene funcionalidad en los brazos, si tuviera dañada la cervical 3 ni siquiera podría respirar por sí misma. Cada lesión tiene sus propias características”.

“Hay personas con lesiones completas que no sienten ni mueven nada, y dentro del gran abanico de los enfermos de lesiones incompletas, pueden llegar incluso a mover o sentir”.

Es imprescindible entender la sexualidad correctamente y no relacionarla simplemente con la penetración, ya que el sexo va mucho más allá. “El sexo es algo que nace con nosotros, y muere con nosotros. La expresión en la que llevamos a cabo nuestra sexualidad puede ser muy variada: desde miradas, caricias, masturbación, sexo oral, fantasías, autoerotismo…todo eso es sexualidad. Tener cerebro y piel es suficiente para poder disfrutar del sexo”, afirma el psicólogo José Bustamante.

Un tema que a veces resulta intocable, y es precisamente así como se llama una de las últimas películas donde se ve reflejado el sexo en una persona con una lesión medular. ¿Cómo puedes sentir placer sexual?, le pregunta el cuidador negro a Philippe, un conde que se ha quedado tetrapléjico en un accidente de parapente.

Fotografía de Philippe Pozzo di Borgo, el protagonista real de la película “Intocable”. EFE/ Britta Pedersen

En este caso, la gran pantalla refleja cómo las orejas se convierten para este aristócrata en su mayor punto erógeno, y gracias a los servicios de una prostituta consigue sentir placer sexual.

El doctor Sánchez Ramos hace mención a esta película francesa para explicar que “una persona tetrapléjica completa puede percibir sensaciones, y se refleja muy bien en “Intocable”, cómo siente un estímulo en la zona de las orejas. Pero hay que remarcar que no todo el mundo siente igual ni en el mismo lugar, no todos tienen porqué sentir en las orejas”.

Cualquier parte de la piel que reciba sensación, es potencialmente erógena, es verdad que algunas tienen mayor grado de sensibilidad como los labios, los genitales, los pechos o el cuello, pero cualquier parte del cuerpo podría serlo”, nos acerca José Bustamante.

La zona de los pechos es una zona muy sensible en la mujer, pero también en el hombre; “la diferencia es que las mujeres tienen desarrolladas las glándulas mamarias y los hombres no, pero las terminaciones nerviosas son las mismas. A un hombre parapléjico le puedes excitar tocándole los pezones, con la lengua, una pluma o un pañuelo”, nos cuenta Esther Sánchez.

Pero no solamente en la piel, el sexo está centrado principalmente en el cerebro: en todas las personas, aunque te acaricien los pechos o los genitales, si no estás agusto o la persona que te lo está haciendo no te agrada, entonces no vas a sentir placer, “sin embargo, si tu cerebro está por la labor, puedes disfrutar simplemente del juego erótico, de la seducción o incluso de las palabras”, afirma el especialista en sexología y psicoterapia integrada José Bustamante.

¿Pueden tener una erección?

El doctor Antonio Sánchez Ramos. Fotografía cedida por el Hospital de Parapléjicos de Toledo / Carlos Monroy

Un estudio que ha realizado el Hospital de Parapléjicos de Toledo, de la mano del doctor Antonio Sánchez, refleja que “más del 85% de los hombres con lesiones medulares, la mayoría tetrapléjicos, conseguían tener algún tipo de erección, aunque en muchos casos no eran suficientes para mantener una relación coital satisfactoria, o bien porque no duran el tiempo suficiente o porque no tienen la rigidez necesaria”.

Sin embargo, el doctor Sánchez insiste en aclarar que “estas erecciones son reflejas y no voluntarias. Se producen espasmos, una respuesta a un estímulo, como cuando nos dan un golpe en una rodilla y por acto reflejo se levanta la pierna. En un 15% de los casos no existe ningún tipo de erección, la impotencia es completa”.

Con este estudio también se derriban varios mitos, empezando porque estas personas no son asexuadas, si no que tienen muchas posibilidades de llevar una vida sexual digna. La clave está en cambiar los patrones habituales que se tienen sobre las relaciones y la respuesta sexual y se debe fomentar la estimulación de las zonas erógenas libres de lesión medular. Se trata de una sexualidad basada en las caricias, los estímulos, los juegos…

El doctor Sánchez especifica que “no todo el mundo responde igual a tratamientos con fármacos orales para la disfunción eréctil (como por ejemplo Viagra, Cialis, Levitra…), aquellos que no tienen ningún tipo de erección refleja son los que peor responden”.

“A los pacientes que no responden a los fármacos orales, se les pone inyecciones en el pene cuya respuesta es inmediata (entre cinco y diez minutos). Se las puede poner él mismo (si puede hacer uso de sus manos) o su pareja”.

¿Pueden sentir un orgasmo o llegar a la eyaculación?

“Si interpretamos el orgasmo como una sensación que resulta de una eyaculación y se acompaña de un placer intenso, entonces diríamos que no pueden conseguir un orgasmo, pero sí una sensación placentera”, asegura el doctor Sánchez Ramos.

“Hay una filosofía tántrica en la que llegar al orgasmo es un fracaso, la gente mantiene un estímulo constante de excitación, sin llegar al orgasmo”, nos cuenta el médico del Hospital de Parapléjicos de Toledo.

Aunque el orgasmo requiera de una sensación concreta a nivel genital, el coordinador de DISCASEX asegura que “se pueden dar casos de personas que tengan sensaciones muy parecidas. Es verdad que el no poder tener un orgasmo es una limitación, pero no lo es para poder disfrutar de la sexualidad”.

En cuanto al tema de la eyaculación, “sólo el 5% de los pacientes con lesión medular completa lo consiguen.  Con la masturbación y sin ayuda de aparatos pueden eyacular, pero lo hacen como respuesta a un estímulo. Les satisface de una manera diferente, lo sienten de un modo distinto”, afirma el doctor Sánchez Ramos.

La importancia de la educación sexual

La educación sexual siempre es importante y en las personas con estas discapacidades, por supuesto que también. Es imprescindible educar, no sólo a la persona que lo sufre, sino a sus familiares o cuidadores.

El doctor Antonio Sánchez Ramos, en la consulta con un paciente. Fotografía cedida por el Hospital de Parapléjicos de Toledo/ Carlos Monroy

Muchas veces la familia cae en el error de querer rehabilitar la parte física, olvidándose de otra parte esencial en el desarrollo de una persona: la sexualidad. “No podemos olvidar que la sexualidad es una dimensión humana que nace y muere con nosotros, y conocerla y saberla forma parte del proceso de hacerse persona”, insiste Esther Sánchez.

Los especialistas a los que hemos consultado coinciden en la importancia de educar a la sociedad en general en su manera de entender el sexo; el sexo no es penetración con finalidad de tener un orgasmo, va mucho más allá. Entendiendo esto, quizá se pueda comprender mucho mejor y saber sin necesidad de cuestionárselo, que las personas parapléjicas y tetrapléjicas pueden sentir la sexualidad.

En las personas que nacen con esta discapacidad, el desarrollo de la sexualidad es mucho más lento que en los casos en los que aparece después, entre otras cosas porque va a tener más problemas en el reconocimiento de su cuerpo y no va a tener una intimidad para poder conocerse.

La presidenta de ANSSYD nos habla de los talleres que imparten en el centro, “en la mayoría de los casos los padres no entienden cómo su hijo que va en una silla de ruedas y necesita ayuda para todo, tenga necesidad de tener relaciones sexuales. Hay que educar tanto a padres, cuidadores como a los propios hijos”.

El informe presentado por el Jefe de la Unidad de Sexualidad y Reproducción del Centro Nacional de Parapléjicos de Toledo, Antonio Sánchez, refleja que aunque en los primeros meses de aparecer una lesión medular (en las personas que no ocurre por nacimiento) la preocupación principal de los enfermos es recuperar la movilidad, una vez superado este periodo suelen asumir su estado y muestran interés por recuperar su vida sexual.

¿Y con quién pueden tener relaciones sexuales?

Otra de las partes importantes de la educación sexual es enseñarles a masturbarse sin hacerse daño o poder proporcionarles juguetes eróticos especializados para auto satisfacerse. “Uno de los talleres que más éxito tienen en nuestra asociación es el de juguetes sexuales para discapacitados”, asegura Esther Sánchez.

Por supuesto, si alguien tiene pareja o una relación con otra persona, será con ella con quien practique el sexo. Pero otra manera de satisfacer sus apetencias sexuales es la figura de las asistentes sexuales. “Las sesiones” es el último film que ha llegado a la gran pantalla con el fin de acercar a la población general el tema del que estamos hablando.

Helen Hunt nominada como mejor actriz de reparto en “Las sesiones” en los premios anuales de Sindicatos de Actores de Estados Unidos. EFE/ Michael Nelson

¿La conoceis? John Hawkes es un hombre tetrapléjico que a sus 38 años decide perder la virginidad, y lo hace con un terapeuta sexual a la que interpreta Helen Hunt.

Y toda esta historia de amor, sexo y vida está basada en hechos reales. Porque ésta es la realidad, donde todos tenemos derecho a disfrutar y a sentir. La terapeuta ayuda a este hombre, durante unas cuantas sesiones, a sentir algo que en toda su vida no había experimentado; quizá por eso mismo que estamos hablando, porque sin preocuparnos más, simplemente damos por hecho que ciertas personas no pueden tener sexo.

A pesar del gran desconocimiento en este tema, algunas películas como las nombradas “Intocable” o “Las sesiones”, o la francesa “Nationale 7” acercan un poco más este tema.

La gran mayoría de las personas con lesión medular pueden tener hijos

Este es el titular del doctor Antonio Sánchez Ramos, casi el 100% de las personas parapléjicas o tetrapléjicas sí pueden tener hijos.

A ello añade que “hay que diferenciar en los varones la técnica que se utiliza. Todos ellos pueden eyacular, el 5% lo hace de forma natural y el 95% pueden conseguirlo con ayudas”.

¿Y qué métodos se utilizan para ayudar en la eyaculación?Un vibrador peneano que se pone en la zona del frenillo y únicamente es para provocar un estímulo, no es un vibrador normal con que el se sienta placer. También se puede llevar a cabo con el electroestimulador rectal o incluso con medicamentos”, aclara el doctor Sánchez Ramos.

“Una eyaculación con la que no se siente un orgasmo, aunque en las lesiones incompletas nada está escrito. El 60% de las lesiones medulares suelen ser completas, y el 40% incompletas. Más del 80% de todos los lesionados medulares tiene problemas en su respuesta sexual general”.

La presidenta de ANSSY responde contundentemente otro sí. “Aunque en el hombre puede afectar en una disminución de la cantidad de semen, las mujeres parapléjicas y tetrapléjicas se pueden quedar embarazadas”.

Un embarazo que en estos casos será mucho más controlado, “no van a sentir dolores durante el embarazo, aunque se puede dar algún problema en el parto porque la mujer no siente; ni el momento en el que rompe aguas ni el de las contracciones. Muchas veces se programan los partos en estos casos”, afirma Esther Sánchez.

En la Unidad de Reproducción Asistida del Centro Nacional de Parapléjicos de Toledo se ha experimentado en los últimos años un incremento significativo del número de reproducciones asistidas con éxito en las parejas en las que hay una persona parapléjica.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?